Exjefe de seguridad de Uribe, Mauricio Santoyo, condenado en Estados Unidos

  • 15 diciembre 2012
Mauricio Santoyo
"Reconozco que me equivoqué y estoy respondiendo por ello", declaró Santoyo.

El general retirado de la policía Mauricio Santoyo, quien fuera jefe de seguridad del expresidente colombiano Álvaro Uribe entre 2002 y 2005, fue condenado este viernes a 13 años de cárcel en Estados Unidos y al pago de una multa de US$125.000 por mantener vínculos con paramilitares y colaborar con narcotraficantes.

Santoyo es el militar colombiano de más alto rango en ser sentenciado por un tribunal estadounidense. Cumplirá su condena en una cárcel de Florida.

Estados Unidos solicitó en junio pasado la extradición de Santoyo.

El exoficial se declaró culpable en agosto pasado ante un tribunal federal en el estado de Virginia, de conspirar para dar apoyo material y recursos a la organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), la que Washington identifica como una organización terrorista.

El gobierno estadounidense había pedido 15 años de cárcel, pero el juez James C. Cacheris lo sentenció a 13 años en prisión y otros cinco de "libertad supervisada".

El caso se sumó a la controversia en torno al gobierno de Uribe (2002-2010), varios de cuyos funcionarios se han visto involucrados en problemas con la justicia. En 2011, Jorge Noguera, exjefe de la agencia de inteligencia DAS durante su gobierno, fue condenado a 25 años de prisión por la justicia colombiana por haber mantenido contactos con las AUC.

Uribe, por su parte, ha rechazado siempre tener cualquier vínculo con los paramilitares, manifestando que, por el contrario, durante su gobierno fueron extraditados a Estados Unidos varios de los dirigentes principales de las AUC.

Cuando Santoyo, de 54 años de edad, confesó su culpabilidad en agosto pasado, el exmandatario reaccionó acusándolo de haber defraudado su confianza y manifestó que desconocía sus andanzas.

Santoyo fue acusado de haber recibido sobornos de al menos dos organizaciones ilegales -la Oficina de Envigado y las AUC- a cambio de información sobre operaciones de las autoridades, así como la facilitación del nombramiento de policías corruptos, todo mientras trabajaba en la protección del expresidente.

Lea también: los crecientes líos con la ley de los hombre de Uribe

Colaboración

Óscar Rodríguez
El abogado Óscar Rodríguez, utilizó en su alegato final la colaboración de Santoyo con las autoridades estadounidenses para pedir una rebaja de la pena.

El exgeneral estuvo 30 años en la Policía, de donde se retiró en junio del 2009.

El 3 de julio pasado se entregó a la agencia antidrogas estadounidense DEA, tras conocerse el requerimiento de extradición de la justicia de EE.UU.

En agosto pasado, Santoyo firmó un acuerdo en el que aceptaba que abusó "conscientemente" de su cargo para asesorar, apoyar e incluso suministrar personal a las AUC.

"He consultado con mi abogado y entiendo completamente todos los derechos con respecto a este proceso. Acepto voluntariamente este acuerdo", dice el documento de 14 páginas firmado por Santoyo, según informa el diario El Tiempo.

En el acuerdo con la justicia estadounidense, Santoyo se comprometió a suministrar todos los "documentos, grabaciones o información" sobre las actividades criminales de su círculo cercano.

Santoyo aceptó someterse a pruebas de polígrafo y a entregar todos los bienes a nombre suyo o de terceros que se compraron en los últimos 20 años con dinero de negocios ilegales.

La justicia de EE.UU. contempla reducciones de penas para acusados que colaboran.

Lo que quedó claro para el fiscal Neil McBride, a cargo del caso, es que "él sabía que estaba apoyando a narcos, asesinos y secuestradores y poniendo en peligro a sus colegas policías", por lo que insistió en una sentencia severa.

"El exgeneral Santoyo aceptó sobornos de los terroristas, así de simple", afirmó McBride.