El discurso inspirador de Tito Vilanova

  • 20 julio 2013
Tito Vilanova
Vilanova decidió dejar el banquillo del Barcelona para hacer frente a su enfermedad.

La trayectoria de Tito Vilanova tiene peripecias dramáticas propias de la ficción, entrelazadas con una realidad implacable, que finalmente lo obligaron a renunciar a su cargo de primer entrenador del FC Barcelona.

Tras servir durante cuatro temporadas muy exitosas como ayudante de Pep Guardiola, Vilanova se hizo cargo del primer equipo en abril de 2012. En su primera y única campaña obtuvo el título de la liga española igualando el récord histórico de 100 puntos, a pesar de pasar varios meses alejado, en tratamiento por un cáncer de parótida que se había extendido a su cuello.

Este contraste entre el éxito y la fatalidad, ingredientes de las grandes historias, convertirá este caso en un hito inolvidable de los anales deportivos.

Durante los dos meses en que Vilanova, de 44 años, estuvo tratándose en Nueva York, el plantel quedó a cargo de su ayudante Jordi Roura. Los comentaristas apuntaron que a pesar de que las victorias siguieron llegando en su ausencia, el juego se resintió gradualmente, perdiendo agresividad y fluidez.

Este proceso se reflejó finalmente en la facilidad con que el Bayern Munich eliminó al Barcelona en semifinales de la Liga de Campeones Europeos, con dos goleadas para un agregado de 7-0.

La afición y muchos comentaristas confiaban en que el retorno de Vilanova, ya curado, así como la incorporación de Neymar y otros refuerzos, especialmente en defensa, permitirían reanudar la exitosa campaña de los últimos años.

Tratamiento

El viernes al mediodía, poco después de concluir la primera sesión de entrenamiento, Vilanova recibió la documentación sobre los últimos análisis médicos, comunicándole que debía reanudar su tratamiento para controlar las secuelas de su cáncer, del que ya ha tenido dos recaídas.

Bielsa
Marcelo Bielsa, argentino y rosarino, como Messi, es uno de los nombres que se barajan como sucesor.

El técnico comunicó de inmediato a los directivos su decisión de concentrarse totalmente en la recuperación.

El presidente del club, Sandro Rosell, anunció luego que el nombre del próximo entrenador se conocerá en los primeros días de la semana próxima. Sabiendo que algunos críticos podrían preguntar por qué no se le daba licencia al DT, como en dos ocasiones anteriores, Rosell aclaró que esta vez la enfermedad "le hará incompatible la responsabilidad de ser entrenador del Barcelona".

Entre los favoritos para suceder a Vilanova, según los trascendidos en la prensa española, figuran dos latinoamericanos, los argentinos Gerardo "Tata" Martino y Marcelo Bielsa, disponibles en este momento y con la ventaja adicional de ser coterráneos de Lionel Messi: además de ser rosarinos, ambos han dirigido al Newell’s Old Boys, el primer club de Messi. Uno de los ayudantes de Martino, Adrián Coria, entrenó a Messi durante su breve paso por el club.

En Barcelona es sabido que una de las prioridades de los dirigentes del club es complacer a Messi, a quien consideran un factor crucial de los éxitos.

Otro latinoamericano, el chileno Manuel Pellegrini, que ha entrenado con éxito a otros argentinos, habría estado “apalabrado” durante la licencia anterior de Vilanova como posible reemplazante en caso de ser necesario, pero ya ha comenzado sus tareas al frente del Manchester City de Inglaterra.

Drama en el fútbol

En las historias deportivas, tanto de ficción como de la vida real, el público suele detectar de inmediato los ingredientes dramáticos que le permiten seguir lo que ocurre y tomar partido a favor o en contra de los protagonistas.

La decisión de Vilanova fue comunicada a los jugadores por el presidente del Barcelona, Sandro Rosell.

Una de las hebras que los libretistas de ficción suelen tejer es la del entrenador que enfrenta un desafío aparentemente "imposible": es un fracasado, tal vez, o un alcohólico "con la vida destrozada", como el personaje de Al Pacino en Un domingo cualquiera, cuyo discurso de inspiración suele ser reproducido en los vestuarios de equipos profesionales (entre ellos el Barça) antes de una final.

Vilanova también enfrentó un desafío imposible… y lo superó en un año inolvidable. Vamos, que ni siquiera Bob Paisley, el más exitoso de todos los "ayudantes convertidos en DT", pudo ganar el título en su primer año.

Bob Paisley fue ayudante durante varios años en el Liverpool del gran Bill Shankly, a quien sucedió en 1974 tras un retiro tan sorprendente, en la época, como el de Pep Guardiola en Barcelona. Hasta se invocaron las mismas razones de continuidad y la conveniencia de no cambiar de caballo en medio del río.

Por alguna razón, que puede tener que ver con la psicología o las matemáticas, son muy pocos los ayudantes que reemplazan con éxito a grandes técnicos exitosos: casi inevitablemente los equipos experimentan una caída de tensión.

El Barça de Vilanova, en cambio, comenzó la liga de la temporada pasada con una fuerza arrolladora, con mejores registros que durante las temporadas anteriores bajo Guardiola, el técnico más exitoso en la historia del club.

En realidad, los analistas señalaron desde el principios cambios de estilo que luego se convertirían en el gran hándicap del equipo ante rivales de fuste, pero la opinión pública tiene en cuenta que la transformación se hizo evidente durante la ausencia de Vilanova, cuando el plantel estuvo a cargo de un ayudante que, un año antes, había sido "ojeador" del juego de equipos rivales.

Discurso inspirador

Tito VIlanova
Vilanova consiguió lo que parecía imposible: continuar con la racha ganadora de Pep Guardiola en el equipo.

Este es el "discurso inspirador" de Tito Vilanova: con un cáncer, viviendo la ruptura de su amistad con Guardiola, forzado a dejar el equipo por un lapso prolongado en plena temporada… y aun así gana una Liga con puntaje récord (igualando al Real Madrid del año anterior) en su primer año en el banquillo.

Si hay alguna historia semejante en los anales del fútbol nos gustaría mucho conocerla.

Cuando la anécdota deje paso al análisis, es probable que el juicio sea más matizado sobre los verdaderos méritos técnicos de Vilanova como entrenador, así como la importancia de su figura (¿recuerdan el "dedo en el ojo"?) en el proceso que concluyó con el alejamiento de José Mourinho del Real Madrid.

También se acentuará su importancia como protagonista clave en un nuevo episodio de la pugna en el Barcelona FC, por razones de política interna.

Las declaraciones recientes de Guardiola, criticando a los dirigentes que "utilizaron la enfermedad de Tito para perjudicarme", y de Vilanova acusando a Guardiola de virtual abandono mientras estuvo en Nueva York, darán mucha tela para cortar al periodismo y al público.

Por ahora, todos cierran filas para expresar su simpatía con un hombre valiente, que atraviesa una situación difícil, de vida o muerte, y da un paso al costado, sin declaraciones altisonantes, sin lamentarse, sin llorar.

<a href="http://twitter.com/BlogdeLalo">Siga a Raúl Fain Binda en Twitter</a>

Contenido relacionado