Canciller de Bolivia: desviar el avión presidencial fue un hecho de "racismo"

  • 4 julio 2013
  • comentarios
David Choquehuanca
El canciller boliviano aseguró en una rueda de prensa el 2 de junio en La Paz, que en el avión presidencial no viajaba Snowden.

Mientras Evo Morales viajaba en un avión camino a Bolivia en su ajetreado regreso desde Moscú, el canciller boliviano David Choquehuanca organizaba reuniones con líderes latinoamericanos y toda suerte de asesores, buscando fórmulas para enfrentar lo que su gobierno considera una "agresión" y una "violación a todos los tratados".

"Estamos tomando acciones para que los hechos no vuelvan a ocurrir en nuestro planeta", le dijo a BBC Mundo David Choquehuanca antes de que Evo Morales aterrizara en El Alto, cerca de La Paz, en la noche del miércoles hora local.

Aún no se conocen formalmente las acciones que tomará Bolivia frente a Francia, España, Italia y Portugal, que el miércoles en la madrugada negaron el paso por su espacio aéreo al avión presidencial de Bolivia por sospechar que a bordo viajaba Edward Snowden, el exanalista de inteligencia estadounidense que filtró datos de seguridad a la prensa.

Tratando de entender la situación desde un lente externo, BBC Mundo le preguntó a Choquehuanca qué hubiera hecho su gobierno si de repente se entera de que un avión está por volar sobre su país con Snowden a bordo, a lo que el canciller respondió que no puede hablar sobre especulaciones.

En la conversación con BBC Mundo, Choquehuanca no dio señales concretas de que el asunto vaya a terminar en una ruptura de las relaciones con los países involucrados en el incidente diplomático, pero sí enfatizó que resolver la situación requiere más que una excusa.

Lea también: Paso a paso, qué sucedió con el avión de Evo Morales

"Hemos tenido comunicación con esos países este miércoles pero eso no basta. Esperamos que los responsables de estos hechos inaceptables, ofensivos y abusivos sean identificados y que sean castigados ejemplarmente", afirmó el canciller.

Evo Morales y otros funcionarios del gobierno boliviano se encuentran este jueves en la ciudad boliviana de Cochabamba con algunos jefes de estado de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur.

Además, según aseguró el canciller, se llevará a cabo en los próximos días una reunión con los embajadores de las cuatro naciones involucradas para "hacerles conocer el malestar".

"Estamos analizando las instancias internacionales para hacer nuestra denuncia", dijo el canciller, que subrayó que "aquí hubo violaciones a los tratados internacionales, a la Convención de Viena y a los derechos humanos del presidente".

¿Y de Estados Unidos, qué?

Del gobierno estadounidense habían sabido poco en los últimos días pero, según dice Choquehuanca, este miércoles se sorprendió al recibir una comunicación solicitando la extradición de Snowden "en el caso de que esté circulando por territorio boliviano".

Evo Morales
Evo Morales permaneció 14 horas en el aeropuerto de Viena esperando la autorización para retomar su viaje.

"Yo creo que está fallando la inteligencia norteamericana. De verdad que nosotros no entendemos nada. Todavía estamos analizando el documento para dar una respuesta", aseguró.

La razón por la cual España, Portugal, Italia y Francia decidieron asumir una actitud hostil frente a otro país al vetarle su espacio aéreo es todavía un misterio.

No se sabe qué tipo de presión o de conversación sostuvo EE.UU. con ellos, quién o quiénes tomaron la decisión de hacer desviar el avión o de incluso sugerir que debía ser requisado para encontrar al supuesto traidor estadounidense, a pesar de que la acción violaba la inmunidad diplomática y la soberanía boliviana.

Al ser desviado, el avión de Morales aterrizó de emergencia en Viena, Austria, donde permaneció más de 13 horas. El mismo primer ministro de ese país, Heinz Fischer, manifestó sorpresa por la actitud de los cuatro países europeos con el presidente de Bolivia.

Según dice el canciller, la actitud de estos gobiernos europeos no representa ni a los ciudadanos de estas naciones, ni a sus políticos.

"Los mismos europarlamentarios están sorprendidos, no tienen una explicación y van a exigirla en las instancias donde a ellos les corresponde", dijo.

Y argumentó que "esta es una ofensa a la democracia y la convivencia pacífica que debe existir entre los pueblos",

"Hubo racismo"

Manifestante en Bolivia
Ciudadanos de varias partes del mundo se solidarizaron con Evo Morales por el incidente.

Al preguntarle si cree que hubo un acto de discriminación más que de búsqueda desesperada de Snowden, el canciller respondió que "es un hecho de discriminación y racismo y un intento de amedrentamiento".

"Estos países europeos tienen la obligación de explicar por qué en pleno siglo XXI siguen con actitudes neocoloniales", aseveró.

Sin embargo, y a pesar de asegurar que se sintieron "humillados" al enterarse de lo que estaba ocurriendo con su mandatario, declaró que se sienten "fortalecidos" por las manifestaciones de solidaridad de una "voz única" que incluye tanto a sectores del oficialismo como de la oposición dentro de Bolivia, y todo tipo de analistas, intelectuales y ciudadanos del resto del mundo.

"El presidente se está convirtiendo en un líder mundial. Muchos se sienten representados por él. Tal vez somos una nación pequeña pero somos los más grandes en dignidad", concluyó David Choquehuanca en declaraciones a BBC Mundo.