La iglesia Anglicana en guerra contra los usureros

  • 27 julio 2013
Dinero
Las firmas prestamistas cobran intereses anuales de hasta 5.850%.

¿Necesita dinero de forma urgente? Quizás se haya visto tentado a recurrir a una de las numerosas compañías que se anuncian en radio, internet y televisión ofreciendo préstamos "fáciles": los llamados "avances de dinero hasta el día de pago".

La propaganda es tentadora: "El préstamo con nosotros no podría ser más sencillo" dice una de estas compañías en internet.

"Nosotros no tenemos esa pesadilla de solicitudes de papel, documentos que enviar, ni cuestionarios interminables sobre su historial crediticio".

En unos cuantos minutos, dice, "le podemos dar el dinero".

Y también le dan las cifras "claras" de lo que tendrá que pagar. Por ejemplo, si necesita US$100 durante 30 días, deberá pagar US$137.15.

Lo que pocos le aclaran -esto tendrá que leerlo en letra pequeña en el sitio web de la compañía- es que el interés que le están cobrando es una tasa porcentual anual de 5.853%.

Es por eso que la iglesia Anglicana decidió declararle la guerra a estas empresas prestamistas.

Su líder, el arzobispo de Canterbury, James Welby, dijo recientemente a una revista británica que se había reunido con Errol Damelin, el director de Wonga, una empresa de préstamos en internet, y que le había dicho "sin rodeos" que la iglesia no estaba tratando de que las leyes prohibieran la existencia de estas firmas, "estamos tratando de que la competencia acabe con ustedes", dijo.

El prelado se refería a que una expansión de las cooperativas de crédito y ahorro podría crear suficiente competencia para que los prestamistas dejaran de existir.

Vínculo "vergonzoso"

Las declaraciones del arzobispo fueron ampliamente difundidas por los medios británicos.

Se recordó a los lectores que el Antiguo Testamento condena la usura, que describe como los préstamos de dinero a intereses altos "prohibidos para la comunidad judía y los pobres, pero pemitidos para los extranjeros".

Hoy en día estas empresas que otorgan préstamos a corto plazo, a menudo a intereses altísimos, son legales, pero han sido ampliamente criticadas por conducir a que la gente se vea atrapada en deudas enormes.

Sin embargo, después de que se difundieron los comentarios del arzobispo Welby el diario Financial Times se puso a investigar los asuntos financieros de la Iglesia de Inglaterra y descubrió que la propia iglesia había invertido de forma indirecta en Wonga.

Según el diario, el fondo de pensión de la iglesia invirtió en una empresa de capital privado en Estados Unidos, Accel Partners, que ayudó a la creación de Wonga en 2009.

El arzobispo Welby no es un prelado que desconoce el mundo de los negocios: fue ejecutivo financiero de una empresa petrolera y asesora la Comisión Parlamentaria sobre Estándares Bancarios en el parlamento británico. Y durante mucho tiempo ha estado ejerciendo presión para una reducción de las altas tasas de interés que cobran las empresas prestamistas.

El asunto ha tenido enorme repercusión en el Reino Unido.

"Irritado"

En una entrevista con la BBC, el arzobispo dijo estar "profundamente avergonzado" e "irritado" por las inversiones indirectas de la iglesia en Wonga.

Arzobispo Welby
El arzobispo de Caterbury dijo estar sumamente avergonzado por el vínculo.

Y agregó que las regulaciones sobre las inversiones de la iglesia serán revisadas con urgencia.

"Esto no debería ocurrir, es muy vergonzoso, pero estas cosas ocurren y tenemos que buscar la forma de que no ocurran nuevamente" dijo el arzobispo.

Según el arzobispo Welby, la iglesia invirtió de forma indirecta en Wonga unos US$115.000 de su suma total de inversiones de US$8.500 millones.

Pero en la entrevista con la BBC el arzobispo se mostró enfático en que estos préstamos de corto plazo estaban totalmente equivocados.

"Son una vergüenza. Pensamos que los prestamistas cobran cantidades excesivamente grandes para los préstamos que hacen" dijo.

"Existe una variedad totalmente inadecuada de alternativas para los consumidores de las áreas más carenciadas. Lo he visto. He vivido en esas áreas y he trabajado en ellas".

"He tenido empleados que se han visto atrapados por estas empresas y tuvieron que pedir ayuda, y sus vidas quedaron destruidas".

"Esto es algo que realmente me importa" agregó el arzobispo.

La iglesia Anglicana, dijo el arzobispo, seguirá apoyando la expansión de coperativas de crédito y ahorro en las áreas más pobres.