¿Fue el ataque de Londres un acto de terrorismo?

  • 24 mayo 2013
Una persona deja flores cerca del lugar donde murió un soldado británico en Woolwich
El ataque de Woolwich generó el debate de si se trató de un acto terrorista o no.

¿Fue el ataque de Woolwich, en Reino Unido, un acto de terrorismo, como lo definieron las autoridades británicas? La respuesta no es sencilla.

Cuando se supo que el miércoles dos hombres habían matado a un soldado en esa zona del sureste de Londres, se encendieron las alarmas sobre si se trataba de un ataque terrorista.

Que uno de los implicados le dijera a una testigo minutos después que lo había hecho por la presencia de tropas británicas en países musulmanes, le dio un cariz especial al asunto.

"Concepto cargado"

Lo extraño e inusual del incidente motivó el debate sobre el tipo de ataque ocurrido.

Un día después del hecho, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que Reino Unido iba a derrotar al "terrorismo" y que su país desafiaría "la narrativa venenosa del extremismo".

Cameron condenó a los dos atacantes, alegando que ambos traicionaron la religión del lslam.

Pero, ¿fue un ataque "terrorista"?

"El terrorismo es un concepto políticamente cargado y discutido enérgicamente", asegura Mark Urban, editor diplomático y defensa del programa Newsnight, de la BBC.

"Siempre preferí usarlo para describirlo como una táctica antes que como un término de oprobio moral: es el daño a víctimas al azar con el fin de sembrar miedo en la población en general o poner de relieve una causa".

El ataque se ajusta más a las "características de un crimen de odio" que de la definición tradicional de terrorismo, sostiene Urban.

Pero para el analista de la BBC hay una diferencia sustancial con los ataques suicidas que sufrió Londres el 7 de julio de 2005 y causaron 52 muertos.

Con un caso como el del miércoles, "es poco probable que la población se sienta amenazada en la forma que lo hace un ataque masivo".

Aunque Urban hace hincapié en el punto de que sí causa temor en la población el hecho de que los responsables se parecen a jóvenes que se pueden ver todos los días en las calles británicas y que las armas usadas (cuchillos y cuchillas) están disponibles para cualquiera.

Lee Rigby
Lee Rigby había servido en dos misiones en Afganistán.

"¿Cómo se puede crear una definición de 'terrorismo' que incluya el ataque del miércoles en Londres pero no los varios actos de violencia realizados por Estados Unidos, Reino Unido y sus aliados? ¿Puede hacerse?", se pregunta por su parte el periodista y abogado estadounidense Glenn Greenwald, columnista del diario británico The Guardian.

"Un acto puede ser vil, malvado, y carente de justificación sin ser 'terrorismo' -escribe Greenwald-: de hecho, la mayor parte de las peores atrocidades del siglo XX, desde el holocausto hasta la masacre sin sentido de Stalin y Pol Pot y la destrucción masiva de la vida humana en Vietnam, no se describen habitualmente como 'terrorismo'".

El columnista consideró que dada la "importancia legal, militar, cultural y político del término 'terrorismo', es vital preguntarse: ¿es el término realmente aplicable a este acto de violencia? Para empezar, para que un acto de violencia sea 'terrorismo', muchos sostienen que se debe apuntar deliberadamente a civiles. Esos son los medios más utilizados por aquellos que tratan de distinguir la violencia ejercida por las naciones occidentales de la usada por los 'terroristas'".

Lea también: Blog de los editores: ¿Quién es terrorista?

"Lobos solitarios"

Más allá de definiciones, lo que quizá muestre este hecho es un nuevo ejemplo de la tendencia de ataques por parte de los llamados "lobos solitarios".

Así se define a quienes llevan a cabo un atentado inspirados por una determinada ideología pero que no pertenecen ni mantienen vínculos estrechos con ninguna organización extremista.

Esa falta de conexiones con grupos radicales los hace prácticamente indetectables para las agencias.

Se cree que los responsables de los ataques el 15 de abril en el maratón de Boston, en los que murieron tres personas, encajan en esa definición.

Los organismos de inteligencia y de defensa de Reino Unido, agrupados en el Joint Terrorism Analysis Centre, se reunirán para intentar sacar conclusiones del ataque en Woolwich.

Y la teoría del lobo solitario es una de las que se espera que manejen: más allá de la definición estricta del terrorismo, un dolor de cabeza para los organismos de inteligencia.

Lea también: La pesadilla de los lobos solitarios en la lucha antiterrorista

"Esto se puede justificar"

De hecho, el gobierno británico tuvo que salir a defender al servicio de inteligencia interno del país, MI5, luego de que fuera cuestionado por no evitar el hecho, tras conocerse que había investigado a ambos hombres (de los que tenía registro desde hace ocho años), pero ya no estaban siendo vigilados.

Los atacantes sabían que la víctima era un soldado.

Luego se supo que se trataba de Lee Rigby, miembro del Segundo Batallón del Regimiento Real de Fusileros. Rigby tenía 25 años y había servido en dos misiones en Afganistán. Tenía un hijo de dos años, Jack.

El protagonista de las imágenes en las que aparece un hombre con las manos ensangrentadas y cuchillos en sus manos confesando el crimen es Michael Adebolajo, un joven de 28 años de Romford, una localidad del condado de Essex, al este de la capital británica.

Adebolajo se convirtió al Islam tras finalizar sus estudios en 2001 y estaba vinculado a la agrupación musulmán radical Al Muhajiroun, prohibida en Reino Unido hace tres años por ser considerada una organización terrorista islámica, conocida por haber elogiado a quienes llevaron a cabo los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Se cree que Adebolajo y el otro sospechoso, Michael Adebowale, de 22 años, son de origen nigeriano.

En una entrevista con el diario británico The Independent, el autoexiliado líder de Al Muhajiroun, Omar Bakri Mohammed, residente en Líbano, dijo recordar a Adebolajo y aseguró que había sido "muy valiente" en el ataque.

"En el Islam esto se puede justificar (…) No tenía como blanco a civiles, fue contra un militar en una operación. Para la gente de por aquí, en Medio Oriente, es un héroe por lo que ha hecho", agregó.

Lea también: Lo último que se sabe del ataque en Londres