En México la homofobia se paga con multa

  • 8 marzo 2013
Marcha de orgullo gay en México
En México los insultos homofóbicos son comunes

En México, como en otros países de América Latina, los insultos con palabras homofóbicas son comunes. Pero una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puede cambiar la historia.

La mayoría de los ministros del tribunal estableció que palabras como "puñal" o "maricón", una forma denigrante de definir a una persona homosexual, son discriminatorias.

Expresiones como ésas no están protegidas por el derecho a la libertad de expresión, señaló la Corte, y quienes las usen en medios de comunicación pueden ser sancionados legalmente mediante un juicio por daño moral, que se castiga con el pago de fuertes indemnizaciones a los afectados.

"Las manifestaciones homófobas son una categoría de discursos del odio, los cuales se identifican por provocar o fomentar el rechazo hacia un grupo social", indicaron los ministros de la Primera Sala de la Corte.

Pareja gay México
La medida busca combatir la discriminación contra las personas de orientación homosexual.

Organizaciones civiles ven en este fallo "un gran avance" que puede tener un fuerte impacto cultural, le dijo a BBC Mundo Aarón Rojas, coordinador de la campaña Reacciona México que lucha contra la discriminación sexual en redes sociales de Internet.

"El uso de este lenguaje, desde muy pequeños, nos hace ver natural la forma como nos tenemos que referir a las cosas", explicó.

"Con el paso del tiempo no es sólo el lenguaje porque luego viene la violencia contra la mujer o coartar derechos a las minorías".

Disputa legal

La decisión de la SCJN puso fin a una prolongada disputa legal entre dos periodistas de Puebla, al sur de Ciudad de México.

En su columna de un diario local uno de los comunicadores llamó "puñal" al director de otro periódico donde, según él, sólo escriben "maricones". El aludido demandó a su agresor y tras varios juicios el caso llegó a la Corte.

Pero éste es sólo uno más de los casos de discriminación y violencia contra personas con preferencia sexual distinta, apuntó Rojas. "México es todavía un país bastante homófobo".

"El modelo en que fuimos educados desde pequeños es el machismo, hay una heteronormatividad de cómo debemos ser los hombres y las mujeres. Una orientación diferente rompe con esta educación".

Las redes sociales de internet, como Twitter o Facebook, son espacios donde frecuentemente aparecen actitudes homofóbicas.

Una víctima reciente es la periodista Carmen Aristegui, que conduce algunos de los espacios más críticos del país y quien denunció a varias cuentas falsas de Twitter con su nombre desde las que ha sido calificada como "lesbiana".

"Se utiliza el tema de la sexualidad como una herramienta para denostar, descalificar, estigmatizar en un discurso de odio y de utilización infame de una herramienta como pueden ser las redes sociales", dijo la comunicadora en su programa radial Noticias MVS, Primera Edición.

"Finalmente es un elemento que se coloca en el terreno de la cobardía, porque el anonimato de las redes es tremendo", advirtió.

Manual

Periodista mexicana Carmen Aristegui
La periodista Carmen Aristegui ha sido atacada en redes sociales de internet

¿El fallo de la Corte puede combatir el uso de expresiones homófobas en los medios?

Sí, confía el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). "Será un referente para clarificar la discusión pública de la validez de emitir mensajes y expresiones en el ámbito público y privado basadas en el discurso de odio", indicó el organismo.

Y es que el lenguaje homofóbico es frecuente en varios medios de comunicación, tanto en poblaciones pequeñas como en las grandes ciudades del país.

De hecho, en 2011 el Conapred y la Red de Periodistas de a Pie editaron el manual Escrito sin d. Sugerencias para un periodismo sin etiquetas, con el que se pretende orientar a los comunicadores para que no usen términos impropios especialmente al referirse a la comunidad lésbico, gay y transexual.

Aunque el manual se ha difundido entre periodistas de casi todo el país, es apenas una parte del esfuerzo para eliminar el lenguaje discriminatorio de los medios, reconocen activistas.

Hasta ahora la tarea más difícil se encuentra en internet, donde temas y frases contra la diversidad sexual suelen ser muy populares.

En ese espacio que en México no está regulado, la batalla es intensa recuerda Aarón Rojas. "Hay acciones muy concretas para abatir el mal uso del lenguaje", afirmó.