BBC navigation

Obama se debate entre la seguridad y los principios

Última actualización: Viernes, 24 de mayo de 2013
Barack Obama

Barack Obama declaró que la guerra contra el extremismo no podía continuar para siempre. (Foto: Getty)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, planteó en un discurso una nueva dirección en su estrategia de seguridad nacional y antiterrorismo que se ajuste a los principios de justicia y libertad de expresión contenidos en la Constitución del país.

Obama habló de los nuevos criterios que regirán los polémicos ataques con aviones no tripulados, conocidos en inglés como "drones", de la necesidad de cambiar el foco bélico de la lucha contra el extremismo ampliando la asistencia a países donde se produce, y el cierre definitivo del centro de detención de la base naval en Guantánamo, Cuba.

El discurso preparado fue interrumpido por una activista entre el público que insistió a gritos que el presidente utilizara sus poderes ejecutivos para cerrar el centro en Guantánamo inmediatamente y cuestionó el ataque de "drones" contra cuatro ciudadanos estadounidenses -como lo reconoció oficialmente el gobierno el miércoles pasado.

La interrupción puso de manifiesto el dilema central de buscar un equilibrio entre las medidas que se toman para garantizar la seguridad nacional y los derechos civiles del ciudadano.

Nuevas tácticas

Frente a una audiencia en la Universidad de Defensa Nacional, el presidente Obama reconoció que EE.UU. todavía está luchando contra el terrorismo pero explicó que la naturaleza de esa lucha ha cambiado y no se puede hablar de una guerra global contra el terror pues le resta precisión a los objetivos y compromete los valores del país.

"Estados Unidos está en una encrucijada. Debemos definir la naturaleza y amplitud de esta lucha y no dejar que nos defina a nosotros", afirmó al tiempo que recordó las palabras de uno de los primeros presidentes de la república sobre la imposibilidad de llevar a cabo una guerra perpetua.

En ese contexto hizo un recuento de como los grupos extremistas en Afganistán y Pakistán han sido diezmados por la efectividad de los ataques selectivos con aviones no tripulados, del debilitamiento de al Qaeda y sus afiliados y cómo se han frenado otros complots contra la seguridad del país y de las tropas todavía en acción.

"Estados Unidos está en una encrucijada. Debemos definir la naturaleza y amplitud de esta lucha y no dejar que nos defina a nosotros"

Barack Obama

"Las acciones de Estados Unidos han sido legales. Bajo ley nacional e internacional Estados Unidos está en guerra contra el Talibán, al Qaeda y otras organizaciones", expresó Obama en su discurso. "Esta ha sido una guerra justa, proporcional y realizada en defensa propia".

Pero el mandatario añadió que la lucha ha entrado en otra fase y que "decir que una táctica militar es legal o efectiva no quiere decir que es moral". Es por eso que propuso crear más organismos de vigilancia en todas las ramas de gobierno para limitar y controlar esas acciones y darles mayor transparencia.

Benjamin Armbruster, experto en Seguridad Nacional del Centre for American Progress, una organización de análisis en Washington, dijo que una de las razones para redefinir la política antiterrorista es codificarla para no pasar esas medidas aleatorias al siguiente gobierno.

"No hay necesidad para que estas políticas imprecisas que han tenido un alto costo de bajas de civiles y generado cuestionamiento legales continúe en efecto y puedan caer en manos de alguien que, en la opinión de Obama, se adhiera menos al imperio de la ley y abuse de esas prácticas", expresó a BBC Mundo.

"Drones" seguirán volando

Protesta en Pakistán contra ataques de "drones"

Los ataques con aviones no tripulados han generado protestas en todo el mundo. (Foto: Getty)

A pesar de su propuesta de limitar la práctica, Barack Obama se reservó el derecho de continuar con los ataques selectivos con aviones no tripulados. Pero resaltó que no se efectuarán indiscriminadamente, ni donde se quiera, ni para castigar a nadie y que, de tener la opción, preferiría detener, interrogar y procesar a los sospechosos.

Indicó que los ataques se realizarán solo cuando hay una amenaza continua e inminente y con la certeza más alta de que no habrá muertes civiles. "Hay que mantener el estándar más alto. Es lo más importante".

El presidente dijo que, como comandante en jefe, debe sopesar la tragedia de muertes civiles contra no hacer nada, lo que invitaría a más ataques extremistas con más bajas civiles. También justificó la utilización de los "drones" en lugar de enviar tropas al campo de batalla, una alternativa costosa, peligrosa con difíciles ramificaciones diplomáticas.

