Trasplante de médula ósea, nueva esperanza contra el VIH

  • 3 julio 2013
Partículas de VIH
Expertos advierten que todavía es muy temprano para hablar de una cura.

Médicos en Estados Unidos anunciaron que les retiraron a dos pacientes los fármacos para el VIH después de practicarles un trasplante de médula ósea que parece haber eliminado el virus de sus cuerpos.

Uno de los pacientes ya lleva casi cuatro meses sin tomar medicación y sin señales de una reaparición del VIH.

El equipo del Hospital Brigham and Women en Boston, Estados Unidos, se mostró cauteloso con este avance y aclaró que todavía es muy pronto para hablar de una cura, pues el virus puede regresar en cualquier momento.

Los resultados fueron presentados en la Conferencia Internacional de la Sociedad del Sida, que tiene lugar en Kuala Lumpur, Malasia.

Eliminar del cuerpo una infección del VIH es muy difícil, porque se esconde dentro del ADN humano formando "reservorios" intocables en el cuerpo.

Los medicamentos antirretrovirales mantienen el virus bajo control en el torrente sanguíneo, pero cuando se suspende el tratamiento el VIH reaparece.

¿Sin VIH?

Los dos hombres, que no han sido identificados, han vivido con VIH durante unos 30 años.

Ambos desarrollaron cáncer, un linfoma, que requirió trasplante de médula ósea.

La médula ósea es donde se crean las nuevas células sanguíneas y se cree que es donde se encuentra el mayor reservorio de VIH.

Tras el trasplante, en uno de los pacientes no se detectó el virus durante dos años y en el otro, durante cuatro.

Los dos dejaron el tratamiento con antirretrovirales a principios de este año.

Uno de ellos lleva 15 semanas sin fármacos y el otro, siete. Hasta ahora no se ha detectado señales de la presencia del virus.

El doctor Timothy Henrich, del Hospital Brigham and Women, le dijo a la BBC que los resultados son emocionantes. Pero advirtió: "No hemos demostrado la cura, necesitamos hacer un seguimiento por más tiempo".

"Lo que podemos decir es que si el VIH se mantiene alejado por un año o incluso dos tras detener el tratamiento, entonces las posibilidades de una reaparición del virus son muy bajas".

"En este punto es muy temprano para usar la letra C (de cura)", agregó el experto.

Al principio se pensó que la médula ósea trasplantada estuvo protegida de la infección gracias a los fármacos antirretrovirales. Al mismo tiempo, el trasplante atacó la médula ósea restante, que albergaba el virus.

No obstante, Henrich advirtió que el virus podría estar escondiéndose dentro del tejido del cerebro o en el tracto gastrointestinal.

"Si el virus regresa, sería una señal de que estos otros sitios son reservorios importantes del VIH y, por lo tanto, se necesitarían nuevos enfoques para medir las reservas en otros sitios importantes que sirvan de guía para desarrollar estrategias para curar la infección", agregó.

El "paciente Berlín"

Se considera que Timothy Brown, también conocido como el "paciente Berlín", es la primera persona en curarse del Sida. Tuvo un trasplante de médula ósea de un raro donante resistente al VIH.

Los dos casos de Estados Unidos recibieron trasplantes de donantes normales.

También existe un estudio sobre la curación del VIH en una bebé nacida en Mississippi. A ella la trataron con fármacos antirretrovirales al nacer, por lo que se cree que el virus fue eliminado del cuerpo antes de que se establecieran las reservas.

El doctor Michael Brady, director médico de Terrence Higgins Trust, en Reino Unido, explicó que un trasplante de médula ósea es un procedimiento complejo y costoso, con grandes riesgos.

"Para la mayoría de las personas con VIH, sería más peligroso someterse a un trasplante que continuar controlando el virus con medicación diaria".

"Si bien esto no es de ninguna manera una cura factible, les da a los investigadores un indicación del camino hacia una", añadió el especialista.

Síguenos en Twitter @bbc_ciencia

Contenido relacionado