¿Puede China salvar a la clase media de Estados Unidos?

  • 19 julio 2013
Richard y Judy Gassman
El desempleo ha dejado a Richard y Judy Gassman al borde del desahucio.

Alguna vez la clase media fue considerada el motor de Estados Unidos, pero desde la recesión muchos de ellos se encuentran en apuros.

Entre ellos, Judy y Richard Gassman, quienes viven en el barrio adinerado Adams Farm, en Greensboro, Carolina del Norte. Richard, un ingeniero electrónico con maestría, perdió un empleo bien pagado hace dos años. Y no ha podido encontrar trabajo desde entonces.

"En este momento, estamos endeudados y lo vamos a estar hasta que encuentre un trabajo", explica Richard.

"No estoy pagando el seguro de salud. No lo tengo. Lo perdí cuando me quedé sin empleo".

Y eso no es todo lo que han perdido. Se están preparando para dejar la casa que ha sido su hogar durante 17 años. Van a ser desalojados.

"Nunca pensé que iba a perder mi casa de esta manera", dice Judy.

La espiral descendente en las finanzas de los Gassman los ha dejado en una situación precaria, que llega en un momento de creciente preocupación por la desigualdad en los ingresos y sus efectos en la reducción de la clase media en EE.UU.

Lea también: latinos influyentes al rescate de la economía de EE.UU.

Uno se lleva todo

Afiche sindical
Los sindicatos están en pie de guerra.

Durante gran parte del siglo pasado, EE.UU. creció con la idea de que los beneficios económicos deben ser ampliamente compartidos. Se supone que es la tierra de las oportunidades. Pero Alan Krueger, presidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente Obama, cree que las cosas empezaron a cambiar en la década de 1980.

"Cada vez más nos estamos convirtiendo en una economía donde el ganador se lo lleva todo", dijo Krueger en un discurso reciente.

"En las últimas décadas, el cambio tecnológico, la globalización y la erosión de las instituciones y las prácticas que sustentan la prosperidad compartida en EE.UU. han puesto a la clase media bajo una creciente presión".

Durante las últimas tres décadas, los estadounidenses más ricos han visto cómo sus ingresos aumentan mucho más rápidamente que los de la clase media. Este cambio no es exclusivo de EE.UU. El panorama es similar en Reino Unido, Francia y Suecia, pero es más dramático en EE.UU.

Con el aumento de la desigualdad de ingresos, hay un renovado impulso para resucitar la industria manufacturera del país que se encuentra en declive. EE.UU. perdió más de cinco millones de empleos industriales entre 2000 y 2010. Dicho de otra manera, casi un tercio del empleo manufacturero.

Obama ha puesto muchas esperanzas en el regreso de la manufactura para ayudar a reconstruir la clase media estadounidense. Después de años de empleos que se enviaban al extranjero, hay indicios de que algunos están regresando.

Lea también: China también tiene su sueño americano

Regreso de las fábricas

Lenovo
La primera línea de ensamblaje de Lenovo en EE.UU.

El fabricante de computadoras chino Lenovo acaba de celebrar la apertura de su primera planta de fabricación en Whitsett, Carolina del Norte. Otras compañías como Motorola y Apple han anunciado planes para fabricar en EE.UU.

En la ceremonia de apertura, las palabras de Tom Looney, vicepresidente y gerente general de Lenovo North America, fueron recibidas con aplausos:

"Estamos aquí para celebrar el regreso de la fabricación de computadoras personales a EE.UU.", dijo. "Y está empezando aquí mismo en el gran estado de Carolina del Norte".

A medida que los salarios subieron en China, han caído en EE.UU. Dirigentes de Lenovo dicen que aún es más barato fabricar computadoras en el extranjero, pero de esta manera se puede estar más cerca de sus clientes estadounidenses.

Margo Crisp no podría estar más feliz. Ella es una de los 115 trabajadores recién contratados.

"Mi planta cerró en 2009 y estaba muy emocionada cuando me hablaron de esto", expresó.

Crisp había estado sin empleo en el sector manufacturero desde que la fábrica de automóviles en la que trabajaba cerró hace varios años.

Lea también: Siete razones por las que tantos quieren vivir en Texas

Perdiendo terreno

Margo Crisp
Margo Crisp es una de 115 personas que econtraron trabajo en la fábrica de Lenovo.

Sin embargo, los puestos que trabajadores como Crisp están obteniendo son diferentes a los de antes.

Lo que los empleados de la línea de producción están armando es uno de los equipos híbridos de Lenovo, una combinación de tableta y computadora portátil apodado Twist. A pesar de que los carteles en la pared de la fábrica proclaman "Hecho en EE.UU.", muchas de las piezas se construyen en el extranjero.

Hay otras razones por las cuales los puestos de trabajo en la manufactura que están regresando no son lo mismo. La realidad es que no hay muchos puestos con ingresos medios para trabajadores medio y poco calificados.

John Crawford es el presidente de un sindicato local que ha trabajado en la industria durante casi dos décadas. Fue testigo de primera mano del impacto del comercio mundial en los empleos en EE.UU. Su temor hoy es que los trabajos temporales mal pagados se estén convirtiendo en la norma.

"Las agencias de empleos temporales han estado en auge últimamente y si nos fijamos en las grandes empresas, ahora contratan a través de una agencia de trabajo temporal. Ya no consigues empleo a través de la compañía. Esa es la diferencia entre las generaciones".

Los empleos temporales no vienen con beneficios como asistencia sanitaria o pensiones. Y a menudo no pagan lo suficiente para permitir ahorrar para cosas como el pago inicial de una casa o la educación de los niños. En resumen, no proporcionan muchas de las cualidades esenciales de la experiencia de la clase media estadounidense.

Así que no es de extrañar que casi tres de cada cinco integrantes de la clase media estadounidense revelen estar preocupados por la caída de su clase económica, según una encuesta reciente.

De vuelta en la fábrica de Lenovo, el gerente de la planta Jeffrey Benes supervisa la línea de montaje. Gracias a la cantidad de pedidos de los clientes, no hay escasez de trabajo.

"Durante los primeros seis meses de este año hemos estado llenos de horas extras".

El personal se siente orgulloso de lo que está haciendo, a sabiendas de que los productos que salen llevarán una bandera estadounidense.

Este es, después de todo, un país que todavía cree en el poder de los sueños de la clase media, aunque en la realidad están cada vez más fuera de su alcance.

Contenido relacionado