La bonanza marihuanera que muchos esperan en Estados Unidos

  • 8 mayo 2013
Marihuana a la venta

La marihuana ha sido legalizada en el estado de Washington, en el noroeste de Estados Unidos. ¿Dispararán las ventas de ese producto una bonanza económica?

Kimberly Bliss y su esposa, Kim Ridgway, han estado buscando nuevas maneras de ganarse la vida.

Las mujeres perdieron sus empleos cuando el negocio de venta al por mayor de carne, donde ambas trabajaban, debió cerrar tras luchar contra la recesión.

Dos años y medio después, Ridgway no ha podido encontrar un trabajo estable, mientras que Bliss sólo trabaja a tiempo parcial.

"Las dos somos mayores de 50 años, y mujeres", dice la Bliss. "Somos de las personas más difíciles de emplear en esta economía. No tenemos mucho que esperar del futuro".

Pero la legalización de la marihuana podría convertirse en la oportunidad que esperaban.

Bliss y Ridgway están elaborando planes para abrir una pintoresca tienda de cannabis en el centro de Olympia, Washington, financiada por unos US$20.000 de sus ahorros.

Las mujeres son sólo un ejemplo entre muchos de los residentes de Washington que buscan sacar provecho del recientemente legalizado –y potencialmente lucrativo- mercado de la marihuana.

Una planta que, esperan, les dará un nuevo comienzo, que creará empleos e impulsará la alicaída economía de Washington.

"Voy a trabajar en mi sueño americano: la apertura de una tienda de marihuana al por menor", dijo Ridgway.

"Va a ser un gran alivio financiero. Y tenemos amigos que la están pasando mal, por lo que el proyecto también los beneficiará a ellos".

Principiantes y expertos

Kimberly Bliss y Kim Ridgway
Kimberly Bliss y Kim Ridgway planean abrir un negocio para proveer cannabis en el estado de Washington, EE.UU.

Los potenciales empresarios de marihuana son un grupo diverso. Van desde principiantes en el negocio del cannabis, como Bliss y Ridgway hasta avezados vendedores que tomaron su experiencia del mercado negro.

Los funcionarios estatales no están seguros cuánto aportará la marihuana en los ingresos, debido a que el mercado nunca ha sido regulado.

Sin embargo, los expertos predicen que la industria podría alcanzar hasta US$2.000 millones en un período de cinco años.

Y eso no incluye los mercados secundarios que podrían beneficiarse de la legaización, como el turismo, la agricultura y la industria alimentaria.

Las ventas comenzarán el próximo año, después de que la Junta de Control de Bebidas Alcohólicas del Estado de Washington (WSLCB, según sus siglas en inglés) dicte las reglas y reglamentos de control para los productores, procesadores y vendedores, una tarea nunca antes realizada en el mundo.

Por supuesto que muchas empresas de Washington ya tienen un pie en el negocio, por ejemplo a través de los dispensarios médicos que han estado vendiendo cannabis durante años.

"Parte de la razón por la que la legalización fue aprobada es que esto ha estado ocurriendo durante mucho tiempo", dice Brian Smith, portavoz de la WSLCB. "Es hora de regularlo, para que el estado reciba ingresos por este producto".

Los proveedores de cannabis con objetivos médicos han florecido en el oeste de Washington desde hace años, aunque se desconoce la cantidad de ingresos que ganan, porque hasta diciembre, el uso de marihuana era ilegal en el estado y sigue siendo ilegal bajo la ley federal.

Por lo mismo, los proveedores no pueden abrir cuentas bancarias y, probablemente, no pagan impuestos.

Medicina o recreación, marihuana para todos

Frasco con marihuana
En The Joint en Seattle pesan, empaquetan y venden cannabis como cualquier otro producto.

A pesar de lo anterior, al menos 60 tiendas de marihuana medicinal se han abierto sólo en Seattle.

En The Joint (El porro) en Seattle, una hilera de placas de servicio comunitario cuelgan en la pared cerca de la recepcionista. Una escena más parecida a la oficina de un dentista de pueblo chico que a la guarida de un traficante de drogas.

"En este momento patrocinamos una liga de fútbol infantil", dice Shy Sadis, gerente de The Joint.

"Apoyamos a la Policía de Seattle, a Los Marineros [equipo de béisbol], al Departamento de Bomberos de Seattle. Incluso hacemos una colecta de juguetes una vez al año".

Con una sala de espera impecable y trabajadores profesionales, la compañía está lista para expandir las ventas a fines recreativos una vez que Sadis pueda solicitar una licencia de negocio.

Muchos otros dispensarios se están preparando para hacer lo mismo.

"Seattle va a ser una meca para el cannabis", dice Sadis. "Estoy feliz y orgulloso de ser parte de ella. Queremos pagar nuestros impuestos. Queremos hacer lo correcto."

Muchos de los pequeños empresarios de marihuana temen que las grandes empresas arrasen con el mercado antes de que las pequeñas tengan la oportunidad de desarrollarse.

Sin embargo, hasta ahora ninguna de las grandes corporaciones ha invertido directamente en el mercado y es improbable que lo haga hasta que el gobierno federal decida si tomará o no medidas contra el estado de Washington por infringir la ley federal.

En marzo, el fiscal general Eric Holder dijo que el gobierno del presidente Barack Obama aún está considerando la respuesta federal a las nuevas leyes sobre la marihuana en dicho estado.

Esa respuesta es la preocupación de fondo para las personas que buscan entrar en el mercado de la marihuana. Su inversión y esfuerzos pueden perderse si el gobierno federal anula el uso legal de marihuana en el estado.

"Hay riesgos y desafíos para todos los que comienzan un nuevo negocio", dice Bliss. "Este cuenta con un riesgo un poco más alto (...) Estoy seguro de que ir a la prisión federal no es ninguna gracia. Pero si lo hacemos correctamente, tal vez podamos abrir algunos ojos".