BBC navigation

La larga espera por el bebé de Kate y William

Última actualización: Viernes, 19 de julio de 2013

Fans, apuestas y negocio a la espera del bebé real en Londres

Los fans esperan ansiosos, los periodistas hacen guardia frente al hospital, los apostadores arriesgan nombres y los comerciantes aprovechan la oportunidad. Vea los preparativos para la llegada del heredero al trono británico.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Se han gastado más de un millón de dólares en apuestas sobre su sexo, se estima que se gastarán US$400 millones en fiestas y souvenires y el diario The New York Times le ha dedicado tres artículos en una semana.

Pero ninguno de los periódicos que se vendían este viernes en la tienda del hospital St Mary de Londres tenía la noticia del bebé real en su portada.

Y hasta ahora, lo único que la tienda del hospital tiene relacionado con el nacimiento del bebé real son unos pijamas con el lema "Nacido para gobernar".

Quienes más interés han mostrado, según le dijo una de las vendedoras a BBC Mundo, son periodistas internacionales.

Decenas de reporteros de todo el mundo aguardan a la entrada del hospital mientras se anuncia el nacimiento del heredero al trono británico.

Especulación

Un camarógrafo libanés lleva 20 días afincado en ese lugar y dice haber logrado un bronceado digno de vacaciones en el Caribe.

Terry Hutt

Terry Hutt es un fanático de la realeza que se asentó junto con los periodistas a esperar a la duquesa de Cambridge.

"Es como estar de vacaciones", le dice a BBC Mundo. "Lo único que nos falta es una hielera con cervezas".

Su puesto en el espacio donde están amontonados los periodistas desde el 1º de julio es uno de los mejores para retratar a la duquesa tan pronto entre al hospital.

Aunque los diarios locales han especulado una y otra vez con las fechas del nacimiento, y una de las estimaciones dice que el día será este sábado, la realeza solo ha dicho una cosa, y eso hace seis meses: "Sus altezas reales el duque y la duquesa de Cambridge están encantados de confirmar que esperan un bebé para julio".

Se sabe, sin embargo, que el o la bebé ocupará el tercer puesto en la línea de sucesión del trono de la monarquía británica, después del príncipe Carlos, de 64 años, y su hijo William, de 31, quien mientras tanto se encuentra de guardia en Gales con la Real Fuerza Aérea.

Apuestas y ventas

Además de eso es poco lo que se sabe a ciencia cierta del parto y por eso, en parte, el nacimiento ha disparado los números de las casas de apuestas locales.

Especulan sobre el sexo del bebé, la duración del embarazo, el día del nacimiento y el nombre. Según el diario The Daily Star, hasta el miércoles pasado se había apostado alrededor de US$1,6 millones.

Medios en el hospital St Mary

Los medios están frente al ala Lindo del hospital St Mary desde el 1o de julio.

El nacimiento real, de acuerdo con el Centro de Investigación de Minoristas, generará US$367 millones en ventas.

La industria de la fiesta ocupa el primer lugar en ese monto, con US$131 millones. Le siguen los souvenires -con US$121 millones en posibles ventas de baberos, pantuflas y forros para celular, entre muchos- y la industria del entretenimiento, pues la firma apunta que unos US$115 millones serán destinados a libros, DVDs y música.

La investigación también predijo que tres millones de botellas de champaña y vino espumoso se abrirán en todo el país.

"Esperamos que un montón de gente, no necesariamente fervientes seguidores de la realeza, den la bienvenida al acontecimiento de una manera demostrativa", dijo el centro en un informe.

"Hay un gran interés en este evento en todo el mundo, pero especialmente en Estados Unidos", aseguró.

Y eso lo corrobora John Hurley, un taxista que le dijo a la BBC que se ha dado cuenta que los estadounidenses tienen un especial interés por el parto real.

Aburridos

Pero mientras la plaza del palacio de Buckingham se sigue llenando de fanáticos que esperan el anuncio, los periodistas al frente del hospital donde nació el príncipe William se empiezan a aburrir.

Gaetan Lecointe, productor de la cadena francesa TF1, le dice a BBC Mundo que está "harto de esperar".

Souvenirs del bebé real

Como en todos los eventos reales, el nacimiento del heredero disparó la venta de souvenires.

"Al principio estuvo bien pero ya hemos hecho tantas historias de tantas cosas (de la tienda de al lado, del hospital de los turistas) que ya estamos aburridos".

"Con suerte nace este fin de semana", exclamó.

Esa es la impresión que dejan los periodistas que se tomaron el Starbucks que hay en el hospital St Mary, que más que una cafetería parece una sala de prensa: en lugar de café, sobre las mesas hay computadores, cámaras y productos de maquillaje para los presentadores.

El día que más emoción sintieron, cuenta Itani, fue el miércoles, que aterrizó un helicóptero en el techo del hospital. Pero era un paciente.

En el Starbucks, BBC Mundo abordó a un doctor del hospital, que se negó a dar declaraciones porque estaba en su descanso.

Cuando salía, el médico saludó a un colega en la fila del Starbucks, y le comentó: "Todo esto es un anticlímax".

Parece que el doctor también está aburrido con la espera.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.