BBC navigation

Las sombras del legado de Chávez en América Latina

Hugo Chávez junto a más mandatarios latioamericanos.

Desde el anuncio de la muerte de Hugo Chávez el martes, jefes de Estado y analistas han dicho que el líder venezolano dejó en América Latina un legado y un vacío difícil de llenar. Pero, ¿hasta qué punto Chávez transformó la región?

Durante los 14 años que gobernó Venezuela, Chávez fue una figura protagónica en el continente, que nunca ocultó su intención de cambiar el mapa geopolítico latinoamericano con su "revolución bolivariana".

Y según varios observadores, el militar y político venezolano fallecido a los 58 años enfermo de cáncer tuvo varias ventajas para impulsar su proyecto socialista regional.

Entre ellas, contó con un carisma peculiar, millones provenientes del petróleo venezolano y un creciente descontento de los latinoamericanos tanto con las políticas económicas liberales de los años 90 como con los gobiernos estadounidenses, especialmente el de George W. Bush.

En base a esto, lideró alianzas contra Washington tras ganar sus primeras elecciones y asumir la presidencia en 1999, y estrechó lazos políticos y económicos con varios países de la región.

Chávez fue un “firme promotor de la construcción y fortalecimiento de la integración regional, por lo que el mejor homenaje que podrá rendírsele es preservar su legado”, señalaron en un comunicado el miércoles los presidentes Cristina Fernández de Kirchner (Argentina), Dilma Rousseff (Brasil) y José Mujica (Uruguay), socios de Venezuela en el Mercosur.

La idea de que su liderazgo será difícil de ser asumido por otro latinoamericano también ha sido esbozada.

“Chávez dejará en el corazón de la historia y en las luchas de América Latina un vacío”, dijo Rousseff tras el anuncio de la muerte.

Pero algunos analistas creen que el liderazgo exterior del venezolano también tuvo límites y Chávez nunca llegó a constituir un paradigma político-económico regional, aunque algunos gobernantes de izquierda sí emularon su modo de gobernar.

"No pudo realmente producir un modelo atractivo para la región", sentencia Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de análisis regional independiente con sede en Washington.

Chávez o Lula

Hugo Chávez y Lula.

Para Shifter el modelo de Chávez se diferencia del de Lula porque este último conjugó inclusión social con economía de mercado.

Shifter evaluó que "el gran aporte de Chávez fue identificar los problemas de injusticia y desigualdad social" que América Latina arrastra desde hace décadas y son su talón de Aquiles.

"No había habido otro líder que hubiera puesto tan alto en la agenda este tema y eso va a ser un legado de largo plazo", le indica a BBC Mundo.

"No había habido otro líder que hubiera puesto tan alto en la agenda este tema y eso va a ser un legado de largo plazo"

Michael Shifter

Pero agregó que, pese al poder y los recursos que Chávez tuvo, y a que la pobreza bajó durante su gobierno en Venezuela, al país le faltó representar una alternativa regional de desarrollo como lo fue para la izquierda Cuba en los años 60 o Brasil durante la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, que conjugó inclusión social con economía de mercado.

"Nadie dice en otros países: 'Queremos ser como Venezuela'", señala.

Para algunos eso se debe a los obstáculos que enfrentó Chávez.

Juan Carlos Monedero, profesor de ciencia política en la Universidad Complutense de Madrid y exasesor del mandatario venezolano, dice que éste debió "confrontar de manera radical a las oligarquías" que querían impedir una redistribución de la renta.

A su juicio, a diferencia de lo que ocurrió en Venezuela, en países como Brasil existen más posibilidades de poner en marcha mecanismos de reparto de la riqueza mediante acuerdos o consensos.

"Eso explica porqué es más amable el ejemplo de Lula que el de Chávez", sostiene Monedero, investigador del Centro Internacional Miranda, que asesora al gobierno venezolano.

El propio Lula admitió en un artículo de opinión publicado este jueves en el diario estadounidense The New York Times que Chávez fue una figura “polarizante y a menudo controvertida”, pero elogió su compromiso con los pobres venezolanos y con la causa de la integración latinoamericana, que sostuvo debe mantenerse.

Reescribiendo constituciones

Nadie discute en estos días que el liderazgo de Chávez trascendió las fronteras venezolanas.

Esto fue claro en la creación el ALBA, la alianza que impulsó con Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y los caribeños Dominica, San Vicente y Antigua (Honduras dejó de ser miembro tras el golpe de Estado que depuso a Manuel Zelaya en 2009).

