Crisis en Gaza: ¿cuán frágil es el cese el fuego?

  • 23 noviembre 2012
Soldados en Gaza
El anuncio de cese al fuego alivió los ánimos de Palestinos e Israelíes.

Horas antes del cese el fuego entre israelíes y palestinos, en una escuela de Naciones Unidas en la ciudad de Gaza, repleta de familias que huían de los ataques israelíes, una niña de aproximadamente 13 años arrojó a las manos de uno de mis colegas un pedazo de cartón de una caja de galletas.

Era una lista de deseos para el futuro:

  • Espero detener la guerra</P>
  • Espero vivir una vida feliz</P>
  • Espero estar en paz para siempre</P>
  • Feliz sueño

Pero esto es Gaza, el lugar donde las pesadillas se hacen realidad.

Su familia había abandonado apresuradamente su casa cerca de la frontera con Israel, después de que Israel dejó caer miles de panfletos en los que advertía un inminente ataque en su barrio. No mucho tiempo después de que se fueron, los israelíes empezaron a bombardear.

¿Logra el cese el fuego acercar a la niña a la vida que sueña con tener? Probablemente no.

En los años desde que Israel retiró sus tropas y asentamientos de Gaza en 2005, ha habido múltiples episodios de muertes transfronterizas. Todos seguidos por ceses el fuego, algunos tácitos, otros acordados por diplomáticos extranjeros. Todos fallidos.

Esto es porque Israel y Hamas, grupo que tomó el control interno de la Franja de Gaza en 2007, están sumergidos en una guerra perpetua, a veces la guerra está más fría; otras veces, está ardiendo. Hamas, que no representa en realidad una amenaza militar para Israel, se ha mostrado muy duro de vencer.

Me consta que hay niños del otro lado de la línea fronteriza, en los pueblos israelíes como Sderot, que tienen las mismas esperanzas que la niña palestina en la escuela de la ONU.

Lea también: Cuatro efectos del cese el fuego en Gaza

¿Un breve respiro?

Carta de deseos de niña en Gaza
La niña palestina escribió en un cartón improvisado sus principales deseos.

Los adultos en ambas partes son mucho más escépticos sobre el futuro.

Al anunciar el cese el fuego, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu le dijo a sus ciudadanos que sabía que algunos de ellos esperan medidas militares más drásticas, agregando que eso podría ser necesario en el futuro.

Una encuesta realizada por Channel 2 News en Israel, y publicada justo antes del cese al fuego, sugirió que el 70% de los israelíes estaban en contra del mismo.

En un hospital de Gaza, un hombre de unos 30 años, envuelto en vendajes desde la cabeza hasta el pecho por heridas de metralleta, dijo que no creía que esta medida fuera a hacer alguna diferencia más allá del corto plazo.

"Los judíos no quieren tregua alguna, no va a funcionar en absoluto para ellos… La situación no cambiará mucho con o sin cese el fuego".

En El Cairo, el líder político de Hamas, Jaled Meshaal, declaró la victoria.

"Dios obligó a las manos de los sionistas a dejar de golpear a nuestra gente de Gaza, y se han sometido a nuestras condiciones", proclamó.

Los oficiales de Netanyahu, por su lado, dijeron que Israel le causó verdadero daño a Hamas, enseñándole la capacidad de rearmarse de Israel para disuadir a sus enemigos.

Lea también: "Salir de Gaza es como salir de una cárcel"

Un entendimiento frágil

Este cese el fuego es un empate que les sirve Israel y Hamas por igual. Ambos pueden afirmar que reforzaron sus posiciones.

Pero la historia ha demostrado que una tregua que no compra tiempo para un proceso político que resuelva los problemas de fondo entre israelíes y palestinos, no durará.

Esta vez el cese el fuego viene con una página escrita que dice "entendimientos" que contempla algunos de los grandes temas entre los dos. Los palestinos deben detener el fuego contra Israel. Israel debe abrir los pasos fronterizos en Gaza para facilitar el desplazamiento de la gente y el transporte de mercancías.

Detener el ataque de cohetes y levantar el bloqueo son los factores que pueden -si llegara a pasar- generar una mejoría real en la vida de las personas, e incluso restauraría la esperanza en el futuro entre los adultos y los niños.

Pero Israel ha dicho en muchas ocasiones que el bloqueo es vital para su seguridad. Incluso si Hamas impone el cese el fuego entre sus propias tropas, podría tener que luchar por controlar pequeñas milicias armadas en Gaza.

Excepto por un milagro político, las condiciones para la siguiente espiral que convierta la tensión en violencia están tristemente ahí.

El nuevo Egipto se ganó el reconocimiento de los estadounidenses por el papel que desempeñó su presidente Mohamed Mursi en el acuerdo de cese el fuego.

El presidente egipcio, aliado ideológico de Hamas, mostró un pragmatismo considerable en la elaboración del acuerdo. No le conviene una matanza en Gaza que lo distraiga de los monumentales retos económicos y políticos de su país.

Los elogios que recibió de la Casa Blanca no le vendrán mal para sus relaciones con el Fondo Monetario Internacional, que está en proceso de otorgarle a Egipto un salvavidas económico.

No obstante, poco después del cese el fuego, oficiales de la Casa Blanca afirmaron que el entendimiento era frágil.

Palestinos e israelíes tienen ahora un espacio para respirar. Convertir esta tregua en algo más que una pausa, requerirá mucho más de lo que ninguna de las partes parece estar dispuesto a ceder.

Contenido relacionado