El pueblo francés que no sabe cómo gastar su dinero

  • 2 mayo 2013
Arfons. Foto: Municipalidad de Arfons

Crisis en Europa. Mientras la mayoría de los gobiernos municipales buscan fórmulas para reducir sus gastos, un pueblo francés no sabe cómo gastar su millonario presupuesto, el cual se quintuplicó en sólo tres años, gracias a un parque eólico instalado en su área.

El presupuesto anual de Arfons -pequeño pueblo con sólo 182 habitantes, situada en el suroeste de Francia y distante a 60 km de Toulouse- pasó de 400.000 euros (alrededor de US$520.000) en 2009 a 2,3 millones de euros (aproximadamente US$3 millones) hoy, según le dijo a la BBC el alcalde de la ciudad, Alain Couzinié.

El considerable aumento de los ingresos se debe a los impuestos pagados por la empresa que gestiona el parque eólico instalado en el pueblo.

Con las nuevas divisas, el alcalde ya ha renovado el salón de baile de la ciudad, compró un autobús escolar y terreno para ampliar el cementerio. También dio a conocer los proyectos de renovación de alcantarillado y agua, que están en una etapa avanzada.

Nuevos depósitos para almacenar equipo recién comprado, como tractores y máquinas para quitar la nieve, también fueron adquiridos por el gobierno municipal.

Consulta popular

Sin saber dónde más gastar el dinero extra, el alcalde de Arfons decidió celebrar un referéndum, y hace unas tres semanas, los residentes presentaron sus ideas para mejorar la ciudad en una reunión pública.

"Al principio pensé que las propuestas serían para hacer obras importantes, la forma de construir piscina municipal o un estadio", le contó el alcalde a la BBC.

Pero los habitantes eran mucho más modestos y sugirieron sólo simples mejoras a la vida diaria.

La lista de sugerencias incluye, por ejemplo, la limpieza de los programas de excrementos de palomas, planes para acoger los gatos callejeros y la lucha contra las avispas.

Embellecer la ciudad con las flores, la instalación de bancos públicos y baches en la carretera a la entrada de la aldea o renovar las cabinas de teléfono son también algunas de las ideas de los vecinos para gastar el superávit presupuestario.

Un bar

Parque eólico en Arfons
La instalación del parque eólico quintuplicó los ingresos municipales de Arfons.

"Al principio me decepcionó. Pero entonces vi que todas esas pequeñas cosas son las que mejoran la calidad de vida de los residentes y son importantes para ellos", aseguró el alcalde.

Una de las principales demandas de los habitantes de Arfons fue la reapertura de la única cafetería en el pueblo.

"Al principio, yo estaba en contra de la idea, ya que no es una ciudad para mantener un bar, pero luego me di cuenta de que el lugar es importante para crear relaciones sociales", dice Couzinié.

La ciudad compró los dos edificios del bar, que funcionó en el pasado como un hotel-restaurante para renovarlos. La inversión total es de un millón de euros, según el alcalde.

Couzinié cuenta que, primero, se volverá a abrir el café, que también puede tener una clientela turística, ya que Arfons se encuentra en la zona de Cerro Negro, que atrae a muchos amantes de la naturaleza.

"Después vamos a abrir el restaurante y varias tiendas, como panaderías y tiendas de alimentos que ya no existen en Arfons. En un tercer paso, vamos a crear algunas habitaciones para alojamiento", le explicó el alcalde a la BBC.

Existencia y estilo

Arfons ya no tiene panadería, algo inusual en Francia. Es un empleado municipal el encargado de comprar pan cada mañana en otra ciudad y venderlo en el pueblo.

El supermercado más cercano está a 12 km. La compra del antiguo bar y la reapertura de las tiendas de comestibles en el edificio debería impulsar el comercio local y asegurar la existencia del pueblo, evitando el éxodo de la población más joven.

"El principal proyecto, gracias al superávit presupuestario es evitar que Arfons desaparezca", dice el alcalde.

"La población está envejeciendo y esperamos mantener a las parejas jóvenes en la ciudad con estos nuevos servicios ", dice Couzinié, recordando que a mediados del siglo XIX Arfons tenían 1.500 habitantes.

El alcalde ha recibido numerosas propuestas de compañías y recomendaciones de cómo gastar los excedentes. Sin embargo, deja claro que no habrá "ningún proyecto megalómano".

"Queremos mantener el estilo de la villa, con sus tejados de pizarra", dice Couzinié.

Contenido relacionado