BBC navigation

El Papa se suma al debate sobre la legalización de las drogas

Última actualización: Jueves, 25 de julio de 2013
Papa Francisco en el Hospital Sao Francisco

El Papa habló de lo que llamó "mercaderes de la muerte".

El papa Francisco se zambulló de lleno en el debate que tiene América Latina sobre la liberalización de las drogas este miércoles y negó que esa política pueda servir para disminuir las adicciones.

"No es la liberalización del consumo de drogas, como se está discutiendo en varias partes de América Latina, lo que podrá reducir la propagación y la influencia de la dependencia química", sostuvo.

Al inaugurar el ala de un hospital en Río de Janeiro que tratará adictos a drogas, Francisco, el primer Papa latinoamericano de la historia, aludió a los narcotraficantes como "mercaderes de muerte" y al narcotráfico como una "plaga" social.

El comentario del pontífice contrario a la liberalización de las drogas supone su definición más clara desde que inició su gira por Brasil el lunes sobre un tema político y social candente en la región.

"Afrontar los problemas"

Uruguay, donde el consumo de drogas ya fue despenalizado, está cerca de convertirse en el primer país latinoamericano en regular la producción, venta y consumo de marihuana.

El presidente uruguayo, José Mujica, le dijo el año pasado a BBC Mundo que el proyecto de ley busca reducir el poder de los narcos. "Lo que me asusta es el narcotráfico, no la droga", sostuvo. "Y por la vía represiva es una guerra perdida".

La propuesta legislación de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio es rechazada por la oposición y por una mayoría de los uruguayos, según encuestas.

"La plaga del narcotráfico, que favorece la violencia y siembra dolor y muerte, requiere un acto de valor de toda la sociedad"

Papa Francisco

Pero la iniciativa ha sido saludada por figuras que quieren buscar alternativas a la "guerra contra las drogas", como el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso.

La Organización de Estados Americanos (OEA) publicó en mayo un informe que admite que se evalúe la despenalización y legalización de la marihuana como una opción.

El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, entregó el informe el lunes al presidente uruguayo, José Mujica, y saludó la forma "responsable y seria" con que el país trata el proyecto de ley sobre el cannabis.

En Colombia, uno de los grandes productores mundiales de cocaína, el gobierno sugirió este este año reglamentar el consumo de drogas sintéticas como el éxtasis, pero ningún proyecto de ley específico ha sido presentado hasta ahora.

La Corte Constitucional de ese país ya estableció que no se puede penalizar la posesión de pequeñas cantidades de drogas para consumo personal, pero en la práctica ese límite sólo está claro para la marihuana y cocaína.

Pero en su discurso contrario a liberalizar el consumo de drogas, el papa afirmó que "es preciso afrontar los problemas que están a la base de su uso".

Y agregó que eso se hace "promoviendo una mayor justicia, educando a los jóvenes en los valores que construyen la vida común, acompañando a los necesitados y dando esperanza en el futuro".

"Acto de valor"

Durante su visita al hospital San Francisco de Asís, bajo una fuerte lluvia, Francisco escuchó el testimonio de exadictos a las drogas que han recibido tratamiento y los abrazó.

Papa en Brasil

El Papa está en Brasil en la Jornada Mundial de la Juventud.

El papa argentino, que realiza en Brasil su primer viaje internacional para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) católica, dijo que "la lucha contra la dependencia química" necesita atención en este país y el mundo.

"Sin embargo, lo que prevalece con frecuencia en nuestra sociedad es el egoísmo. ¡Cuántos 'mercaderes de muerte' que siguen la lógica del poder y el dinero a toda costa!", exclamó.

Y agregó que "la plaga del narcotráfico, que favorece la violencia y siembra dolor y muerte, requiere un acto de valor de toda la sociedad".

Brasil es el país con más católicos del mundo pero también uno de los mayores consumidores mundiales de cocaína y crack, un problema creciente que ha puesto en alerta a las autoridades.

El pontífice de 76 años efectuó su discurso sobre las drogas horas antes de visitar el jueves una favela de la zona norte de Río que estaba dominada por narcotraficantes y fue ocupada por la policía.

Desde su entronización en marzo, Francisco ha puesto el énfasis en la atención de los pobres y ha tenido un estilo menos apegado al protocolo que otros pontífices.

Pero sus palabras sobre las drogas sugieren que, al menos en este tema, seguirá la línea conservadora de sus antecesores. Al visitar Brasil en 2007, el entonces papa Benedicto XVI condenó a los narcotraficantes y advirtió que "Dios se los va a cobrar".

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.