La historia detrás de una aguamarina sin igual en el mundo

  • 7 diciembre 2012

La gema de aguamarina tallada más grande del mundo, conocida como Dom Pedro, fue presentada el jueves por el Museo Nacional de Historia Natural de Washington, en Estados Unidos.

La piedra fue descubierta al final de 1980 en el estado de Minas de Gerais, Brasil, por tres mineros que la dejaron caer accidentalmente, haciendo que se partiera en tres pedazos.

La porción del cristal más larga y fina fue conservada y tallada en forma de obelisco, en 1993, por el gemólogo artista Bernd Munsteiner, quien aseguró que al ver la piedra preciosa por primera vez sintió "amor a primera vista".

Munsteiner estudió detalladamente el cristal durante cuatro meses y durante los siguientes seis trabajó cortando, tallando y puliendo la piedra para convertirla en la pieza única que es hoy.

Dos kilos de joya

El Dom Pedro pesa poco más de dos kilos y mide 36 centímetros de altura. Fue bautizado en honor a los dos primeros reyes de Brasil, Pedro I y Pedro II. Es de color azul marino transparente y cuenta con una claridad excepcional.

"El bebé", como la llaman algunos de los miembros del equipo que la llevó al museo, es la aguamarina más fina encontrada hasta el día de hoy.

Según dice el museo en su página web, al mirar al Dom Pedro de frente, la luz se refleja y refracta dando la sensación de que surgiera desde adentro.

El Dom Pedro está disponible al público en su nueva "casa" en Washington desde este jueves.