La mujer que quiere derribar la barrera del sexo en la NFL

  • 2 marzo 2013
Lauren Silberman
Lauren Silberman no les teme a los jugadores hombres.

Lauren Silberman hará historia en el deporte este domingo cuando se convierta en la primera mujer en aspirar a jugar al fútbol americano profesional.

Junto a cientos de postulantes hombres, esta neoyorquina de 28 años tomará parte en una de las 10 pruebas regionales - conocidas como "combinados" - en un intento por llamar la atención de decenas de cazatalentos de los 32 clubes de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés).

Pero el factor clave no es que se le haya permitido participar, sino que pueda demostrar que tiene el potencial para obtener un contrato profesional.

El fútbol americano es conocido por su brutalidad, velocidad y fuerza, por lo tanto, teniendo en cuenta las diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres, ¿cómo puede pretender competir Silberman?

Al igual que muchos antes que ella, Silberman -que juega como pateadora- llegó al deporte a través del fútbol tradicional. Al haber jugado con la pelota redonda durante toda su vida, incluso mientras estudiaba en la universidad en Wisconsin, no hay duda de que adquirió una buena técnica de golpe al balón.

Presión

Rara vez los pateadores tienen que taclear al rival. La mayor exigencia, en cambio, reside en hacerle frente a la presión de anotar goles de campo cuando el resultado final del partido está en juego.

Felizmente, gracias a su vida profesional, Lauren es una experta en el aspecto psicológico del deporte de élite en general y, en particular, en cómo los atletas deben prepararse mentalmente.

En el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Silberman escribió una tesis de maestría sobre cómo los deportistas pueden utilizar los videojuegos para analizar y mejorar su rendimiento, y usó este conocimiento para poner en marcha su propio negocio de consultoría destinado a ayudar a los atletas a hacer precisamente eso.

Entonces, ¿cómo ve el hecho de que ella misma esté haciendo historia?

"No sabía que yo era la primera mujer inscrita", le dijo al sitio NFL.com. "Yo realmente esperaba que la norma 2012, un hito histórico que nos permite a las mujeres jugar, incitaría a más mujeres a probar suerte este año", admite.

Decisiones

"Pero para mí, lo importante es tener finalmente la oportunidad de cumplir mis sueños, tratando de jugar en la liga de fútbol americano más competitiva del mundo".

Silberman se refería a una decisión tomada por la NFL en diciembre de 2011 que elimina cualquier barrera de género.

Jugadoras
El paso por este deporte en las universidades es crucial.

"Los tiempos están cambiando", explicaba el comisionado de la liga, Roger Goodell, en aquel momento.

"El ejército está a punto de permitir que las mujeres entren en combate. Si las mujeres van a estar luchando en el campo de batalla, ¿cómo podemos impedirles jugar al fútbol? No es justo".

Sin embargo, lo más probable es que no logre entrar a la NFL. Por cada historia de éxito como la de Greg "Legatron" Zuerlein - quien impresionó a nivel regional el año pasado en los combinados y acaba de disfrutar de una excelente tempo rada como novato con los Carneros de San Luis - hay muchas otras que no lo logran.

Una desventaja considerable para Silberman es su falta de experiencia en el ámbito universitario. Los deportes universitarios en Estados Unidos son muy importantes.

Los grandes juegos entre universidades se disputan ante multitudes enormes y con frecuencia se transmiten por la televisión nacional.

¿Truco?

Jim Messenger, entrenador del equipo femenino de principiantes británico, explica: "Sería increíble si esto realmente ocurre y que no se trate sólo de un truco publicitario, pero es muy difícil abrirse paso en el juego de los hombres si no es a través de un programa universitario.

"El nivel de habilidad puede ser alto pero si nunca se ha jugado frente a 100.000 personas la presión es muy fuerte".

En principio, sin embargo, él no pone ninguna objeción a que Silberman realice la prueba.

"Tenemos algunas chicas que han jugado en la liga universitaria en Reino Unido, y lo han hecho bastante bien. Ciertamente, en la Universidad de Hertfordshire hay un par de mujeres que son mejores que algunos hombres".

Una de sus jugadoras, Beccy Small, se siente inspirada por las hazañas de Silberman.

Esta receptora y esquinera de 26 años, que comenzó a jugar en el equipo femenino de la Universidad de Hertfordshire hace 18 meses, se sintió atraída por primera vez hacia ese deporte, mientras veía jugar a sus amigos varones.

"Me gusta el aspecto físico del juego. A veces, cuando jugamos contra hombres se contienen un poco ante nosotras, pero a mí me gusta cuando van a por todas contra nosotras".

En cuanto a aquellos que pudieran burlarse de las soñadoras como Silberman, Small dice: "No creo que el género deba importar si ella es lo suficientemente buena para jugar. Siento un gran respeto por ella y realmente espero que lo logre".

"Espero que ella motive a más mujeres a practicar el deporte, especialmente en Reino Unido".

Eso es en parte lo que motiva Silberman, quien explica: "Me doy cuenta de que quizás no logre entrar a la NFL este año, pero estoy conociendo a gente interesante y perfeccionando mi técnica. Independientemente del resultado de mi prueba, espero algún día poder contribuir a fortalecer la liga.

"Voy a hacer mucho ejercicio antes de dar la prueba y estoy tratando de poder anotar un gol de campo de 60 yardas (distancia cercana al récord de la NFL)".

Y, si lograra ser fichada por un club de la NFL, ¿cómo se sentiría ante la perspectiva de enfentarse a rivales gigantes de 150 kilos?

"Espero tener una buena línea ofensiva que no permita que nadie me llegue a taclear", responde.