BBC navigation

La tecnología en la línea de gol se decide por penales

Última actualización: Domingo, 2 de diciembre de 2012
Remate del inglés Frank Lampard en el Mundial Sudáfrica 2010 que cruzó la línea pero no fue convalidado

Un remate de Inglaterra en el Mundial Sudáfrica 2010 reavivió la polémica.

Una competencia multimillonaria entre dos compañías para proveer al fútbol mundial de nuevas tecnologías que cambiarán el juego está a punto de decidirse por penales.

El cambio que se viene es la introducción de la tecnología en la línea de gol (GLT, por sus siglas en inglés), que fue aprobada meses atrás por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) y la International Football Association Board (IFAB), el organismo que determina las reglas del juego.

El objetivo de la GLT es confirmar si la pelota cruzó o no la línea de gol en los incidentes en los que el árbitro y sus asistentes no pueden ver con claridad.

De una primera selección de 11 empresas y tecnologías diferentes, la FIFA otorgó licencias a dos firmas, Hawk-Eye, propiedad de Sony pero con sede en Reino Unido, y la alemana GoalRef.

La FIFA aún tiene que decidir qué sistema usará en el Mundial 2014 y las ligas nacionales alrededor del mundo también deben elegir entre ambas, así que hay mucho en juego.

Especialmente si se tiene en cuenta el dinero. Aunque las empresas son reacias a dar cifras exactas, el costo de instalar sus sistemas en un estadio de fútbol se estima en US$400.000 para Hawk-Eye y US$240.000 para GoalRef.

Prueba final en Japón

Al multiplicar estas cifras por el número de equipos de fútbol profesionales de todo el mundo, se alcanzan cantidades bastante grandes de dinero. Y eso es antes de agregar los costos de mantenimiento.

GoalRef

El sistema de GoalRef utiliza sensores magnéticos.

Esta semana, la GLT se debate en Soccerex, la convención mundial de negocios y finanzas del fútbol, que se celebra en Río de Janeiro, Brasil.

En presencia de altos ejecutivos de estas firmas, el secretario general de la FIFA, Christoph Schmidt, confirmó que el organismo rector del fútbol mundial probará ambos sistemas en la Copa Mundial de Clubes, que comienza la próxima semana en Japón.

Schmidt dijo que tras evaluar su desempeño en Japón, la FIFA decidirá. Se espera que muchas asociaciones nacionales sigan su ejemplo.

Con las dos empresas cabeza a cabeza, Japón será el equivalente a una tensa tanda de penaltis.

Respuesta rápida

Pero antes de explorar lo que se dijo en Soccerex, vale la pena hacer una pausa para mirar más de cerca a los dos sistemas rivales.

Hawk-Eye utiliza siete cámaras enfocadas en cada arco. Con las cámaras fijadas al techo del estadio, ofrecen una imagen en 3D de la ubicación exacta del balón.

Se trata de un sistema que ha sido utilizado desde hace unos años por el tenis y el críquet.

GoalRef, por el contrario, utiliza un sistema de electro-magnetismo, con sensores tanto en el interior de los postes de la portería y en la pelota.

Cada sistema se conecta con muñequeras usadas por los árbitros del partido y puede alertar en menos de un segundo si la pelota cruzó la línea de gol.

Hawk-Eye

El sistema Hawk-Eye utiliza cámaras en el estadio.

Es importante destacar que la FIFA no va a obligar a ninguna liga del mundo a instalar GLT ya que seguirá siendo algo voluntario.

Sin embargo, se espera que las principales ligas profesionales adopten la tecnología con el deseo, tanto de seguidores como de equipos, de erradicar decisiones incorrectas que pueden tener consecuencias financieras al perderse partidos vitales por errores arbitrales.

"Lucha justa"

En su intervención en Soccerex, el inventor de Hawk-Eye, Paul Hawkins, dijo que disfruta de la batalla con GoalRef: "El fútbol es un gran juego debido a la competencia, y todas las empresas enfrentan competencia".

"Tenemos diferentes enfoques tecnológicos, y ambos hemos estado trabajado poco a poco y de manera constante (...) Si lo mantenemos limpio, debe ser una lucha justa".

"Tenemos diferentes enfoques tecnológicos, y ambos hemos estado trabajado poco a poco y de manera constante (...) Si lo mantenemos limpio, debe ser una lucha justa"

Paul Hawkins, inventor de Hawk-Eye

Thomas Pellkofer, gerente operativo de GoalRef, también dijo que su compañía acoge la sana competencia, y destacó la sencillez de su sistema.

"Hay un sensor en los balones, pero no hay electricidad, es totalmente pasivo", dijo.

Y agregó: "La pelota es exactamente la misma para los jugadores, es una integración perfecta".

Otros participantes

Sin embargo, mientras GoalRef y Hawk Eye-han sido elegidos por la FIFA a partir de una lista inicial de 11, las restantes nueve empresas, y otros competidores, todavía podrían recibir el visto bueno de la FIFA en un futuro.

"El mercado está abierto a cualquier empresa si otras vienen al mercado", dijo el secretario general.

Schmidt agregó que esto sería bueno, porque una mayor competencia provocaría un descenso de los precios.

"El mercado está abierto a cualquier empresa si otras vienen al mercado"

Christoph Schmidt, secretario general de la FIFA

Así que aunque la FIFA elija en breve entre GoalRef y Hawk Eye, podría cambiar de proveedor en el futuro.

Como cada empresa sólo conseguirá una licencia inicial por dos años, se dice que algunas ligas están posponiendo su decisión por la incertidumbre.

Un funcionario de la Liga Premier de Inglaterra le dijo a la BBC, bajo condición de anonimato, que no quería estar en la posición de que sus clubes instalen un sistema y hagan un gasto importante, y luego lo tengan que cambiar en unos años.

La cuestión de qué empresa triunfa puede resultar tan polémica como la controversia de si la pelota cruzó la línea o no.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.