BBC navigation

No más sobrecitos: los griegos combaten la corrupción

Última actualización: Miércoles, 2 de enero de 2013
Sobre con euros

Los sobornos en Grecia se entregan en "fakelaki" o sobrecitos con euros.

Los griegos comunes y corrientes están encontrando formas de combatir los niveles endémicos de corrupción en su país, con varios sitios en internet que permiten reportar casos de sobornos.

El primer contacto de Kristina Tremonti con "fakelaki" fue cuando su abuelo necesitaba tratamiento urgente -supuestamente gratuito- en un hospital público en Kalamata, en el sur de Grecia.

Fakelaki en griego significa "sobrecito", pero el término describe una amplia gama de sobornos.

"Es un veterano de guerra y le diagnosticaron cáncer terminal de próstata", dijo. "Una noche no paraba de sangrar y los llevamos al hospital. Enfrentamos una negligencia absoluta. No nos respetaron. Básicamente ignoraron a mi abuelo".

"Entendimos que esperaban un soborno, y en cuanto mi madre sacó de su cartera el dinero -creo que US$395- fue llevado a la sala de operaciones antes de una hora".

La experiencia la traumó al punto que, aunque estaba estudiando en una universidad estadounidense, se decidió a descubrir qué tan extendida es la práctica en Grecia.

Denuncias en línea

Cinco historias de corrupción

  • "Cada Navidad en mi trabajo, aparece la gente de impuestos. Hacen una auditoría y siempre encuentran algo mal. Al final, lo que quieren es un regalito de Navidad, entre US$6.600 y US$13.200. Ahora, debido a la crisis, mi jefe ya no les va a pagar. ¡Que nos cierren entonces!".
  • "Fundé un nuevo hotel y alguien del Ministerio de Turismo pidió US$13.200 por un permiso para operar. Regateamos y al final quedamos en US$5.300".
  • "Gané un contrato de obras públicas a través de una licitación pública. Conocí al alcalde local y propuso darme otro contrato. Pero me dijo sin reparo: tú ganas US$2.600, yo gano US$10.500. Realmente me desilusioné y no acepté, así que el alcalde le dio el contrato a otra compañía".
  • "Mi instructor de manejo me dijo que si quería aprobar el examen tenía que dar US$260 a los examinadores; si no, me reprobarían. Le pregunté qué debía decir si me hacían preguntas técnicas sobre mecánica. Respondió 'sólo diles que hay US$260 bajo el capó y entenderán el mensaje'".
  • "Mi hijo estaba gravemente herido y necesitaba cirugía inmediata. Me dijeron que el procedimiento sería extremadamente difícil y que no se les pagaba lo suficiente para una operación tan compleja. Cada uno de los tres cirujanos se me acercó y exigió un fakelaki de US$2.600, lo cual me forzó a pedir un préstamo al banco porque no me alcanzaba el dinero. ¡Este fenómeno debe terminar!".

Fuente: edosafakelaki

Inspirada por sitios similares en India y Kenia, Kristina abrió la página edosafakelaki ("pagué un soborno") que permite reportar sobornos anónimamente.

"Al principio, la gente se sorprendió al ver las historias que antes sólo se comentaban entre amistades", dice. "Pero ahora realmente creo que hay una creciente actitud de deber cívico".

En menos de un mes, aparecieron en el sitio 1.000 reportes diferentes de sobornos, impulsados por chats en redes sociales.

"La gente se siente frustrada, enojada, estafada, abusada. Cree haber sido amenazada por un sistema que la dejó impotente".

La ira fue estimulada por la severidad de la crisis financiera y su impacto en la vida de la gente. Más de una cuarta parte de la población griega está desempleada. Muchos ya no pueden pagar los sobornos relativamente pequeños que antes se aceptaban como rutina.

Abundan las historias de horror en el sitio: 60% relacionadas con la corrupción en el sistema de salud pública, 15% con sobornos para obtener licencias de conducir y 4% para permisos de construcción. También se clasifican por región y se nombran instituciones individuales, así que las autoridades tendrían muchas pistas para seguir si quisieran.

