Los jefes estresados no son buenos para los negocios

  • 15 diciembre 2012
gerente de una empresa
Los altos ejecutivos tienen que encontrar equilibrio en sus vidas.

Los trabajadores, los clientes y la junta directiva de una empresa esperan que un jefe asuma el liderazgo, y pueden preocuparse cuando éste se enferma y tiene que tomarse unos días libres.

En noviembre de 2011 el director general del Lloyd's Banking Group, Antonio Horta Osorio, anunció que se tomaría una licencia médica por problemas de salud.

Hasta entonces había estado al frente de la reconstrucción del banco después de que casi colapsara en la crisis financiera.

No resulta sorprendente que los altos ejecutivos sean propensos a los problemas de salud y al cansancio extremo por las largas horas de trabajo, la cantidad de viajes internacionales y la presión diaria a la que están sujetos.

Pero manejar el estrés puede ayudar a evitar que se pierda la efectividad en el trabajo por cuenta del agotamiento.

Steve Tappin es un asesor de gestión que se especializa en el trabajo con altos ejecutivos. Dice que se ha encontrado con muchos líderes que están teniendo dificultades para manejar el estrés.

"Los mejores líderes logran un balance y son felices fuera del trabajo, lo que significa que no los domina y ellos pueden mantenerse y estar en buenas condiciones con el paso del tiempo", dice.

"Sentido de equilibrio"

Algunos ejecutivos piensan que hay que pagar un alto precio por toda la presión.

Joe Plumeri, gerente de la firma de agentes de seguros Willis, perdió a su hijo en circunstancias trágicas. Plumeri se culpa por lo sucedido. "Murió por culpa de las drogas y yo no le ofrecí suficiente atención".

Plumeri dice que no le afecta hablar de su experiencia, por más difícil que ésta sea, porque cree que otros pueden aprender de ella. Expresa este mensaje de advertencia para otros altos ejecutivos que también son padres: "Cuiden a sus hijos. Ámenlos, traten de encontrar un sentido de equilibrio en su vida".

Por más complicado que resulte encontrar un balance entre la vida personal y la laboral, Eileen Gittins, fundadora de la compañía Blurb, ha aprendido a tomarse tiempo libre.

"Trato los fines de semana de ver a la familia, a los amigos, de socializar mucho más, de tener el resto de mi vida", dice.

Tal vez de manera inusual para un gerente, Gittins también es capaz de desconectarse cuando está de vacaciones.

"El mundo probablemente no se acabará en la semana que estoy fuera", dice.

El fundador de la compañía electrónica Lenovo, Liu Chuanzhi, también trata de encontrar tiempo vital para sí mismo. Cada dos semanas desaparece solo para "pensar con cuidado sobre mi trabajo y qué tan bien estoy progresando en mis metas".

Crear una compañía de cero puede resultar particularmente extenuante y estresante.

Xia Hua es una exprofesora que decidió sumergirse en el "mar de los negocios" en los años '90, cuando fundó la compañía china de moda Eve.

Se acuerda de muchas noches sin dormir en las fases tempranas del crecimiento de su empresa.

"Tenía una idea única: si mañana es mejor que hoy, tendremos esperanza", dice.

Xia dice que todavía se queda en vela a veces, preocupada por el futuro.

Brent Hoberman fue cofundador de la página Lastminute.com en 1998. Apenas 18 meses después se convirtió en una sociedad anónima.

Y poco después explotó la burbuja de las puntocom. "Fue un reto mantener motivados a todos ante la caída del 95% del precio de las acciones", dice.

"La mentalidad correcta"

Hoberman admite haber sido un microgerente durante su época al frente de Lastminute.com. Aprendió una lección importante en otros negocios en los que está involucrado: "Se trata de encontrar personas en las que uno pueda confiar y compartir una visión del negocio", dice.

Para muchos altos ejecutivos, encontrar la felicidad es un proceso de aprendizaje.

Los líderes tienen con frecuencia una motivación muy fuerte para que se logren los objetivos y pueden, en el proceso, terminar ignorando aspectos importantes de sus vidas.

"Las personas con motivación tienen que asegurarse de no trabajar a toda marcha", dice Plumeri.

Dice que también es vital conseguir un equilibrio entre la vida privada y la vida profesional.

"Respire profundo y entienda lo que eso significa, entienda qué otras cosas puede afectar, (incluyendo) a dónde quiere llegar en los negocios y en la vida", dice.

Tappin está de acuerdo: "Los altos ejecutivos no se quedan atascados en el día a día, sino que desarrollan un sistema con un equipo correcto e inculcan la mentalidad correcta y los estándares de rendimiento para que pueda funcionar sin ellos".

Contenido relacionado