Experiencias virtuales cada vez más reales

  • 31 marzo 2013
Cabina virtual
Los pilotos hace tiempo que utilizan cabinas virtuales para entrenarse.

Una nueva tecnología está tratando de llevar la realidad virtual hacia algo cada vez más parecido al mundo real.

Las pantallas de 360 grados son capaces de llevar a la audiencia a lugares nuevos y las compañías que están desarrollando este tipo de tecnología esperan conseguir que se tenga una experiencia lo más real posible.

En una habitación especialmente diseñada para este fin, se proyectan imágenes en cada ángulo, incluso en el techo, para que así los espectadores no se limiten a mirar a una pantalla.

Actualmente este tipo de espacios se utilizan para realizar entrenamientos militares, impartir cursos sobre viajes espaciales o realizar tours virtuales por lugares como las pirámides de Egipto.

También existe un gran potencial para los videojuegos.

Hace tiempo que los simuladores de vuelo se basan en estos conceptos, pero una cabina virtual cuesta unos US$20 millones, por lo que aún queda un tiempo hasta que las podamos tener en casa.

"Cuando está bien hecho es una experiencia increíblemente envolvente", asegura Martin Howe, vicepresidente de la compañía Global Immersion.

"Es como estar allí. En cuanto a la tecnología, es como una computadora gigante, una supercomputadora", señala.

"Esto es solo el principio. Podemos poner cualquier cosa en la pantalla", asegura.

Acabar con la incredulidad

Entrenamiento de bomberos
Los sistemas inmersivos son también útiles para el entrenamiento profesional.

Las imágenes están en cualquier lugar al que la persona mire. Incluso la visión periférica es considerada muy importante en un sistema de este tipo.

"Imagínese que fuera por el mundo y solo pudiera ver lo que hay enfrente de usted. ¿Qué parte del mundo vería?", se pregunta Mike Hancock, de Mechdyne, que fabrica el sistema de cueva.

"Si se tiene sólo una pantalla plana, se está cegando la visión periférica, así que no se tiene la información que normalmente se recibe y que también es procesada por el cerebro".

La idea detrás de pantallas más grandes funcionando en cada ángulo es acabar con la incredulidad mientras los espectadores estén ahí dentro.

Ello hace que la respuesta psicológica sea muy similar a la que se da en la vida real.

"En cuanto están en una situación en la que tienen imágenes por todas partes, sienten que están en un entorno que nada tiene que ver con mirar simplemente a una pantalla", explica Colin Yellowley, de Igloo Vision.

El iglú que desarrolla su compañía tiene un marco de acero cubierto con plástico y cuenta con una pantalla de 360 grados con cinco proyectores de alta definición.

Realidad virtual
La experiencia inmersiva tiene un gran potencial para los videojuegos.

Ofrece simulaciones a gran escala y la pantalla realmente te hace sentir la experiencia porque no se puede mirar a otro sitio.

Los bomberos que utilizan el sistema para entrenarse utilizan un joystick para mirar alrededor en vez de moverse físicamente.

Sin duda estos sistemas tienen grandes beneficios para ellos y otras organizaciones que las utilizan.

"Lo que hace es que se tenga una perspectiva más realista", dice Neale Smiles, director de negocio de la compañía de entrenamiento militar H4 Global.

"Pueden llevar a cabo misiones peligrosas. Pueden hacer muchas de las cosas que no se les permite llevar a cabo en situaciones de paz con munición real".

Pero no se trata solo de visión. Los ejércitos piden también que en los entrenamientos haya olor y sonido, como el olor del vómito o de la sangre o el ruido de un helicóptero aterrizando.

Realmente este tipo de entrenamiento está alejado de la clásica lección con un libro de texto y una pizarra.

¿Pronto en casa?

Holograma
A los hologramas todavía les falta sensación de realidad.

Pero además, esta tecnología está cada vez más cerca de los hogares. En la reciente conferencia CES de Las Vegas, Microsoft mostró un concepto que lleva a los videojuegos más allá de las pantallas de los televisores.

En la llamada IllumiRoom, las balas vuelan por la sala, los paisajes salen de la pantalla a través de proyecciones y un sensor de movimiento sigue la posición de los usuarios.

"Borra la frontera entre el contenido de una pantalla y el entorno en el que vivimos, ayudándonos a combinar el mundo virtual y el real", según Microsoft.

Pero ¿puede esta tecnología realmente cambiar la manera en la que consumimos ciertos contenidos?

"Me pareció una distracción", aseguró la periodista de tecnología Melissa Grey.

"En los foros de videojuegos pregunté si la gente lo utilizaría y la mayoría respondieron que no."

"La mente humana solo puede procesar una cierta cantidad de información visual antes de empezar a sentirse abrumada", señaló Grey.

"Los medios envolventes son a lo que se podría llegar algún día, pero no sabemos si las actuales tecnologías son un paso hacia esa dirección", concluyó la periodista.

¿Paro hasta dónde puede llegar la tecnología?

"Queremos construir algún día una holocubierta (como la de Star Treck)", dice Martin Howe.

"Necesitamos una serie de desarrollos que todavía no existen, así que está bien. Hay mucho espacio para avanzar".

"Falta un largo camino, pero es la dirección en la que van este tipo de tecnologías", concluye el experto.

Contenido relacionado