Un testimonio dice: "Mi padre tenía cáncer y requería una operación al páncreas. El cirujano pidió dinero indirectamente y puse US$660 sobre su escritorio. Su expresión indicó que no era suficiente y mi madre insistió en darle más. Mi padre notó las ostentosas viviendas frente al hospital. La enfermera le comentó que eran las casas de los doctores y la llaman 'Villa Soborno'".

Conforme empeora la economía griega, aumenta la preocupación por la corrupción. El mes pasado, la encuesta anual de percepción pública de la corrupción de Transparencia Internacional encontró que la situación en Grecia se deterioró más: pasó del puesto 80 al 94 el último año, convirtiéndose en el país europeo percibido como el más corrupto.

Evasión de impuestos

Bolsa de valores de Atenas

Grecia evitó la bancarrota momentáneamente, pero no se ve la luz al final del túnel.

Una de las áreas más preocupantes es el sistema tributario. La evasión de impuestos en Grecia es endémica y una de las áreas en las que la Comisión Europea exige mejoras al gobierno. Un escándalo reciente fue el fracaso en investigar la llamada "Lista Lagarde" de 2.000 griegos con cuentas en bancos suizos.

Sin embargo, hay relativamente pocos casos de evasión tributaria reportados en sitios de denuncia como edosafakelaki: apenas 3%. La fundadora lo atribuye a que el soborno a un inspector de impuestos sólo es probable cuando alguien trata de evadir impuestos, por lo cual no querrán denunciarlo.

Diomidis Spinellis se hizo famoso cuando renunció el año pasado como secretario general de sistemas de información en el Ministerio de Finanzas.

Su trabajo era modernizar la recolección de datos para el anticuado sistema tributario. Dijo que logró recuperar US$925 millones adicionales en impuestos al verificar evidencias de distintas bases de datos. Pero renunció frustrado por la renuencia del gobierno de reformar el sistema.

Después habló públicamente sobre los inspectores de impuestos corruptos y lo difícil de canalizar impuestos adeudados a las arcas estatales.

Ahora regresó a la docencia; es profesor de ciencia de computación en la Universidad de Economía y Negocios de Atenas y también tiene un sitio en internet para reportar corrupción.

"Es importante compartir experiencias y crear una percepción de que esto es inaceptable y lo queremos combatir", señala.

"Es triste que la corrupción parece afectar a los miembros más vulnerables de la sociedad, a gente menos informada, que sabe menos sobre acceso a servicios públicos, con menos educación, que no conocen el código tributario. Son chantajeados por quienes deberían servirlos".

¿Solución a la crisis?

"Desarraigar la corrupción permitirá la recuperación social y económica"

Kristina Tremonti, fundadora de edosafakelaki

No obstante, es optimista sobre los cambios culturales que pueden lograr los sitios de denuncia de la corrupción. Cree que la única forma de alcanzar un cambio fundamental es una reforma completa de la recaudación de impuestos y los servicios públicos.

"Reportar incidentes no es suficiente", afirma. "Tenemos pruebas de que los contadores son cómplices y se resisten a reportarlos para no empañar su relación con auditores corruptos".

La BBC mostró a dos dirigentes del sindicato que representa a los inspectores de impuestos algunas de las denuncias de evasión en edosafakelaki.

Vallia Christakopoulo preguntó "¿por qué dieron este dinero, por qué no fueron a la policía? Quizás querían encubrir algo".

Al preguntársele si es cierto que muchos inspectores aceptan sobornos para encubrir evasiones admitió que sí, pero en una pequeña minoría de casos.

Kristina Tremonti cree que una popular corriente de opinión contra el soborno puede hacer una gran diferencia en la Grecia actual.

"Desarraigar la corrupción permitirá la recuperación social y económica. Podemos lograr un país más fértil para el crecimiento sacando la mala hierba que impide su desarrollo: la corrupción".

Es la medida de austeridad más simple que puede implementar el pueblo, agrega.

"Los griegos están listos para el cambio y sienten que ya no pueden esperar que el cambio venga de sus funcionarios electos. Ya saben que para revivir como sociedad tienen que aprovechar su activo más poderoso e inexplorado: ellos mismos".

Contexto

En fotos

Destacamos

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.