BBC navigation

Cuando estar en el hospital produce alucinaciones

Última actualización: Sábado, 24 de noviembre de 2012

Es un trastorno del que rara vez se habla y a la mayoría de la gente le da demasiada vergüenza mencionarlo después de recuperarse.

Frances

Frances tuvo delirios mientras estuvo internada.

Poco se sabe sobre el delirio de los cuidados intensivos o la psicosis de la UCI, que provoca efectos psicológicos en los pacientes en terapia intensiva..

Mientras experimentan esos delirios algunos pacientes creen que los médicos están tratando de matarlos, ven figuras fantasmales y sufren alucinaciones y ansiedad.

La mayoría de los pacientes se recuperan rápidamente si reciben la ayuda adecuada.

Un estudio reciente halló que cerca del 55% de las personas que sobreviven a un tratamiento de cuidados intensivos llegan a desarrollar trastornos psicológicos como depresión o trastorno postraumático por estrés.

"Alucinaciones terribles"

Frances, que no quiso dar su apellido, pasó cuatro semanas en terapia intensiva en el Hospital Royal Victoria en Belfast (Irlanda del Norte) tras sufrir complicaciones durante su segundo bypass.

Ella nunca había oído hablar del delirio de cuidados intensivos.

Cama

Camas vacías pueden ser parte de las alucinaciones.

"Cuando recuperé la conciencia, en primer lugar, tuve alucinaciones terribles. Creía que los pacientes a mi alrededor ya no estaban en sus camas, sino en cochecitos de juguete. Había personas vestidas de ninjas a cada lado de mi cama.

"Sentía que iban a hacernos daño y que teníamos que ser buenos. Pensándolo ahora, veo que creía que estaban tratando de matarnos al darnos inyecciones en el estómago.

"En una ocasión, incluso me escondí en un armario para evitar que me mataran.

"Cuando mi familia vino a verme les pedía que me llevaran a casa y les decía que si no lo hacían me iban a matar esa noche. Empecé a enviar mensajes de texto pidiendo que vinieran a buscarme. Era peor para mi familia saber que yo era tan infeliz ", dijo.

"Sería tranquilizador para las familias saber que en realidad es un trastorno que también sufren otras personas”.

"Uno se siente muy avergonzado por ello y no quiero mencionarlo porque le da mucha vergüenza".

Investigación

Un estudio reciente realizado en 157 pacientes en el Hospital de la Universidad de Londres registró altos niveles de depresión, ansiedad y trastorno de estrés post-traumático.

George Gardiner, jefe clínico de la Red de Cuidados Intensivos en Belfast, ha estado estudiando este delirio. Según explica, no es nada inusual.

"Los síntomas son causados por el ambiente y la enfermedad sufrida. Es muy incómodo y perturbador para la familia y los amigos, que también verán lo que está pasando. Es algo en lo que en la unidad de cuidados intensivos nos hemos venido concentrando durante los últimos diez años ", cuenta.

Gardiner

El doctor Gardiner investiga este trastorno.

La investigación internacional se ha centrado en tratar de mejorar la forma de detectar los síntomas para tratar este problema y la Red de Cuidados Intensivos ha desarrollado una serie de sistemas de puntuación para tratar de detectarlo en los pacientes en la etapa más temprana.

"Hay una serie de pruebas cognitivas para ver si el paciente está en la zona de delirio y eso es lo que Frances ha estado experimentando, un trastorno llamado delirio de cuidados intensivos.

"Hay una serie de estrategias que se pueden usar para tratar de normalizar el entorno del paciente. Incorporar los conceptos de día y noche cuando se pueda, reducir la cantidad de sedantes y liberar a los pacientes de las máquinas. Eso es algo que estamos tratando de impulsar aquí en Irlanda del Norte".

Gardiner explica que, por definición, un paciente en cuidados intensivos tiene un estado crítico y que no es sorprendente que el cerebro comience a funcionar mal en esa situación.

El especialista señala que entiende cómo los pacientes pueden empezar a caer en el delirio.

"Por la naturaleza misma de los exámenes que tenemos que hacer y los equipos que se necesitan para asistir a los órganos día y noche, puede ser difícil diferenciar lo real de lo irreal, puede haber ruidos, hay alarmas y hay siempre un extraño, aunque sea un enfermera, en la habitación", dijo.

"Sin embargo, es bastante común que los pacientes, especialmente los más críticos, deliren, y a veces puede ser muy difícil detectarlo".

Gardiner intenta reducir las posibilidades de que los pacientes sufran delirios.

"La estrategia que empleamos es mantener al paciente lo menos sedado posible y sacarlo de cuidados intensivos tan pronto como podamos. Estamos teniendo buenos resultados con esto.

"Nunca nos damos la oportunidad de que la gente sepa que el delirio es un efecto común de estar en terapia intensiva, que estamos investigándolo y lo podemos tratar. La mayoría de las personas se recuperan bien. Puede ser que tome un poco de tiempo, pero los pacientes deben estar seguros de que estamos haciendo todo lo posible por resolver la cuestión.

"Podemos tratar este tema y los pacientes pueden volver a la normalidad".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.