BBC navigation

Cómo saber si la advertencia de Israel frente a Irán va en serio

Última actualización: Jueves, 21 de marzo de 2013
Benjamin Netanyahu

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llega a Israel en medio de una creciente sensación de urgencia entre los dirigentes israelíes sobre el programa nuclear de Irán y la posibilidad de que tome acciones militares para impedirlo.

La ventana para resolver la crisis por medios pacíficos - que según dijo en la ONU en septiembre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, podría darse para primavera o verano - se está cerrando, mientras aumenta la posibilidad de un ataque militar.

Entonces, el primer ministro, frente a una audiencia global, realizó una caricatura de una "bomba nuclear" iraní y, con un rotulador rojo, trazó una línea en la parte superior dejando claro hasta donde le iba a permitir llegar a Irán en su camino hacía el enriquecimiento de uranio.

Apenas unos días antes, Estados Unidos había rechazado los intentos de Israel de establecer plazos públicamente, reiterando la preferencia por las negociaciones como "el mejor enfoque de lejos".

En opinión de Netanyahu, las conversaciones con Irán sólo han servido para que éste compre tiempo para terminar su proyecto nuclear, y no tienen sentido a menos que estén acompañadas de una amenaza militar creíble.

La cuestión sobre la que los observadores y analistas discrepan es sobre si es esto es simplemente una estrategia de Netanyahu para aplicar la máxima presión posible sobre EE.UU. para que adopte medidas más robustas para obtener resultados, o si en realidad lanzaría un ataque.

"No es una amenaza vacía", dice Giora Eiland, exdirector del Consejo Nacional de Seguridad de Israel. "Él cree que si, al final del día, todas las demás opciones se han agotado - y sólo hay dos opciones: o te acostumbras a las armas nucleares en Irán o tratas de detenerlo mediante técnicas israelíes - preferirá la segunda".

Inteligencia israelí

De hecho, un programa de investigación israelí dijo que en 2010 Netanyahu dictó una orden a los militares israelíes para prepararse para un ataque contra Irán en cuestión de horas si era necesario, pero que la orden fue cancelada debido a la fuerte oposición de los militares y los jefes de inteligencia en Israel.

Una serie de informes, en agosto de 2012 también sugirieron que Israel estaba preparando un ataque antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre.

"La posibilidad de un ataque israelí es realista, e incluso probable, en determinadas circunstancias"

Shlomo Brom, del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv.

En ese tiempo, sin embargo, varios ex jefes de los servicios de inteligencia de Israel declararon públicamente su oposición, diciendo que un ataque a Irán sería infructuoso y contraproducente.

Entre ellos se encontraba el exdirector de la agencia nacional de inteligencia Yuval Diskin, quien dijo que bombardear las instalaciones nucleares de Irán sólo conduciría a acelerar su programa.

Sin embargo, las opiniones contrarias se basan en el precedente del bombardeo israelí del reactor nuclear Osirak de Irak en 1981.

"Cuando estábamos planeando Osirak, creímos que la operación retrasaría el programa nuclear de Irak por tres o cuatro años", dice Shmuel Bar, director de Estudios del Instituto de Política y Estrategia en Herzliya.

"En realidad, lo retrasó 10 años. Así que nunca se sabe cuando se barajan las cartas los resultados que se van a obtener. Así que desde el punto de vista de la crítica de que Israel no lo hará porque Israel sólo puede hacer un daño limitado, creo que es un error".

Es posible, sin embargo, que este resultado sólo pueda lograrse si Netanyahu actúa más temprano que tarde. El exministro de Defensa, Ehud Barak, dijo que Irán podría llegar a una "zona de inmunidad" - el punto en el que la fortificación de sus instalaciones nucleares haría que un ataque militar fuera ineficaz - tan pronto como en primavera.

Las encuestas sugieren que los israelíes consideran a un Irán nuclear como su principal amenaza

Sin embargo, el factor más importante para influir en cualquier decisión de atacar a Irán serán informes de inteligencia israelíes.

Aunque los servicios de inteligencia aún no han aprobado un ataque, su posición podría cambiar en cualquier momento - si, por ejemplo, se cree que el líder supremo iraní, el ayatolá Jamenei, se ha decantado por una bomba nuclear.

"La posibilidad de un ataque israelí es realista, e incluso probable, en determinadas circunstancias", dice Shlomo Brom, del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv.

"Por ejemplo, una situación en la que Israel tenga inteligencia creíble de que Irán está a punto de alcanzar la capacidad militar", un proceso que podría tomar tan poco como un par de semanas. Esta es la "etapa final" que Netanyahu dijo que nunca permitiría que Irán comenzará.

