Cuatro escenarios para el futuro de Chipre

  • 23 marzo 2013
Crisis en Chipre

Chipre, uno de los países miembros más pequeños de la Unión Europea, se ha convertido en la víctima más reciente de la crisis económica de la eurozona.

Un acuerdo de rescate por un valor de 10.000 millones de euros (US$13.000 millones) fue acordado con la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) la semana pasada.

Pero desde entonces, el parlamento chipriota rechazó la aplicación de un impuesto a los ahorristas particulares, considerándolo injusto y problemático.

Las autoridades chipriotas están corriendo contra el tiempo, en busca de un plan alternativo que les permita recaudar los US$7.500 millones que necesitan para desbloquear los fondos de rescate antes del próximo lunes, plazo estipulado por el Banco Central Europeo (BCE).

La pregunta del millón es ¿qué podría pasar?

Escenario 1 - Chipre sale del euro

Crisis en Chipre
Sin los fondos del BCE, los bancos chipriotas podrían colapsar.

El escenario más temido sería que Chipre no logre alcanzar un acuerdo con respecto al rescate antes del lunes, por lo que el BCE le cortaría los fondos de emergencia a los dos bancos principales de Chipre, cumpliendo una advertencia en esa sentido.

Ante esa situación, lo más probable es que el sistema bancario chipriota colapse, llevando al gobierno de Chipre a la quiebra y posiblemente resultando en su salida del euro.

No existe un mecanismo oficial mediante el cual los miembros del euro puedan salir del sistema de la moneda única.

Pero si los bancos colapsan, Chipre se quedaría sin un sistema bancario en funcionamiento, sin personas dispuestas a prestarles y con una economía en crisis.

La decisión del BCE dejaría al gobierno con una única opción: salir del euro para imprimir su propia moneda y así dotar al sistema bancario de liquidez.

Dejar el euro también le permitiría devaluar su moneda para ayudar a los exportadores, contribuyendo así a la recuperación de la economía.

El impacto que el supuesto escenario tendría en la zona euro aún no está claro. El riesgo de que se contagien otras economías es pequeño, ya que los bancos europeos no tienen grandes inversiones en la relativamente pequeña economía de Chipre.

Pero, en términos más amplios, su salida podría causar la pérdida de confianza en el proyecto de la eurozona.

Los inversores podrían considerar retirarse de Grecia y de otros miembros de la eurozona que atraviesan dificultades económicas.

Además, si Chipre lograra recuperarse rápidamente de su actual crisis sin la ayuda del euro, los otros miembros podrían cuestionar el valor de la membresía de la eurozona.

Escenario 2 - Chipre alcanza un acuerdo con una solución alternativa

El gobierno de Chipre continúa buscando un acuerdo que le permita recaudar el dinero exigido por la UE y el FMI.

Tras rechazar la propuesta inicial – la implementación de un impuesto a los ahorristas – se han sugerido las siguientes alternativas:

• Un fondo estatal que incluya activos estatales y donaciones de la iglesia • La nacionalización de los fondos de pensiones • La restructuración del sector bancario, incluyendo la división del banco Laiki - el segundo más grande del país - en "banco bueno" y "banco malo". • Que Rusia invierta en la emergente industria del gas natural de Chipre, o efectúe la extensión de un préstamo por 2.500 millones de euro.

El viernes el parlamento chipriota aprobó la restructuración del sector bancario, la creación de un "fondo de solidaridad nacional" y el establecimiento de controles de capitales para evitar un pánico bancario.

La esperanza de que Rusia llegue al rescate es cada vez menor: el Ministro de Finanzas de Chipre regresó con las manos vacías tras reunirse con las autoridades rusas en Moscú el viernes pasado.

El panorama es oscuro, incluso si Chipre logra conseguir los US$7.500 millones y acceder a la ayuda europea.

El rescate incluiría requisitos de austeridad y la confianza en su sector bancario se ha visto muy afectada, lo que podría llevar a un pánico bancario si es que sus puertas eventualmente reabren.

Escenario 3 – El regreso del impuesto a los ahorristas

Crisis en Chipre
Hasta el momento, la Unión Europea ha sido dura con Chipre.

La planeada aplicación de un impuesto destinado a los ahorristas provocó la ira de diputados y ciudadanos chipriotas cuando se planteó la semana pasada.

Pero a menos de que el gobierno encuentre otra manera de recaudar el dinero, es posible que sea su alternativa más viable.

De ser así, es posible que modifiquen la propuesta, para cobrar más a los ahorristas más grandes y proteger a los pequeños ahorradores.

Se cree que esta alternativa afectaría especialmente a clientes rusos, cuyos ahorros en Chipre se estiman en US$26.000 millones.

Los países acreedores europeos como Alemania apoyarían esto ya que están bajo intensa presión política para reducir el monto que gastan en rescatar a sus vecinos del sur de Europa.

Esta medida también podría generar un fuerte impacto en la eurozona.

Algunos analistas advierten que de ser aceptada, sentaría un precedente peligroso en el tema de los rescates económicos en la eurozona.

En rescates anteriores, las cuentas bancarias individuales han sido protegidas y los gobiernos, los inversores privados y los bancos han pagado toda la cuenta.

Los ahorradores bancarios en otros países europeos podrían empezar a temer que sus ahorros también pueden ser objeto de impuestos similares si sus economías afrontan más dificultades en el futuro.

De igual manera, la impopularidad de la tasa bancaria aumentaría la presión pública sobre el gobierno chipriota si deciden darle el visto bueno a esa medida, dificultando la aprobación de las medidas de austeridad que también son requeridas para el acuerdo de rescate.

Escenario 4 - Un mayor rescate de la UE

La Unión Europea ha sido dura con Chipre, exigiéndole alcanzar un acuerdo para el lunes y reaccionando con frialdad ante algunas de las alternativas propuestas.

Sin embargo, si la Unión Europea siente que esta presión no está llevando a una solución a la crisis de Chipre, podría ofrecerle un paquete de rescate más generoso, disminuyendo la suma de dinero que debe ser recaudada internamente.

Las autoridades podrían mostrar simpatía por esta alternativa, teniendo en cuenta que la propuesta del impuesto individual está siendo considerada cada vez más como un error y la amenaza de la salida del país del euro genera demasiada preocupación.

Además, el rescate de Chipre es relativamente pequeño (cerca de US$13.000 millones), en comparación con los dos rescates de Grecia, que sumaron US$311.000 millones.

De cualquier modo, Chipre se enfrenta a un momento económico difícil, mientras se le acaba el tiempo para lograr evitar que su economía colapse.