Tamarod: el movimiento que quiere sacar a Morsi del poder en Egipto

  • 2 julio 2013
Manifestantes contra Morsi
Muchos de los manifestantes pertenecen a un movimiento llamado Tamarud.

Tras un fin de semana plagado de protestas en las calles de Egipto pidiendo la renuncia del presidente Mohamed Morsi, las Fuerzas Armadas del país advirtieron el lunes que van a intervenir si las demandas de la gente no se cumplen dentro en 48 horas.

El Ejército anunció mediante un comunicado que tomará medidas en las que respalda las "reivindicaciones del pueblo".

Pero no sólo las fuerzas armadas se han mostrado aparentemente de parte de los manifestantes; la renuncia de cuatro ministros del gobierno también ha sido tomada como una señal de apoyo.

Sin embargo, el movimiento en contra de Morsi -a un año de que asumiera el cargo- no se trata de una simple iniciativa popular espontánea.

Detrás de las marchas en las que millones de personas salieron a las calles de El Cairo y otras ciudades se encuentra un movimiento de protesta popular bien organizado llamado Tamarud.

Lea también: Quién se esconde detrás de las máscaras negras de Egipto?

Las firmas

Manifestantes por Morsi
Tamarud pide el fin pacífico de la Hermandad Musulmana, de Morsi.

El grupo, cuyo nombre significa "rebelde" o "rebelión" en árabe, afirma que ha recaudado más de 22 millones de firmas en una petición que exige a Morsi dimitir y permitir que se celebren nuevas elecciones presidenciales.

Tras las manifestaciones del domingo -la mayor concentración en la plaza Tahrir desde la revolución de 2011- el grupo le puso al presidente un ultimátum para dimitir antes de las 17:00 hora local de este martes o enfrentarse a una campaña de "desobediencia civil total".

El grupo instó a "las instituciones estatales, incluyendo el ejército, la policía y el poder judicial, que se pongan abiertamente del lado de la voluntad popular representada por las multitudes".

Tamarud también rechazó las recientes ofertas del presidente de llevar a cabo un diálogo nacional.

"No hay manera de aceptar medidas a medias", expresó. "No hay otra alternativa que no sea el final pacífico del poder de la Hermandad Musulmana y su representante, Mohamed Morsi".

Muchas de las protestas acusan al presidente de poner los intereses de la Hermandad Musulmana -el poderoso movimiento islamista al que pertenece- por delante de los intereses del país. Sin embargo, sus partidarios insisten en que no es así.

Lea también: Manifestantes dan ultimátum a Morsi

"Sorprendente"

El movimiento Tamarud fue fundado a finales de abril por miembros del Movimiento Egipcio por el Cambio -más conocido por su lema Kefaya (suficiente)- que impulsó la reforma política en Egipto durante el gobierno de derrocado expresidente Hosni Mubarak en 2004 y 2005. Aunque Kefaya se unió a las protestas masivas que le obligaron a dimitir en 2011, no tuvo un papel destacado.

Tamarud se centra en recolectar firmas para una petición en la que se queja de estos elementos:

- La seguridad no ha sido restaurada desde la revolución de 2011.

- Los pobres "no tienen un lugar" en la sociedad.

- El gobierno ha tenido que "mendigar" al Fondo Monetario Internacional un préstamo de US$4.800 millones para ayudar a apuntalar las finanzas públicas.

- "No hay justicia" para las personas que murieron por la acción de las fuerzas de seguridad durante el levantamiento y en las protestas contra el gobierno que se han llevado a cabo desde entonces.

- "No han dejado ninguna dignidad" a los egipcios ni a su país.

- La economía se ha "derrumbado", registrando un pobre crecimiento y un alza de la inflación.

- Egipto está "siguiendo los pasos" de EE.UU.

Cotidiano

Los activistas de Tamarud rápidamente se han convertido en una parte del paisaje cotidiano en las calles de Egipto, a menudo bloqueando el tránsito vehicular para entregar sus peticiones. El grupo también recolecta firmas en sus páginas de internet, Facebook y Twitter.

Además, importantes grupos de oposición pronto dieron su respaldo a la campaña, le prestaron apoyo logístico y espacio para sus oficinas.

A finales de junio, Tamarud reveló que había reunido 15 millones de firmas, las cuales insistió habían sido contrastadas contra un reciente registro electoral del ministerio del Interior. Cada firmante ha puesto su nombre, la provincia de residencia y su número de identificación.

Sin embargo, el Partido Libertad y Justicia de la Hermandad Musulmana desestimó las cifras, asegurando que Tamarud había recogido sólo 170.000.

El sábado -un día antes de las protestas masivas que organizó por el primer aniversario de la toma de posesión de Morsi- Tamarud informó que había alcanzado 22 millones de firmas, más de un cuarto de la población de Egipto.

Uno de los fundadores de Tamarud dijo que su éxito ha sido "sorprendente".

Y a juzgar por su poder de convocatoria en las calles egipcias, en efecto se han convertido en un opositor de gran cuidado para el gobierno de Morsi.

Contenido relacionado