Las mujeres que deciden extirparse los senos de raíz

  • 15 enero 2013
Torso femenino desnudo
El cáncer mamario es el tipo de cáncer más común en las mujeres a nivel mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Fue Sharon Osborne, esposa de Ozzy y exjurado del famoso programa británico de caza de talentos musicales "X Factor", la primera en contarlo en público: voluntariamente se hizo una mastectomía doble. Es decir, se sacó de raíz ambos pechos.

La decisión, si bien voluntaria, no fue porque sí. Osborne descubrió que tenía una deficiencia genética que hacía altamente probable el desarrollo de un cáncer mamario.

Las mujeres que tienen mutaciones del gen BRCA1 o BRCA2 están prácticamente "condenadas" a desarrollar cáncer de mamas u ovarios, ya que la mutación del gen estimula la producción de este tipo de tumores.

En varios países desarrollados la prueba que detecta el gen –un simple examen de sangre- es parte de la política pública de salud. Como en Reino Unido.

Hasta ahora, las opciones para quienes obtenían resultados positivos eran dos: confiar en que serían parte del minúsculo (en general, menor al 20%) grupo que, teniendo el gen, no desarrolla cáncer o extirpar de raíz ambos pechos.

Hoy existe una tercera opción: una droga que permite reducir el riesgo de desarrollar el cáncer.

Testimonio de una mastectomía voluntaria

Sin embargo, en países como Reino Unido la opción de la mastectomía sigue siendo popular.

La BBC entrevistó a Emma Parlons, de 41 años, quien hace tres decidió someterse a la extirpación de sus senos tras descubrir que tenía era BRCA1 positiva. No sólo eso, sino que se encontraba en el grupo de más alto riesgo: 85% de posibilidades de desarrollar uno o más tumores.

Mamografía
Las mujeres con alto riesgo de contraer cáncer de mama deben constantemente realizarse mamografías.

"Antes de autorizarte a realizar el test genético, pasas por una instancia de apoyo psicológico para estar preparada si el resultado es positivo", le cuenta Parlons al programa "Today", de la Radio 4 de la BBC.

¿Desde que supiste que tenías el gen, cuanto tiempo demoraste en tomar la decisión y por qué?

Estaba esperando los resultados del examen de sangre y decidí hacerme un análisis general, dado que es muy difícil de encontrar el gen y, una vez encontrado, determinar si uno ya tiene o no cáncer.

Por suerte no tenía cáncer pero yendo pasar por eso hizo que me diera cuenta de que no podía vivir así, teniendo que prepararme para tener cáncer cada vez que me dieran resultados.

Me junté con un montón de cirujanos, para evaluar las opciones. Tenía 38 años en esa época y junto con mi madre los visitamos. Cuando encontré al cirujano adecuado quien me dijo que mi riesgo era tan alto, tomé la decisión.

¿No lo dudaste?

A esa altura y teniendo toda la información, estaba decidida a seguir adelante.

No fue la última cirugía…

No, un año después me saqué los ovarios, por las mismas razones.

¿Las recientes noticias de la píldora preventiva no te han hecho reconsiderar tu decisión?

Sigo sin tener ni una mínima duda. Tú tienes que tomar estas grandes decisiones con la información que tienes en el momento. Además, mirando los porcentajes de riesgo que yo tengo, ojalá algún día desarrollen una droga que me sirva, pero si tuviera que volver a tomar la decisión en este minuto, volvería a optar por lo mismo.

La mastectomía no es tan mala como parece, ¿no?

No es tan mala como suena. Una amiga tuvo la misma operación y ella siempre me dijo que no era tan terrible.

¿Tuviste la operación de reconstrucción inmediatamente?

Inmediatamente. Me desperté con mis senos reconstruidos. Fue un tiempo de calma y paz en mi vida que extrañamente disfruté. Me sentía empoderada, porque había salvado mi vida. Y eso es un sentimiento muy agradable.