La creciente amenaza global de las emisiones de mercurio

  • 11 enero 2013
Mina de oro

Los países en desarrollo se enfrentan a crecientes problemas de salud y riesgos medioambientales a causa de una aumentada exposición al mercurio, según un reciente informe de Naciones Unidas.

El documento constata que el crecimiento de la minería a pequeña escala y la quema de carbón son los principales motivos del aumento de las emisiones.

Como resultado de su rápida industrialización, el sudeste asiático es el emisor regional más grande y le corresponde casi la mitad de las emisiones anuales de este elemento.

Los resultados se presentaron en vísperas de una reunión que tiene como objetivo trazar un plan para reducir en un 50% la demanda global de mercurio de aquí a 2015.

La Evaluación Global de Mercurio 2013, publicada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés), muestra que las emisiones causadas por la minería de oro a pequeña escala en Asia, África y Sudamérica se han doblado desde 2005.

El informe dice que "las emisiones globales de mercurio en el aire causadas por la actividad humana alcanzaron las 1.960 toneladas en 2010.

"Aunque es difícil comparar cálculos de emisiones por años individuales, el total de las emisiones por la actividad humana parece haberse mantenido relativamente estable desde 1990 a 2010".

Globalmente, la demanda de mercurio ha disminuido de forma constante en las últimas décadas, desde una cifra de 9.000 toneladas por año en la década de los 60.

Modelos cambiantes

Sin embargo, el texto añade que ha habido "un fuerte desplazamiento en los patrones regionales.

"El crecimiento económico ha derivado en un aumento de las emisiones en el sur y este de Asia, que ahora es responsable de cerca de la mitad de las emisiones globales", explica el informe.

"Las emisiones en el África Subsahariana y Sudamérica están creciendo lentamente, mientras que las emisiones están a la baja en América del Norte y Europa".

El mercurio, un metal pesado, de color blanco plateado, es líquido a temperatura ambiente y se puede evaporar fácilmente.

En el medio ambiente, se encuentra en depósitos de cinabrio. También aparece en formas naturales en otras rocas, como por ejemplo caliza y carbón.

El mercurio se puede liberar al aire mediante una serie de procesos industriales como la minería, la producción de metal y cemento y la quema de combustibles fósiles.

Una vez se emite, persiste en el ambiente durante mucho tiempo; circula a través del aire, la tierra y organismos vivos, y se puede dispersar a larga distancia en amplios espacios.

Naciones Unidas dice que la carga sanitaria que suponen las enfermedades relacionadas con el mercurio es algo reconocido por los gobiernos de todo el mundo.

"Altamente tóxico"

La Organización Mundial de la Salud (OMS), dice: "El mercurio es altamente tóxico para la salud humana y supone una amenaza específica al desarrollo del bebé no nacido y durante los primeros años de vida.

"La inhalación del vapor de mercurio puede causar efectos dañinos en los sistemas nervioso, digestivo e inmune, así como en los pulmones y riñones, y puede ser fatal.

"Las sales inorgánicas de mercurio son corrosivas para la piel, ojos y tracto gastrointestinal, y puede inducir toxicidad renal si se ingiere".

Combustión de carbón
La combustión fósil es la principal causa de emisión de mercurio.

La evaluación del UNEP dice que la concentración de mercurio en los primeros 100 metros de los océanos del mundo se ha doblado en el último siglo y calcula que 260 toneladas del metal tóxico encontraron su camino desde la tierra hacia los ríos y lagos.

Otra característica es que el mercurio se hace más concentrado según avanza en la cadena alimenticia, alcanzando sus niveles de concentración más elevados en peces depredadores que pueden ser consumidos por los seres humanos, añade el informe.

Los autores dicen que prevén que el uso de métodos altamente tóxicos continúe creciendo entre los mineros artesanales mientras el precio del oro siga subiendo.

Los mineros usan mercurio en los procesos de extracción de oro para procesar el preciado elemento.

Existen otros métodos, bajos en mercurio o incluso libres de él, pero los factores socioeconómicos a menudo actúan como obstáculo para los mineros que podrían adoptar estos métodos alternativos para extraer el oro, añaden los autores.

Aunque el carbón a menudo no contiene altas concentraciones de mercurio, los expertos del UNEP dicen que "la combinación del alto volumen quemado y el hecho de que una porción significativa del mercurio presente se emita hacia la atmósfera, resulta en grandes emisiones del sector por todas partes".

Pero agregan: "El contenido de mercurio del carbón varía extensamente, haciendo que los cálculos de emisiones sean altamente inciertos".

En 2009, a través del Consejo Administrativo del UNEP, los países acordaron iniciar negociaciones para establecer un tratado legalmente vinculante que reduzca las emisiones de mercurio causadas por la actividad humana.

La semana que viene en Ginebra, Suiza, autoridades gubernamentales de más de 100 países comenzarán las negociaciones finales para elaborar dicho tratado, con la intención de que disminuya la demanda global de mercurio para 2015.