Algunos ven esta entidad como un bloque movido con petróleo venezolano subsidiado, clave para que el comercio de Caracas con sus socios creciera US$4.200 millones entre 2004 y 2010 según cifras oficiales.

El subsidio venezolano a Cuba es considerado un pilar fundamental para los gobiernos de los hermanos Fidel y Raúl Castro, comparable según estudios económicos al que la isla recibió antes de la Unión Soviética.

Hugo Chávez junto a su hija y su nieta.

Para muchos las influencia de Chávez logró frenar la de Washington en la región.

Ecuador y Bolivia, por su parte, efectuaron "refundaciones constitucionales" con rasgos comunes a la Carta Magna de Venezuela, como la posibilidad de que los presidentes sean reelectos más de una vez, recuerda Marcelo Coutinho, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Federal de Río de Janeiro.

"Muchos las leen como no democráticas, otros como una profundización de la democracia", dice. "Depende desde dónde estés mirando".

Los gobiernos de esos países han sido acusados de tendencias autoritarias y, según Coutinho, coinciden en impulsar un "capitalismo de Estado" y en sus intentos de "no permitir que la prensa sea libre (y) fiscalice al gobierno".

Más allá de la región andina

La imagen de Hugo Chávez en una camiseta.

Nadie discute que el liderazgo de Chávez trascendió las fronteras venezolanas.

La influencia de Chávez fue bastante más lejos del arco bolivariano y para muchos contribuyó a reducir la que tenía Washington en la región.

Venezuela prestó asistencia económica sin cuantificar a países como Argentina, sobre la cual Chávez dijo en 2007 que había ayudado a "liberarse del Fondo Monetario Internacional".

Caracas también le ofreció auxilio financiero a Uruguay en 2005 y recientemente envió más de 200 militares al país para un "intercambio formativo" visto como un acto político desde la oposición.

El presidente uruguayo, José Mujica, ha agradecido públicamente la "generosidad" de Chávez con su país.

Pero no todo fue armonía entre el líder venezolano y sus vecinos.

La presunta presencia de la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en suelo venezolano generó tensiones con Caracas durante el gobierno de Alvaro Uribe.

Sin embargo, el actual presidente colombiano Juan Manuel Santos mejoró la relación con Chávez, a quien definió como "fundamental" en las negociaciones que su gobierno abrió con las FARC en procura de acabar el conflicto interno.

Chávez también promovió la creación de organismos regionales sin Estados Unidos, entre ellos la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur), que sin embargo algunos vieron más bien como una herramienta de Brasil para contener a Caracas.

Además consiguió que Venezuela ingresara como miembro pleno al Mercosur en julio, un mes después que Paraguay fuera suspendido del bloque por la destitución del presidente Fernando Lugo. El Senado paraguayo se negaba a aprobar ese ingreso.

Sin embargo, algunas instituciones impulsadas por Chávez, como el Banco del Sur, están lejos de cumplir con las expectativas con que fueron concebidas.

Hablando por todos

Hugo Chávez y Fidel Castro.

Hugo Chávez bromeando junto a una foto de Fidel Castro.

Marta Lagos, directora ejecutiva de la empresa de opinión pública regional Latinobarómetro, le dice a BBC Mundo que Chávez buscó algo inédito para un presidente sudamericano: hablar en nombre de la región, se lo hayan pedido o no.

Pese a ello, señala que en sus encuestas Chávez nunca fue uno de los líderes mejor evaluados del continente y en los últimos años su nivel de aprobación regional cayó hasta ubicarse entre los peores.

En un sondeo de Latinobarómetro realizado en 18 países del continente y divulgado en octubre de 2011, Chávez apareció con 49% de aprobación a su gestión.

Ese descenso ocurrió incluso en países aliados de Venezuela, como Bolivia o Ecuador, sostiene Lagos.

"Sus intervenciones en los países de América Latina, ya sea con ayuda monetaria o lo que fuese, no fueron bien vistas por los pueblos", asegura.

Sin embargo, Monedero sostiene que en América Latina Chávez será recordado como "el último libertador" por su lucha contra el neoliberalismo.

Coutinho evalúa, en cambio, que Chávez fue "una última esperanza de una parte de la izquierda todavía viuda del socialismo muerto con la Unión Soviética".

"La esperanza de un nuevo socialismo", dice, "de que el socialismo no murió".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.