Gallos ruidosos y tatuajes: los extraños pedidos de los británicos en el exterior

  • 16 mayo 2013
Gallo
Un gallo les dio dolores de cabeza a los empleados consulares.

En un día común de trabajo, los empleados de la Cancillería británica (Foreign Office) en todo el mundo reciben reclamos de compatriotas que se enfermaron o fueron detenidos. Pero, ¿qué pasa con gallos ruidosos?

Silenciar a una gallina que cacareaba de más fue una de las peticiones más inusuales que recibió el personal consular el año pasado. Otra persona pidió cómo contactar a la esposa de Paul McCartney.

Los británicos también solicitaron ayuda para conseguir entradas para los Juegos Olímpicos y un hombre en Roma pidió que le tradujeran una frase para un tatuaje que quería hacerse.

El Ministerio de Relaciones Exteriores recibió más de un millón de consultas consulares entre abril de 2012 y marzo de 2013.

Según su informe anual, unos 52.135 ciudadanos británicos en dificultades en el exterior recibieron asistencia.

Dónde ver el fútbol

Los problemas más comunes son detenciones, hospitalizaciones, agresiones y muertes.

Pero también hay un número creciente de llamados referidos al estilo de vida, por ejemplo, dónde ver un partido de fútbol, según el informe de la Oficina de Relaciones Exteriores.

En Tel Aviv, Israel, una mujer le pidió al personal consular que le dijeran a su marido que se pusiera en forma y comiera sano para poder tener hijos.

En Kuala Lumpur, Malasia, al personal se le pidió si podía ayudar a pagar para enviar a los hijos de una pareja a una escuela internacional.

En Estocolmo, Suecia, un hombre le solicitó al consulado que comprobara los datos de una mujer que había conocido por internet.

En febrero de 2011, el Ministerio de Relaciones Exteriores estableció un centro de contacto en Málaga, sur de España, para manejar el volumen de consultas no consulares recibidas por las embajadas y consulados británicos en el sur de Europa.

Desde su lanzamiento, el personal recibió 131.211 llamadas, 39% de las cuales tenían que ver con el estilo de vida.

"Problemas reales"

Steve Jones, director del centro, dijo: "Nuestro objetivo es ayudar al personal a concentrarse en lo que es importante, pero algunas de las preguntas que hemos recibido de los ciudadanos británicos el año pasado fueron, cuanto menos, extrañas”.

"Por ejemplo, un cliente nos contactó para preguntarnos si podíamos proporcionar el nombre del reloj que usaban los marineros de la Marina Real entre los años 1942 a 1955".

El ministro de Asuntos Consulares, Marcos Simmonds, afirmó: "El personal de la Cancillería ayuda cada años a miles de ciudadanos británicos que enfrentan serias dificultades en todo el mundo".

"También recibimos más de un millón de consultas cada año, por lo que es importante que la gente entienda lo que podemos y no podemos hacer para apoyarlos cuando están en el exterior".

"No estamos en condiciones de ayudar a las personas a organizarles viajes o planes sociales, pero sí de asistir a aquellos que se enfrentan a problemas reales", añadió Simmonds.

"Estos pueden incluir a las víctimas de la delincuencia, las familias afligidas que han perdido a un ser querido en el extranjero o los británicos que han sido arrestados o detenidos".

Contenido relacionado