BBC navigation

El científico español que convenció a Obama de descifrar el cerebro humano

Última actualización: Viernes, 5 de abril de 2013
Rafael Yuste

Una idea del madrileño Rafael Yuste inspiró el reciente proyecto del presidente Obama.

Si el Proyecto Genoma Humano cambió la historia de la ciencia al decodificar la genética, el proyecto BRAIN (cerebro, en inglés) aspira a hacer lo propio decodificando ese misterioso aparato que nos hace pensar, sentir y recordar.

El propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama anunció el proyecto a diez años, con un presupuesto de US$100 millones para el primero y en el que trabajará un equipo multidisciplinario de científicos del mundo público y privado. ¿Su objetivo? Decodificar y mapear las funciones cerebral.

"Como seres humanos podemos identificar galaxias a años luz de distancia, podemos estudiar las partículas más pequeñas que el átomo, pero aún no hemos desbloqueado el misterio de las tres libras de materia que se encuentra entre nuestros oídos", dijo Obama al lanzar el proyecto.

Pero la génesis de la idea de decodificar el cerebro vino de un científico nacido en España.

De los 26 años que Rafael Yuste lleva trabajando en el campo de la investigación, 24 los ha dedicado a desarrollar técnicas para mapear los circuitos neuronales.

Oriundo de Madrid, tras titularse de médico en la Universidad Autónoma viajó a Estados Unidos a hacer su tesis en Neurología y fue en una "lluvia de ideas" académica donde el actual profesor del departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Columbia en Nueva York y codirector del Instituto Kavli para Ciencias del Cerebro lanzó el proyecto. Y así comenzó todo.

"Decidí este camino no porque no me gustara tratar pacientes. Al contrario. Me tocó ver el tratamiento de pacientes esquizofrénicos, el cual me pareció muy primitivo. Entonces yo dije: quizá lo que voy a hacer con mi vida en vez de tratar pacientes es trabajar desde la ciencia desarrollando las técnicas para tratarlos de una manera más adecuada en el futuro", cuenta Yuste a BBC Mundo.

El mapa del cerebro, versión europea

Ondas del cerebro durante el sueño

El anuncio del presidente Obama se suma a noticias recientes de financiamiento de otro impulso de la neurociencia en Europa.

Alrededor de 80 instituciones de investigación europeas y otras cuantas de fuera de la Unión Europea participarán en el Proyecto Cerebro Humano, que se calcula costará más de 1.000 millones de euros (US$1.288 millones).

El proyecto utilizará modelos basados en supercomputadores y simulaciones para reconstruir un cerebro humano virtual con el objetivo de desarrollar nuevos tratamientos para enfermedades neurológicas.

En septiembre de 2011, el doctor Yuste asistió a una conferencia en Londres para físicos y neurobiólogos cuyo objetivo era debatir ideas basadas en la retroalimentación de ambas disciplinas. De las cientos de ideas que surgieron, una llamó la atención en particular.

"Yo propuse esta idea de desarrollar técnicas para mapear la actividad de los circuitos neuronales, neurona por neurona, primero en animales y después en humanos", comenta.

No era sólo una idea loca o un tema desconocido para el científico. Yuste hablaba con autoridad, sobre la base del tema de investigación al que ha dedicado su vida. Y aunque "no esperaba terminar en la Casa Blanca", según cuenta, tenía fe en que exponer la idea en la reunión podía rendir frutos. "Es un tema que yo lo llevo dentro", explica.

La idea interesó a algunos de los presentes y junto a cinco de ellos redactaron un documento inicial que enviaron a distintos organismos, incluida la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca. "Les encantó", señala.

De ahí en adelante, Yuste ha estado cinco veces en la Casa Blanca. La última fue el pasado martes, cuando Barack Obama lanzó el proyecto BRAIN, basado en su idea. El proyecto pasó de seis colaboradores a 11 y hoy ya tiene más de 200, contando los más importantes neurobiólogos y físicos de los principales centros de investigación sobre el tema en EE.UU.

Desnudando el cerebro

BRAIN es la sigla en inglés para el nombre del proyecto: Investigación Cerebral a través del Fomento de Neurotecnologías Innovadoras.

El proyecto comenzará en 2014, y contará con la colaboración del Instituto Nacional de Salud (NIH), la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés), y la National Science Foundation (NSF).

Obama

El objetivo principal es tratar y curar enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.

Sin embargo, los US$100 millones destinados para el primer año por el gobierno estadounidense "son pocos", según Yuste. "El gobierno de EE.UU. ha sido conservador. Yo esperaba US$300 millones o más por año, pero no es un buen momento para pedir dinero".

El proyecto también contará con apoyo privado, el que incluye al Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro, que se ha comprometido a gastar US$60 millones al año en proyectos relacionados con la iniciativa del cerebro, y el Instituto Salk para Estudios Biológicos, con US$28 millones.

La idea de lograr descifrar el cerebro es poder entender cómo funciona el órgano más importante en los seres humanos y poder combatir enfermedades derivadas de su mal funcionamiento.

La cura de esas enfermedades ha sido enfocada en combatir sus síntomas, pero sin poder atacar el problema de fondo, hasta ahora desconocido, según Yuste.

"Va a ser mucho más importante que el genoma humano. Es la base de nuestra mente, y cuando la humanidad entienda el cerebro, entenderemos lo que somos, cómo funciona la mente, qué es pensar, qué es recordar, cómo imaginamos".

Tal como la decodificación genética, descifrar los códigos cerebrales implicará varios desafíos éticos y legales, para los cuales el gobierno de Obama ya anunció una comisión. "Somos científicos, pero también ciudadanos responsables. Tendrá un componente ético y legal, consistente con las reglas del juego de las sociedades modernas", indica Yuste.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.