La increíble aceleración de los guepardos

  • 14 junio 2013

Un guepardo ejerce en su carrera cinco veces más energía por kilogramo de peso que la que puede ejercer el famoso velocista jamaiquino Usain Bolt.

Además, estos felinos, considerados el animal más rápido sobre la tierra, puede aumentar su velocidad en casi 10 Km/h en un solo paso.

Todo eso les permite desarrollar grandes velocidades y cambiar el ritmo de carrera con asombrosa agilidad.

Y sin embargo, rara vez dependen solo de la velocidad para capturar a sus presas, según un nuevo análisis cuyos resultados se publicaron en la revista Nature.

El estudio demuestra que, cuando sale de cacería, el animal recurre más a su notable capacidad de aceleración.

Atletas notables

Las conclusiones dejaron boquiabierto al científico que dirigió la investigación, el profesor Alan Wilson, del Royal Veterinary College en Hatfield, en Reino Unido.

"Son notables atletas- no sólo en cuanto a su velocidad, sino también a su capacidad de acelerar y maniobrar en la captura de la presa", dijo a BBC News.

La velocidad máxima de un guepardo es a menudo unos 105 km/h. Esta velocidad la midió en 1965 un científico en el momento de la carrera de un guepardo semi-domesticado en Kenia, sobre una línea recta en una pista de tierra firme.

Sin embargo, un guepardo de zoológico bien alimentado no está acostumbrado a correr muy rápido -no lo necesita- y no se ha visto que este animal alcance en un zoo velocidades mayores a los 64 km/h.

Durante años, los investigadores se preguntaron si los guepardos podían correr más rápido de 105 km/h. en la naturaleza con el fin de capturar a sus presas.

Rápido cambio de dirección

El jamaicano Usain Bolt.
Usain Bolt batió el récord de velocidad en 2009.

El profesor Wilson y su equipo universitario del Laboratorio de Estructura y Movimiento decidieron averiguarlo siguiendo durante un año a cinco animales en estado salvaje usando collares equipados con sensores de movimiento y sistemas GPS.

Estos investigadores encontraron que los guepardos, efectivamente a veces corren muy rápido -cerca de los 96 km/h.-pero sólo de vez en cuando.

En la mayoría de las ocasiones de caza, alcanzaron entre los 48 y 56 km/h., pero aceleraban y cambiaban de dirección mucho más rápidamente de lo que se ha observado en cualquier otro animal terrestre.

También descubrieron que los guepardos pueden aumentar su velocidad en casi 10 km/h. en un solo paso.

"Están preparados para mantener una marcha baja y poder acelerar muy rápidamente a su máxima velocidad", dijo el profesor Wilson.

Las ráfagas cortas de velocidad pueden ser cuantificadas en fuerza por kilogramos del peso del animal.

El velocista jamaicano Usain Bolt batió el récord en una carrera sin precedentes en 2009 ejerciendo una potencia de 25 vatios por kilogramo.

Un caballo utilizado en un partido de polo ejerce un poco más de potencia por kilo, alrededor de 30 vatios por kg., mientras que un galgo alcanza el doble, 60 vatios por kg. Sin embargo, un guepardo puede alcanzar los 120 vatios por kg.

Collares especiales

Guepardo corriendo
Los guepardos pueden alcanzar una velocidad de entre 95 y 115 kilómetros por hora.

Los investigadores también desvelaron que los guepardos tienen un agarre muy fuerte; tanto es así que rasgan el suelo mientras corren. Descubrieron, de hecho, que el uso de sus garras permite a estos animales girar muy bruscamente y acelerar y desacelerar rápidamente.

Las mediciones sólo han sido posibles gracias a los collares que desarrolló el profesor Wilson para el experimento.

"Es muy difícil para el GPS trabajar en un animal que se zambulle y bucea, por lo que el collar es una innovación en sí misma", aseguró.

"Hemos estado trabajando en el GPS durante 12 años y los collares son el resultado de esos trabajos. No se trata de los típicos sistemas de seguimiento de GPS de los coches o teléfonos".

"El GPS es mucho más preciso, pues estamos consiguiendo posiciones y velocidades cinco veces por segundo. Combinamos estos datos con lecturas de otros instrumentos y acabamos con algo que es mucho más preciso, tanto en términos de velocidad como de posición, y mucho más firme", explicó el Profesor Wilson.

El equipo está utilizando actualmente los collares para seguir leones y perros salvajes africanos con el fin de obtener mediciones comparativas.