Por qué deben preocuparnos los impactos de asteroides y cometas

  • 16 febrero 2013
Asteroide

Este viernes una lluvia de meteoritos dejó cientos de heridos en Rusia, rompiendo ventanas y dañando edificios. Más tarde en el día el asteroide 2012 DA14 pasó muy cerca de nuestro planeta, a una distancia de tan solo 28.000 kilómetros.

Estos dos eventos, no conectados, ponen en evidencia los peligros que suponen los restos de materiales cósmicos. ¿Cuáles son los riesgos?

Lea: Llega el asteroide que acariciará la tierra

El 2012 DA14 no implica ningún peligro, pero ¿que pasaría si una roca de similar tamaño fuese a golpearnos?

No sabemos con seguridad de qué está hecho el 2012 DA14. Pero los asteroides que miden menos de 100 metros de diámetro y están hechos de material rocoso, pueden romperse en la atmósfera.

Lea: Lluvia de meteoritos deja más de 900 heridos en Rusia

Asteroide
El 2012 DA14 pasará tan cerca que podrá verse con binoculares.

Datos desclasificados de satélites militares estadounidenses (diseñados para monitorear posibles pruebas nucleares) muestran que muchas de estas rocas se pueden quemar antes de llegar a la Tierra.

Pero, ocasionalmente, uno de estos fenómenos se puede dar lo suficientemente cerca del planeta como para causar daños considerables.

En 1908, un asteroide o un cometa que medía decenas de metros de diámetro se desintegró a unos 10 kilómetros sobre Siberia. La explosión afectó a unos 80 millones de árboles en un área de 2.000 kilómetros cuadrados cerca del río Tunguska, por suerte una región poco habitada.

Una teoría propone que le objeto que explotó en Siberia era un fragmento del cometa Encke. Esta bola de hielo y polvo fue responsable de una lluvia de meteoritos llamada Beta Taurids, que se desplomó sobre la atmósfera de la tierra a finales de junio y julio, la misma época en la que se dieron los eventos del río Tunguska.

Estos objetos son tan solo grandes amalgamas de roca o metal. ¿Por qué tienen efectos tan destructivos?

Las pequeñas rocas o meteoritos que caen sobre nuestro planeta continuamente viajan muy rápido, puede que a decenas de kilómetros por segundo. Pero, como se ha mencionado ya, la mayoría se desintegran antes de llegar a la Tierra.

Para aquellas rocas que pesaban más de unos cuantos cientos de toneladas, sin embargo, la fricción atmosférica tiene poco efecto en sus velocidades. Una roca con tal cantidad de masa viajando a tal velocidad desprende una enorme cantidad de energía cuando golpea a la superficie del planeta.

Esto sucede porque la energía cinética de la roca espacial es el producto de la mitad de la masa y el cuadrado de la velocidad. En otras palabras, si doblas la velocidad del objeto, su energía cinética se incrementará por un factor de cuatro.

¿Qué tan grandes pueden llegar a ser?

Asteroide
Los científicos están trabajando en varios sistemas para desviar de su trayectoria a los asteroides.

El asteroide que pasará cerca de nuestro planeta es un "enano" comparado con otros fragmentos de material cósmico.

El impacto que provocó la desaparición de los dinosaurios hace 65 millones de años fue probablemente causado por un objeto de unos 15 kilómetros de ancho.

La roca espacial atravesó la atmósfera y cayó en la península de Yucatán, en México. Los científicos estiman que la energía explosiva liberada en el impacto fue equivalente a 100 trillones de toneladas de TNT, miles de millones de veces mayor que las bombas atómicas que cayeron en Hiroshima y Nagasaki.

El enorme cráter que queda como evidencia mide unos 180 kilómetros de diámetro.

¿Cuánto sabemos de lo que hay allí afuera?

Hay un número de organizaciones alrededor del mundo que se dedican a catalogar los objetos potencialmente peligrosos que nos rodean. Uno de ellos es el programa de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés) de la agencia espacial estadounidense NASA, que administra y financia la búsqueda, estudio y vigilancia de asteroides y cometas cuyas órbitas los traen periódicamente cerca de la Tierra.

En 1998 la NASA empezó a compilar un inventario de rocas espaciales de más de un kilómetro de diámetro. Pero en 2005 la agencia se planteó el más difícil objetivo de catalogar objetos de hasta 140 metros de diámetro. Aspira a encontrar el 90% de todos ellos antes de 2020.

Pero el cercano vuelo del 2012 DA14, el meteorito que golpeó Rusia y la próxima llegada del cometa Ison en noviembre muestran que todavía nos quedan muchos detalles por conocer.

¿Qué podemos hacer si los astrónomos detectan un asteroide que se dirige a nuestro planeta?

Una de las estrategias más comentadas para el caso de que un asteroide se dirija a la Tierra –puesta en práctica por Bruce Willis en la película Armagedón- es detonar un arma nuclear contra el objeto espacial.

Con ello se espera que se pudiera desviar de trayectoria el asteroide y salvar nuestro planeta.

Otra estrategia sería estrellar una nave espacial contra el asteroide. La Agencia Espacial Europea ha diseñado una misión llamada Don Quijote que quiere estudiar los efectos de una colisión de este tipo.

Con más tiempo, se podría enviar una nave para interceptar el asteroide y con la potencia de sus motores, desviarlo poco a poco de su trayectoria.

Otra opción que se ha barajado es apuntar rayos láser contra la roca.

Una estrategia más sorprendente sería disparar pelotas de pintura reflectante para aumentar la reflectividad del objeto. La presión de las partículas de luz reflejadas sobre la pintura, podría con el tiempo desviar la trayectoria del asteroide.

¿Cómo podemos observar el vuelo del 2012 DA14 ?

Este asteroide de 45 metros de diámetro no es lo suficientemente brillante como para que se pueda ver a simple vista, pero se podrá observar con unos buenos binoculares entre las 1800 y las 2200 GMT.

Los mejores lugares de observación se encuentran en Europa, Australia y Asia.

Contenido relacionado