BBC navigation

Mascar chicle será más caro en México

Última actualización: Lunes, 26 de noviembre de 2012
Recipiente para goma de mascar en Ciudad de México

México es el segundo mayor consumidor de goma de mascar en el mundo

México es el segundo mayor consumidor de goma de mascar en el mundo, según estadísticas de grupos empresariales. Pero es un hábito que está cerca de volverse más costoso.

La Cámara de Diputados analiza una propuesta para aplicar un impuesto especial al precio del chicle, como se conoce en el país a la goma de mascar.

El objetivo es recaudar dinero para financiar el costo de despegar millones de piezas que cada año se arrojan en calles, monumentos y fachadas de edificios públicos.

La propuesta ha causado polémica. "Puede funcionar muy bien si el dinero va directamente a los encargados de la limpieza en las ciudades", le dice a BBC Mundo Ricardo Jaral Fernández, intendente del Centro Histórico de Ciudad de México.

En cambio Manuel Jiménez, empleado de un centro comercial, piensa lo contrario. "Aunque le suban lo que quieran es lo mismo, la gente siempre tira el chicle en las calles, es un problema cultural. No entendemos", dice en conversación con BBC Mundo.

De acuerdo con la empresa Kraft Foods, en México se producen más de 92.000 toneladas anuales de goma de mascar. El mercado de esta golosina representa ingresos por unos US$420 millones a los fabricantes.

El país es el segundo mayor consumidor de goma de mascar en el mundo después de Estados Unidos, según esta empresa.

Gran tarea

"Aunque le suban lo que quieran es lo mismo, la gente siempre tira el chicle en las calles, es un problema cultural. No entendemos"

Manuel Jiménez, habitante de Ciudad de México

La propuesta de aumentar el impuesto a la chicle fue presentada al Congreso por el diputado Juan Manuel Diez Francos.

El objetivo es aplicar un impuesto de 35% al costo de cada pieza de goma de mascar, cuyo precio más bajo en México es de 50 centavos de peso, equivalentes a US$0,038.

En cambio despegar un chicle de las calles o fachadas cuesta cinco veces más del valor original de la golosina.

En su iniciativa, el diputado Diez Francos señala que, por ejemplo, retirar la goma de mascar pegada en las aceras de la capital mexicana implica una inversión promedio de US$80.000 anuales.

Se trata de una tarea monumental, explica Jaral Fernández. Por ejemplo los empleados del servicio de limpieza de la capital mexicana retiran, sólo en la calle Madero del Centro Histórico, un promedio de 2.000 chicles al día.

Esa vía está destinada sólo a los peatones, y es una de las más concurridas de Ciudad de México. Un problema que personas como Aurelio González López, empleado del gobierno local, enfrenta diariamente.

"Hay botes en cada esquina para que la gente tire los chicles. No está bien que lo echen al suelo porque a uno que anda barriendo se le pega en los zapatos", explica a BBC Mundo.

Salud

Empleado del servicio de limpieza en Ciudad de México

"No está bien que la gente tire el chicle", dice Aurelio González

El problema de la goma de mascar pegada en calles y fachadas se repite en prácticamente todas las capitales del país.

De hecho, sólo en algunas se utilizan máquinas especiales para deshacerse de los chicles pegados. En la mayoría de las poblaciones mexicanas, la tarea se hace a mano, con cuñas.

Pero más allá de las dificultades técnicas, lo cierto es que la goma de mascar en las calles es, además de un asunto de mala imagen pública, un problema de salubridad.

El Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) establece que cada chicle puede contener hasta 10.000 bacterias y hongos, que son potenciales transmisores de enfermedades.

En ese sentido, una iniciativa que aumente el dinero para limpiar las calles sería también una herramienta de salud, afirma Jaral Fernández. Parte de la recaudación, si la iniciativa fuera aprobada, podría destinarse a programas de educación cívica.

"¿Qué es más importante, comprar una gran máquina de limpieza o educar a la gente?", señala. "La ciudad más limpia no es la que más se barre sino la que se ensucia menos".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.