La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos, ACLU, recibió con beneplácito los compromisos asumidos por Obama para "terminar una guerra interminable" y limitar los ataques selectivos con aviones no tripulados.

"'Amenaza inminente', como lo interpreta la administración, no quiere decir que va a suceder inmediatamente. El meollo está en el poder del presidente para autorizar estos ataques"

Christopher Anders, ACLU

"Frenar los ataques contra grupos de personas de acuerdo a sus patrones de comportamiento y solo tomar acción letal cuando estadounidenses están amenazados pueden ser cambios importantes", dijo a la BBC Christopher Anders, consejero legislativo de ACLU, sin embargo, recalcó que había muchas interrogantes.

"La definición de amenaza inminente no está reconocida por ningún tribunal en el mundo porque 'inminente', como lo interpreta la administración, no quiere decir que va a suceder inmediatamente", manifestó. "El meollo está en el poder del presidente para autorizar estos ataques".

Siempre hay preocupación cuando la información se entrega selectivamente

Anders se refirió al reconocimiento por el gobierno, el miércoles pasado, de haber dado muerte a cuatro ciudadanos estadounidenses, incluyendo a Anwar Awlaki de quién se sospechaba de estar involucrado en varios planes para volar aviones con destino a EE.UU.

"La interrogante es qué tan concreta es esta amenaza que solo puede frenarse con fuerza letal. Tratándose de un ciudadano debe haber un nivel más alto de confianza en que el estándar más elevado fue aplicado y todavía no tenemos esa información", señaló.

Cierre de Guantánamo

Activista de Code Pink

El discurso de Obama fue interrumpido por una activista que exigió el cierre inmediato del centro en Guantánamo. (Foto: Getty)

Uno de los temas más sensibles de la lucha antiterrorista de Estados Unidos es el centro de detención en la base naval en Guantánamo, Cuba, donde hay 166 detenidos en relación con los ataques de 11-S que están en un limbo jurídico.

Muchos de ellos ya han sido declarados aptos para su repatriación a Yemen pero el Congreso se ha opuesto por temor a que vuelvan a reincidir en actividades extremistas. También se oponen a que el resto sean enjuiciados, sentenciados o encarcelados en territorio estadounidense.

"No hay justificación alguna, más allá de la politiquería, para que el Congreso nos impida cerrar un centro que nunca debió abrirse", declaró Obama. El centro de detención en Guantánamo no solo se ha convertido en un símbolo de que EE.UU. desprecia la ley pero es una carga costosísima para el país -casi US$1 millón por recluso al año- aseguró.

A pesar de la oposición del Congreso, el ejecutivo puede invocar poderes especiales para actuar unilateralmente, indicó Benjamin Armbruster del Centre for American Policy.

"La comunidad internacional lo recibiría con beneplácito el cierre de Guantánamo, retiraría esa mancha sobre la reputación de EE.UU. y establecería un legado futuro para Obama"

Benjamin Armbruster, Centre for American Progress

"Parte del Acta de Autorización de Defensa Nacional es una cláusula que le da al secretario de Defensa una dispensa para declarar que estos prisioneros no son una amenaza", dijo el analista.

Armbruster reconoce que si uno de los liberados llegara a reincidir sería difícil de manejar políticamente para el presidente pero, en balance, el cierre del centro sería una ganancia para Obama.

"La comunidad internacional lo recibiría con beneplácito el cierre de Guantánamo, retiraría esa mancha sobre la reputación de EE.UU. y establecería un legado futuro para Obama", aseguró.

La propuesta para resolver el dilema de Guantánamo fue aplaudida por el público pero también despertó las protestas de una activista de la agrupación pacifista Code Pink que gritó: "¡Usted es el comandante en jefe. Usted puede cerrar Guantánamo hoy mismo!".

La interrupción duró varios minutos, con el presidente intercambiando palabras con la mujer hasta el punto en que Obama reconoció en que ella tenía razón y derecho a expresar sus inquietudes, aunque advirtió: "Parte de la libre expresión es que usted hable, pero que también escuche y que yo pueda hablar".

Sin quererlo, tal vez, el incidente resaltó el tema central del discurso de Obama: cómo perseverar en la vigilancia y seguridad de los estadounidenses mientras conserva las libertades ciudadanas contempladas en la Constitución.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.