BBC navigation

¿Realmente la leche alivia el malestar estomacal?

Última actualización: Sábado, 7 de septiembre de 2013
Sirviendo vaso de leche en el campo

Cuando uno tiene tal malestar estomacal que no le dan ni ganas de comer, ¿qué mejor que un vaso de leche para asentar el estómago?

Es una bebida reconfortante y al menos proporciona algo de nutrición durante ese ayuno forzado.

El remedio ha pasado de generación en generación en países en los que la leche es popular.

Joven de los ´50 con vaso de leche

Por mucho tiempo se recomendó tomar leche para aliviar malestares.

Hasta los años 80 había doctores que a veces le recomendaban tomar leche a los pacientes que sufrían de úlceras del duodeno (en el intestino, justo después del estómago) para ayudarles a aliviar el malestar.

La leche es ligeramente acídica pero mucho menos que el ácido gástrico que el estómago produce naturalmente. Así que por mucho tiempo se pensó que podía neutralizar a ese ácido más fuerte y calmar el dolor.

La leche efectivamente provee una protección temporal contra el ácido gástrico (1), pero varios estudios han demostrado que también estimula la producción de ácido, lo que puede hacernos sentir mal otra vez después de un corto período de mejora.

En 1976, diez valientes voluntarios se pusieron a prueba (2). Les vaciaron sus estómagos y luego les dieron leche a través de un tubo que entraba por sus narices. Una hora más tarde, succionaron el contenido de sus estómagos y luego les midieron las secreciones de ácido gástrico cada cinco minutos.

Los investigadores encontraron que la leche causó un aumento en la secreción de ácido gástrico durante las siguientes tres horas, lo que podría explicar por qué la gente con úlceras tipicamente experimenta dolor unas horas después de comer.

No sólo la leche

Estudios que compararon el café, el té, la cerveza y la leche mostraron que todos estimulaban la secreción de ácido (3). La cerveza y la leche tenían un efecto más marcado, lo que indica, curiosamente, que el pH de una bebida es irrelevante cuando se trata de producción de ácido.

Pero, ¿cuál es el ingrediente de la leche que causa que el estómago produzca ácido?

Vasos de leche y cerveza

Tanto la leche como la cerveza hacen que se produzca más ácido gástrico.

Los investigadores del estudio de 1976 compararon los resultados usando leche entera, baja en grasa y desgrasada. Todas aumentaban la secreciones.

¿Quizás es el calcio? Cuando experimentaron con leche baja en calcio, se produjo menos ácido, pero había una excepción: los pacientes que tenían signos de úlceras duodenales pero no estaban experimentando síntomas produjeron más ácido.

El otro ingrediente que podría evitar que la leche alivie el malestar estomacal es la proteína caseína. Se piensa que o estimula la produccion de la hormona gastrina, que a su vez controla la producción de ácido gástrico, o estimula directamente las células de la pared abdominal -llamadas células parietales- para que suelten el ácido.

En cualquier caso, ya no se le recomienda a las personas con úlceras tomar leche pues las puede hacer sentir peor (4).

En 1986, pacientes con úlceras duodenales pasaron cuatro semanas medicados en un hospital participando en una prueba controlada (5). Un grupo tuvo que tomar sólo leche: dos litros al día en total, con azúcar, si lo preferían. Al otro grupo le dieron la comida normal del hospital y ambos grupos podían comer frutas para que ingirieran un total de calorías similar.

Al final de las cuatro semanas, a cada paciente le hicieron una endoscopia para examinar sus úlceras. Significativamente más de las úlceras de la gente en la dieta estándar se habían mejorado, mientras que en el grupo de los que tomaban leche, menos de los esperados estaban mejor. La leche parecía haber dificultado el proceso de curación.

¿Culpable?

Vaso de leche quebrándose

El mito no es cierto: la leche es buena pero no para el malestar estomacal.

Si uno se siente bien, sigue siendo bueno tomar leche pues es una buena fuente de proteína y calcio (6). Sin embargo, ¿puede llegar a ser problemático tomar mucha?

En 1980, 21.000 adultos de la ciudad de Tromso en Noruega (7) fueron invitados a participar en un estudio en el que les harían seguimiento por siete años, durante los cuales 328 desarrollaron úlceras pépticas (un término que cubre las úlceras duodenales y estomacales).

Se encontró que quienes eran muy aficionados a la leche (cuatro o más vasos al día) tenían más probabilidades de desarrollar úlceras, particularmente los hombres. En este caso tampoco importaba si la leche tenía o no grasa.

¿Será que era la leche la que causaba las úlceras?

La dificultad para establecer si fue así o no es que hay gente que al sentir el dolor toma leche para aliviar los síntomas temporalmente, así que de pronto estaban consumiendo más debido a la úlcera. No obstante el riesgo también era alto entre aquellos que no tenían síntomas pero tomaban grandes cantidades de leche, así que es difícil descifrar la causalidad.

Así que, a pesar de que la leche forma una capa temporal en las paredes del estómago que protege del ácido y nos hace sentir algo mejor, el alivio puede durar apenas unos 20 minutos.

En otras palabras, la leche puede ser muy buena para muchas cosas pero no para calmar el malestar estomacal.



1 y 2. clic The Effect of Various Forms of Milk on Gastric-Acid Secretion: Studies in Patients with Duodenal Ulcer and Normal Subjects

3. clic The Influence of Food, Beverages and NSAIDs on Gastric Acid Secretion and Mucosal Integrity

4. clic Diet and nutrition in ulcer disease

5. clic Effect of milk on patients with duodenal ulcers

6. clic Milk and dairy foods

7. clic Aetiology of peptic ulcer: a prospective population study in Norway

Descargo de responsabilidad

Todo el contenido de esta columna es para dar información general solamente, y no debe ser entendido como un sustituto del consejo médico de su doctor o cualquier otro profesional de la salud. La BBC no se hace responsable de ningún diagnóstico realizado por un usuario basándose en el contenido de este sitio. La BBC no se hace responsable por el contenido de sitios internet externos citados, ni respalda ningún producto comercial o de servicios mencionados o asesoramiento en cualquiera de los sitios. Siempre consulte a su médico de cabecera si usted está preocupado por su salud.

Síguenos en Twitter @bbc_ciencia

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.