Tenga un bebé Neandertal y contribuya a la diversidad

  • 22 enero 2013
Neandertal
La clonación afronta polémicas éticas y legales.

Si usted es una mujer joven, fuerte, y está en la búsqueda de nuevas aventuras, esta oportunidad le podría interesar: puede convertirse en la madre de un Neandertal.

Puede parecer la trama de una nueva película de Jurassic Park, pero no lo es. El profesor George Church, de la Harvard Medical School, quiere traer de nuevo a la vida a nuestro extinto ancestro.

Church, uno de los genetistas más reconocidos a nivel mundial, dice contar con los medios necesarios para clonar a un Neandertal a partir de la extracción de ADN de antiguos fósiles.

Aunque el profesor admite no estar seguro de que su plan funcione, dice estar dispuesto a hacerlo realidad.

Church explicó el proceso a poner en práctica en caso de estar autorizado a continuar con su experimento, en una entrevista para el diario alemán Der Spiegel.

El primer paso, secuenciar el genoma del Neandertal, ya está hecho.

El siguiente paso consistiría en cortar este genoma en aproximadamente 10.000 pedazos, para después sintetizarlos. Por último, se necesitaría introducir los pedazos en una humana.

Si se realiza el proceso frecuentemente, se podría generar una línea de células madre que se acercaría cada vez más a la secuencia correspondiente al Neandertal.

Por último, se agrupan todos los trozos en una célula madre humana, dando origen a un clon de un Neandertal.

El objetivo

¿Pero cuáles son los beneficios del experimento?

"El objetivo principal es aumentar la diversidad. La falta de diversidad es perjudicial para la sociedad. Perjudicial para la cultura, la evolución y las especies. Al convertirnos en un monocultivo, ponemos en riesgo nuestra existencia", afirmó Church en la misma entrevista.

"La recreación de los neandertales sería principalmente una cuestión de prevención de riesgos sociales".

A la lista de posibles beneficios, Church añadió la posibilidad de descubrir que los Neandertales piensan distinto a nosotros, o que incluso puedan superarnos en inteligencia.

Un sueño controversial

Hace unos 30 años, Church era una de las personas que fantaseaban con secuenciar el genoma humano: todas las letras del código que nos distingue tanto de las moscas, como de nuestros padres.

Su laboratorio fue el primero en inventar una máquina para descifrar el código, y Church ha seguido mejorándola desde entonces.

Cuando logró el primer genoma, impulsó la idea de que no era suficiente tener una sola secuencia; que necesitábamos tener las de todo el mundo. Cuando le recordaron que había costado casi US$3.000 millones secuenciar el primero, construyó otra máquina.

Para Church, la genética es un mundo de infinitas posibilidades.

Cráneo Neandertal
Para Church, la recreación de los neandertales sería principalmente una cuestión de prevención de riesgos sociales.

"Solía prevalecer la actitud de: "éste es su destino genético, acéptelo', pero ahora la actitud es: la genética realmente se trata de los cambios que se pueden hacer en el entorno para cambiar su destino", le dijo en su momento a la BBC.

Pero aunque su ingenio es admirado por muchos, otros cuestionan si sus prácticas son realistas, y si sus fines justifican los medios.

"Uno necesita tener la imaginación de George y su visión para poder siquiera progresar. Pero es ridículo pensar que va a progresar tanto como lo que él se imagina", le dijo George Annas, director del departamento de leyes de la salud, bioética y derechos humanos de la Universidad de Boston, a la BBC.

Problema legal

Además de las dificultades prácticas a las que se podría enfrentar Church, está el debate ético detrás de la clonación y las restricciones legales que la limitan.

En algunos países la clonación está prohibida del todo, y en otros, solo se permite con fines terapéuticos: no para crear a un individuo adulto, solo para obtener una serie de células.

Como en el tema de la clonación humana, muchos expertos coinciden en que el "nuevo" Neandertal estaría totalmente condicionado por la forma cómo se engendró, suponiendo una gravísima violación a su derecho a tener un "futuro abierto".

Algunas opiniones también señalan los peligros que representaría para la mujer que engendraría al clon, tanto por el tamaño como por problemas de incompatibilidades.

Más allá de las críticas, para muchos, la ambición de Church es inspiradora.

Chad Nussbaum, codirector del programa de secuenciamiento y análisis del genoma del Instituto Broad de Harvard y MIT es uno de ellos.

"Es una gran cosa pensar en grande e intentar hacer cosas locas. Si uno no intenta hacer lo imposible, nunca logra realizar lo que es casi imposible" le dijo Nussbaum a la BBC en su momento.

Contenido relacionado