Batalla campal en El Cairo

  • 5 julio 2013
enfrentamientos
Hasta ahora 12 personas han muerto en los enfrentamientos en El Cairo entre simpatizantes y opositores del derrocado presidente Morsi.

Partidarios y detractores del derrocado presidente de Egipto, Mohamed Morsi, se enfrentan desde hace horas luego de que tres manifestantes simpatizantes del mandatario murieron por disparos del Ejército.

Los grupos rivales se lanzan fuegos artificiales y piedras en un puente cerca de la Plaza Tahrir de El Cairo.

También hubo enfrentamientos en otras ciudades. Al menos 26 personas han muerto y más de 300 han resultados heridas en todo el país.

El Ejército derrocó a Morsi el pasado miércoles después de que millones de personas protestaban contra su gobierno.

El movimiento Tamarod -que organizó las recientes protestas contra Morsi- lo acusó de llevar a cabo una agenda islamista en contra de los deseos de la mayoría de los egipcios y de no poder hacer frente a los problemas económicos.

La ira y la pasión

Después de las plegarias del viernes, los partidarios islamistas del Morsi organizaron una serie de manifestaciones en El Cairo, incluso fuera de la mezquita al-Adawiya Rabaa donde decenas de miles de personas asistieron a las oraciones.

Las tensiones aumentaron cuando una multitud avanzó hacia la sede de la Guardia Republicana, donde se cree que permanece Morsi detenido.

Luego los efectivos militares abrieron fuego contra la multitud. Tres personas murieron y decenas resultaron heridas, entre ellas Jeremy Bowen de la BBC, cuya cabeza fue rozada por perdigones.

heridos
Más de 300 personas han resultado heridas en la violencia en las calles de Egipto.

Por la noche, decenas de miles de partidarios de la Hermandad Musulmana -a la que pertenece el derrocado presidente Morsi- llenaron la plaza cerca de la mezquita, así como las calles cercanas.

El líder supremo de la Hermandad, Mohamed Badie, dijo a la multitud: "Nos quedaremos en las plazas hasta que el presidente Morsi regrese de nuevo al poder".

Dijo que las protestas seguirán siendo pacíficas y pidió al Ejército no "dirigir sus armas contra nosotros".

Poco después, partidarios de la Hermandad Musulmana se movilizaron al puente 6 de octubre sobre el río Nilo, hacia la Plaza Tahrir, donde se concentran los manifestantes contra el gobierno derrocado.

Esto produjo los enfrentamientos más graves de la jornada. Los partidarios de ambos bandos se armaron con palos, pedazos de madera y botellas.

Testigos describieron a la BBC que un grupo de tanques llegó al puente para tratar de separar a los manifestantes enfrentados.

El corresponsal de la BBC, Kevin Connolly, dice que la ira y la pasión en ambos lados, ha convertido a la capital de Egipto en un lugar peligroso y volátil.

"Revolución gloriosa"

protestas
Simpatizantes y opositores del derrocado gobierno se enfrentaron cerca de la Plaza Tahrir.

También ha habido enfrentamientos en otras partes de Egipto.

En Qina, en el sur, las tropas abrieron fuego contra simpatizantes de Morsi que intentan asaltar un edificio de las fuerzas de seguridad. Al menos dos personas resultaron heridas.

También ha habido choques en Alejandría, en el norte, la segunda ciudad más grande de Egipto, y en la ciudad de Ismailiya.

Antes de las protestas del viernes, el comando del Ejército dijo que no tomaría "medidas arbitrarias contra cualquier facción o corriente política" y que garantizaría el derecho a la protesta, siempre y cuando las manifestaciones no amenazaran la seguridad nacional.

"La protesta y la libertad de expresión pacífica son derechos garantizados a todos, que los egipcios han ganado como uno de los logros más importantes de su gloriosa revolución", dijo.

El jueves, el jefe de la Corte Constitucional de Egipto, Mansour Adly Mahmud, fue juramentado como jefe de Estado interino y prometió celebrar elecciones pronto.

El viernes el Mansour disolvió la cámara alta del Parlamento -o Consejo de la Shura- que había sido dominada por los partidarios Morsi y había servido como único órgano legislativo después de que la cámara baja se disolvió el año pasado.

Mansour también nombró a un nuevo jefe de inteligencia, Mohamed Ahmed Farid.

Contenido relacionado