BBC navigation

Una nueva oportunidad de vivir

Última actualización: Domingo, 25 de noviembre de 2012

"Soy muy, muy afortunada. Tuve una segunda oportunidad de volver a hacer mi vida".

Luceia Quinney-Mee

Luceia Quinney-Mee recibió un trasplante de hígado que le salvó la vida.

Estas son las palabras de una joven de 13 años que sabe que sin el regalo vital de un extraño, ella no estaría aquí hoy.

Hace cinco años, Luceia Quinney-Mee, de Ballycastle, Irlanda del Norte, desarrolló una rara enfermedad que provocó que sus glóbulos rojos comenzaran a atacarle el hígado.

Uno de los síntomas fue que la esclerótica, la membrana blanca de los ojos, se volvió amarilla. Los médicos la refirieron a los especialistas.

Éstos la enviaron al Hospital Infantil de Birmingham, en Inglaterra, y a la semana fue incluida en la lista de espera de un trasplante de hígado.

"A la mañana siguiente un hígado estaba disponible para mi así que me llevaron al quirófano para someterme a mi primer trasplante" dice.

Sin embargo el trasplante no fue exitoso y un año después Luceia estaba de vuelta en la lista de espera.

"Lo que tuve fue rechazo crónico" dice. "El hígado no pudo establecerse en mi organismo".

"Fue una experiencia realmente diferente porque no estaba internada en el hospital. Se me permitió volver a casa y esperar el órgano allí".

"Durante esos tres meses no fui nunca a la escuela y no salí mucho. Era raro pero no recuerdo haber sentido miedo".

Transformación

Luceia enferma

Luceia recibió su segundo trasplante en 2009.

Luceia recibió un segundo trasplante de hígado en 2009. Ahora, tres años más tarde, continúa en buen estado de salud.

Debe tomar una combinación de fármacos para evitar el rechazo pero el trasplante le ha transformado la vida.

Desde la operación se ha vuelto una entusiasta nadadora, compitió en los Juegos de Trasplante y a principios de este año fue una de las portadoras de la antorcha olímpica.

Su madre, Rachel, señala que siempre estará en deuda con la persona que murió para salvarle la vida a Luceia.

"Hubiéramos perdido a Luceia si no hubiéramos recibido una donación de órgano" dice.

"Ella sigue aquí con nosotros y está bien y sana. Sentimos que es muy importante promover el registro de donación de órganos para tratar de ayudar a la gente a ver lo importante que es firmar como donante".

La madre de Luceia

Rachel, la madre de Luceia, dice estar en deuda con el donante.

Según Rachel, siempre estará agradecida a la persona que donó el órgano a Luceia.

"Pero también es realmente importante hablar con tu familia sobre el tema. Porque cuando un ser querido está en el lecho de muerte no es momento de tomar una decisión".

"Es muy difícil pero sabemos lo importante que es hablar sobre esto" dice.

Luceia escribió una carta a la familia del donante pero hasta ahora no ha recibido una respuesta.

Dice que le encantaría tener un contacto con ellos porque, sin ellos, no podría estar ahora viviendo.

"Alguien tuvo que morir para que yo pudiera vivir otra vez y es realmente especial que alguien haya renunciado a un órgano para que yo pudiera vivir" asegura.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.