Perspectiva histórica

Al juzgar si Netanyahu ordenaría un ataque o no, hay que tener en cuenta las fuerzas que dan forma a su personalidad, en particular la importancia con la que ve la historia y la idea del destino.

Ahmadinejad

Muchos israelíes consideran el programa nuclear de Irán como su principal amenaza.

"La historia no perdonará a los que no detengan el programa nuclear de Irán", dijo en enero.

Una y otra vez ha establecido paralelismos entre la crisis nuclear iraní y el fracaso del mundo para evitar la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, mientras todavía existía la oportunidad.

"No creo que las amenazas de Netanyahu sean retóricas", dice Bar. "Hay que ponerlo en un contexto histórico de un líder de una cierta edad que tiene una tendencia a, no sólo mirar a la política, sino también a su papel en la historia.

"No hay ninguna duda en su mente de que Irán quiere adquirir un arma nuclear, y lo hará si se le permite. Si es primer ministro y eso pasa, entonces pasará a la historia como la persona que permitió materializarse a la amenaza existencial, sobre todo después de haber dicho que no lo iba a permitir. Así que eso es una tremenda presión sobre cualquier líder político para tomar medidas".

Sin embargo, las frecuentes advertencias de Netanyahu son tomadas por algunos como una indicación de que no tiene la intención de actuar. Entre los escépticos está Yossi Melman, uno de los principales periodíastas sobre la seguridad e inteligencia de Israel.

"Las amenazas de Netanyahu no son realistas. Siempre está hablando de ello. Si hablas de ello demasiado, entonces no creo que tengas intenciones de hacerlo, ya que en el pasado, cuando Israel y los líderes israelíes querían hacer algo lo hicieron sin hablar", dice Melman, autor de Spies Against Armageddon: Inside Israel's Secret Wars.

"Ese fue el caso cuando destruyó el reactor nuclear de Irak, ese fue el caso en 2007 con el reactor nuclear sirio. Sí, Netanyahu está al tanto de la historia, pero está haciendo esta comparación estúpida e innecesaria con el Holocausto. No estamos ante un nuevo Holocausto .

"Creo que Israel no atacará a Irán por muchas razones, sobre todo porque Estados Unidos no quiere que Israel ataque a Irán. Es tan simple como eso".

Opinión pública

La posición de Estados Unidos es fundamental para cualquier decisión israelí de atacar a Irán, y es de vital importancia en la formación de la opinión pública israelí sobre el tema.

"No creo que Israel ataque a Irán y no creo que Irán ataque a Israel porque significaría la destrucción mutua asegurada"

Ronny Edry, fundador de "Israel ama a Irán".

Encuestas realizadas en el verano y otoño del año pasado sugieren que la mayoría de los israelíes se oponen a la acción militar contra Irán sin el apoyo de EE.UU..

Yehuda Ben Meir, del proyecto Opinión Pública y Seguridad en el Instituto Nacional de Estudios de Seguridad, cree que esto tiene que ver en gran parte con no querer poner en peligro el apoyo de EE.UU. a Israel.

"Está claro que este es un factor muy importante en la opinión pública israelí a causa de la tremenda importancia que los israelíes atribuyen a la estrecha relación con Estados Unidos", dice.

"Si el público no ve un ataque como un motivo de tensión en las relaciones americano-israelí, entonces el apoyo será mucho más alto."

Shmuel Bar señala que Israel no informó a Washington antes del ataque a Osirak o su presunto ataque contra el reactor sirio, y puede adoptar el mismo enfoque para atacar a Irán, como una forma de eludir una potencial "luz roja" de EE.UU..

Aun así, hay quienes rechazan un ataque contra Irán bajo cualquier circunstancia.

El diseñador gráfico, Ronny Edry, ha canalizado parte de esa oposición a través de un movimiento generado en Facebook llamado "Israel ama a Irán".

En su primer aniversario ha cosechado más de 108.000 me gusta, un tercio de los cuales provienen de israelíes.

"Hemos sufrido esta potencial guerra con Irán durante más de 10 años, pero para mí es una gran amenaza vacía", dice, sentado en su apartamento del tercer piso en Tel Aviv.

"No creo que Israel ataque a Irán y no creo que Irán ataque a Israel porque significaría la destrucción mutua asegurada, pero si usted habla demasiado acerca de la guerra es muy peligroso. En algún momento vas a tener que demostrar lo que vales, vas a tener que ir allí, así que lo que realmente necesitamos hacer ahora es calmar la situación".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.