En el aeropuerto Evo Morales puede aterrizar un conflicto

  • 20 marzo 2013
Evo Morales
"Es un problema de las autoridades locales, a mí no me metan. Mi pedido es que resuelvan entre ellos", dice Morales.

El aviador Juan Mendoza contra el presidente Evo Morales: el conflicto por el nombre del aeropuerto de Oruro, en el altiplano minero boliviano, amenaza con ser la chispa que desate el primer conflicto social del año en Bolivia.

El ahora aeropuerto Evo Morales, que llevaba más de cuatro décadas en desuso, había sido inaugurado en 1942 rindiendo honores a Juan Mendoza, pionero de la aviación boliviana.

Mendoza tiene la consideración de héroe. En 1916, consiguió que los orureños financiaran sus estudios de piloto en Buenos Aires y de allí regresó entre vítores. Pocos años más tarde se convirtió en el primer boliviano en surcar los cielos del altiplano.

Con tres días de paro generalizado y enorme tensión en el ambiente, Oruro se debate entre quienes defienden que conserve el nombre del presidente, la mayoría oficialista de la cámara legislativa regional y la Federación de Campesinos de Oruro, y quienes exigen que regrese a llamarse Mendoza: comité cívico y otros movimientos de la sociedad civil.

Y en medio, el propio mandatario, pues Morales –originario de Oruro aunque fraguó su carrera política en el trópico cocalero de Cochabamba– quien alega que jamás se le hubiera ocurrido una idea así y que el problema debe ser resuelto por los propios orureños.

"Sin consulta"

La lucha contra el cambio de nombre la encabeza la presidenta del Comité Cívico local, Sonia Saavedra. Eso, pese a que reconoce que no fue hasta el año pasado que se enteró de quién había sido Mendoza.

Junto a la principal central sindical y otras organizaciones de la sociedad civil, Saavedra mantiene Oruro paralizada en una huelga general que incluye bloqueos de carreteras. Con ellos quieren salvar "la memoria histórica".

La protesta afecta además a buena parte del país, pues Oruro, ciudad eminentemente minera y andina, sirve como una especie de cruce de caminos entre las principales capitales.

Según Saavedra, todo empezó cuando en septiembre un periódico local denunció que se iba a cambiar el nombre del aeropuerto sin que todavía se supiera cuál iba a ser.

"Entonces llega una infinidad de cartas al Comité Cívico", le explicó Saavedra a BBC Mundo, quien dijo que entonces se organizaron jornadas para divulgar quién había sido Mendoza.

"Nos enteramos de su historia y del porqué de la reacción ante el posible cambio de nombre", dijo al tiempo que asegura que le pidió a la presidencia del gobierno que no se hiciera el cambio.

Ante el regreso del rumor en febrero, se dedicaron a difundir la historia de Juan Mendoza y retomaron la campaña contra la modificación del nombre. Lo que sin embargo fue consumado la primera semana de febrero.

Es por eso que las organizaciones de la sociedad civil de Oruro han ido incrementando la intensidad de su protesta hasta llegar al paro general de estos días.

Por su parte, la propia Saavedra se ha visto obligada a abandonar el piquete de huelga de hambre.

"No quiero que haya enfrentamientos, pero parece que eso no lo ha entendido el gobierno, pero desde ayer de manera inmisericorde arremete contra los dirigentes argumentando que nos financian desde el exterior o la derecha", le dijo.

Según Saavedra, el cambio fue obra de algunos, no todos, asambleístas del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), quienes "con una ley anónima" y "sin consulta, van y le cambian el nombre al aeropuerto".

"Comité político"

La propuesta de bautizar al aeropuerto con el nombre del presidente tiene su origen en la bancada oficialista de la Asamblea Legislativa Departamental, autores de la ley.

Uno de sus más prominentes defensores en los medios ha sido el diputado Marcelo Elío, quien considera que es una minoría la que desea mantener el nombre de Mendoza, impuesto, a decir del parlamentario, en "el Estado colonial, discriminador, minero-feudal".

Para el diputado, Evo Morales, es al contrario, un "símbolo del nuevo Estado plurinacional" inaugurado con la última Constitución.

En La Paz, el diputado oficialista Galo Bonifaz, acusó a Saavedra de dirigir lo que "ya no es un comité cívico sino político". "Nos parece una decisión desubicada y hasta ridícula", dijo respecto a la protesta.

"Es justo reconocer el trabajo que realiza nuestro presidente Evo Morales (…). Los sueños orureños se cumplen con este aeropuerto", dijo Bonifaz.

De momento, la salida propuesta por el presidente de la Asamblea Legislativa Departamental, el también oficialista Valerio Chambi, está en o bien convocar un referéndum o someter la ley al juicio del Tribunal Constitucional.

"A mí no me metan"

"Es un problema de las autoridades locales, a mí no me metan. Mi pedido es que resuelvan entre ellos", declaró el presidente en comparecencia ante los medios.

El presidente comentó que el aeropuerto fue reconstruido con financiación del gobierno estatal y la "colaboración de Venezuela". "Pero no teníamos conocimiento de lo del nombre".

Saavedra, sin embargo, aseguró que el presidente ya sabía del problema días antes de la aprobación de la ley, ya que el 6 de febrero, en el desfile por el aniversario del departamento, pues allí "toda la gente vitoreaba ‘Juan Mendoza, Juan Mendoza’". "¿Cómo no lo va a saber el presidente?", se preguntó.

En cualquier caso, Morales insistió en que no fue iniciativa suya y que el asunto escapa de su competencia, que se limita a construirlo

"Les pido que entre ellos resuelvan su problema. No es un problema del presidente ni del gobierno nacional. Lo nuestro era hacer un aeropuerto internacional", dijo.

Eso no basta para Saavedra, que quiere que el presidente le exija a los suyos reponer el nombre original a la pista: "Acudimos a su autoridad como presidente y orureño para que le ordene a los asambleístas restituir el nombre Juan Mendoza al aeropuerto para que Oruro no convulsione".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.