Drama en la corte china: el fascinante juicio contra Bo Xilai

  • 26 agosto 2013
Bo Xilai
Bo Xilai era uno de los políticos más carismáticos de China.

Muchos fuera de China se estarán preguntando qué tenía el juicio contra Bo Xilai para que los chinos siguieran fascinados el día a día de este proceso legal.

En Occidente, al menos, estamos acostumbrados a los juicios de los famosos en los que salen a la luz detalles escabrosos de los ricos y poderosos.

China también ha tenido juicios de alto perfil: la esposa de Mao Zedong fue al banquillo tras la muerte de su esposo y sus arrebatos en la corte fueron transmitidos por la televisión china.

Sin embargo, hay dos razones que hicieron que este juicio, que finalizó este lunes, fuera diferente y, por ende, interesante de seguir.

En primer lugar, las autoridades han publicado en internet los detalles del proceso: transcripciones de diálogos, fotografías en incluso audios y clips de video. Esto muestra un nivel de transparencia nunca visto antes.

Lea: La caída de Bo Xilai y el fin del nuevo liderazgo chino

Y, en segundo lugar, la información que emergió del Tribunal Intermedio de Jinán, en la provincia de Shangdon, contiene una infinidad extraordinaria de detalles; detalles a los que los chinos no suelen tener acceso cuando se trata de sus líderes.

Revelaciones sorprendentes

Los procesos judiciales en China son, por lo general, aburridos, porque la mayoría de las discusiones sobre el caso parecen ocurrir fuera del juzgado, a espaldas del público.

Tomemos por ejemplo el caso del ganador del Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo. Él fue detenido a finales de 2008. Eso fue seis meses antes de que la Fiscalía revelara de qué lo iba a acusar.

Luego, pasaron otros seis meses hasta que la policía finalmente reveló que había terminado su investigación en torno a las actividades del disidente.

Las autoridades se tomaron su tiempo para investigar el caso y llegar a una conclusión, pero no consideraron necesario dar a conocer esta información en el juicio público.

La audiencia de Liu duró sólo un día y la corte les negó el acceso a los periodistas extranjeros y a los diplomáticos que se acercaron para presenciar el procedimiento.

En muchos juicios, sobre todo en los de personajes de alto perfil, al público se le da sólo una vaga idea de los detalles del caso y de los cargos que se le imputan al acusado.

Corte
El juicio se lleva a cabo bajo estrictas medidas de seguridad.

El juicio a Gu Kailai, esposa de Bo Xilai, es sólo un ejemplo. La audiencia duró un día y nunca se supo demasiado acerca de por qué mató al empresario británico Neil Heywood, más allá del hecho de que tuvieron una disputa.

Ahora, con el juicio de Bo Xilai, salieron a la luz tantos detalles del juicio de su esposa como de los cargos que enfrenta él por corrupción y abuso de poder.

De película

Son estos detalles los que tienen fascinada a la sociedad china, y los que han sorprendido a muchos observadores.

Un presentador de la cadena Phoenix TV, basada en Hong Kong, chequeó incluso la página del tribunal en su teléfono mientras estaba al aire para brindarle a la audiencia información de última hora.

La información revelada incluye detalles sobre la relación entre la familia de Bo Xilai y el empresario Xu Ming, de cómo este pagó por una mansión en Francia y otros bienes para ganarse los favores del encumbrado funcionario.

También nos enteramos de la fallida relación de Bo con su esposa, a la que ahora llama "loca".

Gu Kailai
Durante el juicio, Bo dijo que su esposa, Gu Kailai estaba loca.

Y, además, hemos visto cómo Bo hace añicos la evidencia de la Fiscalía.

Un guión con todos estos elementos sería un éxito de Hollywood.

Pero todo esto no significa que de repente China decidió que los juicios se lleven a cabo sin interferencia política. Es inconcebible que se declare a Bo Xilai inocente.

A los periodistas extranjeros no se les permitió presenciar el proceso y sólo recibimos la información que la corte publicó en la web.

Pero qué publicaciones. Cuántos detalles. Es posible que no haya otro juicio como este.