Marco Rubio le responde a Obama en castellano

  • 12 febrero 2013
Marco Rubio y Barack Obama
Muchos han encontrado paralelos entre el senador Marco Rubio y el presidente Barack Obama.

En el discurso del Estado de la Unión ante el pleno del Congreso, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volverá a plantear la agenda que desarrolló durante su campaña de reelección y repitió durante su ceremonia de investidura, en enero pasado, solo que esta vez estará incluyendo más detalles sobre sus proyectos y presionará para que los legisladores presentes actúen para aprobar sus propuestas.

Políticos, analistas y la nación escucharán detenidamente. Pero el Partido Republicano estará esperando que igual atención se le preste a la tradicional réplica que presenta la oposición y que esta vez marcará un hito histórico pues estará en la voz del senador de origen cubano por el estado de Florida, Marco Rubio, que hablará en inglés y en español.

La medida se interpreta como el intento de los republicanos de cambiar la imagen de ser un partido de hombres viejos y blancos, y de tratar de atraer la creciente comunidad de votantes hispanos que les dieron la espalda durante la carrera presidencial por sus posturas antiinmigrantes.

La réplica televisada nacionalmente servirá para afianzar la imagen del senador Rubio como una de las cartas más firmes de los republicanos para recuperar la Casa Blanca.

El senador conforma un grupo bipartidista de colegas que, el mes pasado, presentó un propuesta a la reforma migratoria que incluye un camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados en el país, un cambio a la rígida postura que sostenía Rubio, hacía solo unos meses, contra la legalización de inmigrantes sin papeles.

Agenda densa y ambiciosa

El discurso del presidente Obama impulsará sin duda la reforma migratoria de la que muchos latinos estarán pendientes y que puede convertirse en realidad en 2013. Pero también impulsará el tema de la situación fiscal y la necesidad de balancear el presupuesto de la nación no solo con recortes al gasto sino la generación de nuevos impuestos a los más ricos.

Se sabe que estará anunciando el retiro de unos 34.000 soldados de Afganistán como parte de su plan para concluir esa guerra antes del término de su período, planteará un firme programa para frenar el cambio climático y continuará con su campaña para controlar el uso de las armas de fuego, tras la tragedia de los 20 niños y 6 adultos masacrados en la escuela de Newtwon, Connecticut.

Es una agenda compleja y ambiciosa pero que, salvo el control de armas, son todos temas de campaña y para los cuales los estadounidenses lo reeligieron, dijo a BBC Mundo María Cardona, analista política y estratega demócrata.

"La mayoría de los estadounidenses está con el presidente en estos temas, le han dado un mandato y él va a ser muy agresivo para que el Congreso actúe y resuelva los asuntos que son importantes para el país", expresó.

Esa agresividad es tal vez lo que no quieren ver los republicanos, que les gustaría escuchar a un presidente abriendo más espacios que permitan a los republicanos e independientes influir con sus ideas.

"Es claro que tiene que haber urgencia, especialmente con la economía, pero también hay límites a lo que el presidente puede pedir", manifestó Israel Ortega, editor en jefe de Heritage Libertad, la página en español de la Heritage Foundation, un grupo de investigación conservador en Washington.

"El presidente tiene que reconocer que tenemos un gobierno dividido. Gústele o no, los republicanos controlan la Cámara Baja y el tiene que consultar".

Ortega señaló que ese camino de negociación es el que Obama debe tomar si quiere asegurar su legado, proteger al Partido Demócrata en las elecciones de mitad de término y ganar escaños en el Congreso.

Estrategia republicana

Diccionarios
No se necesitará ser bilingüe para entender la réplica de los republicanos.

Esa parece ser la estrategia del Partido Republicano al poner en manos del senador novato de Florida, Marco Rubio, la réplica al discurso presidencial.

Rubio, una estrella ascendente dentro del partido, elocuente, joven y latino, estará respondiendo a los planteamientos del presidente en inglés por los canales tradicionales de televisión y en español, en un discurso grabado unas horas antes y trasmitido por las cadenas hispanas.

El momento es histórico, pero también importante tanto para el partido como para el joven senador. Los republicanos reconocen que tiene que cambiar la percepción de ser un partido que solo vela por los intereses de los blancos y que es antiinmigrante, indicó Israel Ortega a la BBC.

"Será todo un reto para Rubio, no es una tarea fácil. El que sea hispano no es todo, tiene que ser muy efectivo al hablar y lo es", aseguró el editor de Heritage Libertad. "Tiene una manera de comunicar sus ideas conservadoras relacionándolas a su propia familia que tiene raíces de clase media y trabajadora".

El analista conservador dijo que será interesante para los latinos escuchar cómo Marco Rubio jugará un papel clave en las negociaciones entre el Senado, la Cámara Baja y la Casa Blanca para llegar a una reforma migratoria.

Sin embargo, añadió que Rubio también ofrecerá una alternativa a la filosofía demócrata, abordando el tema de la educación, la pobreza y la ayuda a la pequeña empresa. "Los hispanos van a querer conocer esa visión".

Pendientes del tema migratorio

Proceso de naturalización en EE.UU.
Los latinos estarán pendientes de lo que se diga sobre el tema migratorio.

Pero el tema migratorio será definitivo para esa audiencia latina, indicó María Cardona. "Los republicanos por fin se dieron cuenta del gran hueco en que se encontraban con los votantes latinos en este país", manifestó Ortega. "Están en el problema de tener que atraer más latinos y ven a Rubio com una manera rápida para lograrlo".

La estratega demócrata, por su parte, reconoció que el colocar a Marco Rubio de portavoz fue inteligente, así como que transmita esa voz en español.

"Por lo menos están diciéndole a los latinos 'oimos su mensaje y ahora les estamos respondiendo en su idioma, que es mi idioma'. Eso lo puede decir Marco Rubio porque es verdad", afirmó Cardona. "Ahí puede comenzar una conexión muy efectiva si le da seguimiento con políticas reales que puedan ayudar a la comunidad".

Respaldar las palabras en español con acción es lo más importante, según María Cardona. "No es suficiente que sea en nuestro idioma. Su agenda tiene que decir que podemos vivir una vida mejor en este país".

No se sabe cuántos hispanos escucharán la réplica de Marco Rubio. Se sabe que en la comunidad latina hay bastante interés en el discurso del Estado de la Nación pero, una vez el presidente termine, baja la sintonía.

No obstante, la interlocución de Marco Rubio será casi como una presentación ante una nación que poco sabe de el. Él es una figura conocida en los círculos políticos de Washington, en el estado de Florida que representa y dentro de la comunidad cubana, de donde son sus padres.

Es una gran oportunidad pero también es un gran riesgo. Hay sondeos de opinión serios conducidos por encuestadoras que se concentran en la población latina que no arrojan cifras muy positivas, según Eric Hershberg, profesor de estudios Latinos y Latinoamericanos de la Universidad Americana de Washington.

"En una encuesta reciente, Rubio no obtuvo resultados mejores que el resto de los otros políticos republicanos", aseguró el académico. "No adopta posturas que tienen resonancia con votantes latinos. Podrá manifestarlas en español o en inglés, pero van a llevarlos muy lejos".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.