China estrecha el cerco a internet

  • 28 diciembre 2012
Chinos en internet
El periódico The Guardian reportó cifras estimadas de al menos 30 mil "policías de internet" en China.

China dio este viernes un nuevo paso en lo que se refiere a su política de tecnologías de la información y la comunicación.

Y no es uno que sea del gusto de todos.

Después de cinco días de deliberación, el gobierno de Pekín aprobó una serie de leyes que buscan aumentar el control de internet y vigilar a los usuarios.

Por un lado, los internautas tendrán que cumplir con un detallado procedimiento de identificación con los proveedores de internet.

Y por el otro, se podrá dictaminar la eliminación de páginas web o artículos en la red cuyo contenido sea considerado ilegal.

Según los observadores, las nuevas medidas del gobierno son una prueba más de que China -a diferencia de muchos países occidentales- no está interesada en una internet neutral donde la información fluya libremente.

Y esta tendencia podría mantenerse cuando Xi Jinping, un reformista nombrado este año jefe del Partido Comunista, suceda -como se espera- a Hu Jintao en la presidencia en 2013.

Lea también: El gobierno de internet: ¿la nueva guerra fría?

Según la agencia estatal de noticias Xinhua, el paquete de leyes intenta "proteger la información personal de los usuarios y evitar el contenido no deseado".

Pero los críticos creen que, por el contrario, estas normas solo apuntan a aumentar el control gubernamental sobre la información que no le favorece.

Las medidas

Las nuevas leyes requieren que cualquiera que firme un contrato de servicio de internet, telefonía fija y dispositivos móviles provea a los operadores del servicio "información genuina" sobre su identidad, informó Xinhua.

El "registro de nombre real" existe desde 2011, pero no se había aplicado ampliamente.

Bajo las nuevas reglas, los proveedores de internet también tendrán que "detener instantáneamente la transmisión de contendido ilegal apenas sea detectado", además de borrarlo de la red y guardarlo hasta que sea revisado por las autoridades.

Las medidas para "garantizar la seguridad de información de internet, salvaguardar los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos (...) y salvaguardar la seguridad nacional y los intereses sociales públicos" fueron aprobadas por la máxima legislatura de China en la sesión de clausura de una reunión de cinco días, reportó Xinhua.

Los llamamientos a controles más estrictos de la web han sido liderados por los medios de comunicación estatales, que aseguran que los rumores difundidos en la web pueden sembrar confusión y generar caos público.

El analista de la BBC en temas asiáticos, Charles Scanlon, comentó: "El gobierno dijo que las denuncias de abusos oficiales son bienvenidas, pero al mismo tiempo la nueva generación de arriesgados blogueros y comentaristas es vista como una amenaza que el liderazgo parece estar determinado en contrarrestar".

Más control y más críticas

Xi Jinping
El nuevo gobierno de Xi Jinping se presenta como una continuación del anterior en su política de comunicaciones.

Ahora, debido a las nuevas medidas, se espera que China reciba nuevas críticas de organizaciones que defienden los derechos humanos y de los medios de comunicación occidentales.

En 2012 varios usuarios de internet y activistas -como el artista Ai Weiwei- fueron procesados o arrestados en lo que muchos calificaron como violaciones a la libertad de expresión.

La firma de internet más grande de China, Sina Corp., había advertido a principios de este año que una medida como esta "podría reducir drásticamente" el tráfico en Weibo, el exitoso sitio de microblogging que se suele considerar como "el Twitter chino".

En los últimos meses, internet y las redes sociales han servido como plataforma para quienes protestan por las recientes denuncias de corrupción en el Partido Comunista, muchas de ellas también divulgadas en en la red.

Las autoridades chinas vigilan de cerca el contenido en la web que llega desde fuera de sus fronteras y con regularidad bloquea información por medio de la llamada "Gran Muralla china de internet".

Lea también: Cómo romper la gran muralla china de internet

Esto, sin embargo, no ha impedido que millones de chinos usen internet y, a través de los sitios de microblogging, muchos se quejen o hagan campaña sobre temas de interés nacional, como la corrupción gubernamental.

A principios de diciembre, 193 países fueron invitados por las Naciones Unidas a Dubai a un multitudinario evento para discutir la manera como se quiere gobernar la red en el futuro.

Lea también: Lo que se juega la internet en Dubai

Las conversaciones no llegaron a un acuerdo concreto, sino que manifestaron la profunda diferencia de opiniones entre los países que quieren una internet gobernada y controlada por autoridades formales -entre ellos Rusia, Irán y China- y los desean una internet neutral, entre ellos Reino Unido, Francia y Estados Unidos.