Las excusas legales de Israel y Gaza

  • 21 noviembre 2012
Mujer en Gaza
Los Estados pueden actuar en defensa propia, pero deben medir del uso de la fuerza de modo que sea proporcional.

El atentado con bomba en un autobús en la ciudad israelí de Tel Aviv, con un saldo de al menos diez heridos, es el más reciente episodio de violencia en el conflicto entre Israel y los palestinos, que recrudeció en la última semana.

Lo que atizó la hoguera en esta ocasión fue el operativo llevado a cabo el 14 de noviembre por las fuerzas de Defensa de Israel, que acabó con la vida del principal jefe militar de Hamas, Ahmed Jabari.

Los ataques desde ambos lados de la frontera que han tenido lugar desde entonces han dejado cerca de 120 palestinos muertos en la Franja de Gaza y cinco víctimas israelíes. Además, el recrudecimiento de la violencia ha puesto nuevamente en entredicho no sólo la dificultad de encontrar una salida diplomática a la crisis.

Ambas partes esgrimen fundamentos legales para justificar su posición pero, ¿están amparadas por la ley las acciones de Israel y las de Hamas?

En defensa propia

Ciudadano israelí
Los objetivos civiles están prohibidos bajo las leyes internacionales.

Israel justifica su ofensiva, bautizada Operación Pilar de Defensa, con el argumento del derecho a la defensa propia. Éste es un derecho fundamental de la ley internacional, tal y como lo explica el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas.

Nadie pone en duda el derecho de un Estado a defenderse de un ataque armado. No obstante, existe un debate sobre qué intensidad debe tener este ataque para que la nación afectada pueda recurrir a la fuerza.

El problema radica en determinar quién tiró la primera piedra.

Los críticos de la postura de Israel, le explicó a la BBC Guglielmo Verdirame, del Departamento de Estudios de Guerra de la Universidad King's College, de Londres, sostienen que el derecho a la defensa propia sólo puede esgrimirse cuando el atacante es otro Estado y no una entidad como en el caso de Gaza, que no está aceptada como Estado palestino.

Por otra parte, hay quienes mantienen que Gaza aún está ocupada por Israel, a causa del bloqueo, y, por tanto, Israel no tiene derecho a argumentar defensa propia ya que la agresión proviene de un territorio ocupado.

A este planteo Israel responde que se retiró de Gaza en 2005.

Desde el punto de vista legal, un "bloqueo" y una "ocupación" son conceptos diferentes según la ley internacional. La combinación de los dos es nueva y encuentra problemas de lógica cuando quienes lo usan caracterizan una incursión terrestre como una "invasión".

Respuesta proporcional

Dejando a un lado la validez en torno al derecho de aplicar el concepto de en defensa propia, éste no es el equivalente a un cheque en blanco: la ley internacional avala el uso de la fuerza solo en la medida en que sea proporcional y necesaria.

Y esto, en algunos casos, puede llegar a significar el uso de más fuerza militar de la que fue empleada en el ataque original. En otros casos, puede ser menos. Es decir, no se trata de "ojo por ojo, diente por diente".

Combatientes vs. civiles

Un principio clave en las leyes que regulan los conflictos armados es el de distinción o diferenciación: las partes deben diferenciar en todo momento entre los combatientes y los civiles.

Los ataques contra civiles o blancos civiles están prohibidos. Los ataques pueden perpetrarse únicamente contra combatientes o no combatientes que participan directamente en las hostilidades, y contra objetivos militares.

Este principio prohíbe actos de violencia o amenazas dirigidas a atemorizar a la población civil, así como ataques que, por su propia naturaleza, no pueden estar dirigidos a un objetivo militar específico.

En este sentido, explica Verdirame, los cohetes lanzados desde Gaza hacia el sur de Israel estarían violando esta ley.

Proporcionalidad

Conflicto armado entre Israel y los palestinos
No es fácil establecer los hechos ni durante ni después de un conflicto armado.

¿Puede justificarse el ataque a un edificio que contiene un objetivo militar, como una plataforma para lanzar cohetes, pero está habitado por civiles?

Si se pueden perder vidas civiles o causar daños materiales en una propiedad civil, los atacantes deben evaluar si los beneficios militares superan los riesgos para la propiedad civil.

En algunos casos, por ejemplo, la justicia determinaría que no es legal atacar un blanco, por más legitimo que sea, si los daños colaterales en la población civil pueden llegar a ser desproporcionados en relación a lo que se ganaría atacando dicho blanco.

Un atacante que tenga como misión destruir un objetivo militar en la Franja de Gaza, un área de apenas 40 kilómetros de largo y diez de ancho, con una densidad de población extremadamente elevada, está en la obligación de hacer todo lo posible para verificar la naturaleza de su blanco y evitar errores.

Como evidencia de sus esfuerzos para cumplir con estas normativas, Israel dice que antes de un ataque distribuye panfletos o alerta a los residentes. Sin embargo, los críticos objetan que estos métodos no son efectivos y que tampoco sirven para evitar la destrucción de propiedades civiles.

Obligaciones

Una acusación frecuente contra Hamas es que pone en peligro deliberadamente a sus ciudadanos, al esconder sus objetivos militares entre la población civil.

De ser así, se trata de una violación seria a las leyes que regulan los conflictos armados. Sin embargo, éste no es un argumento que le permita a Israel no cumplir con su obligación de tomar todas las precauciones necesarias para minimizar la pérdida de vidas civiles.

Todas las fuerzas armadas, incluyendo las Fuerzas de Defensa de Israel, cuentan con especialistas en leyes de guerra, que participan en las discusiones para aprobar o vetar un blanco.

Pero, en última instancia, la legalidad en cuanto a la elección de un objetivo en particular, dependerá de quién tiene razón sobre lo que pasó. ¿Era realmente un objetivo militar genuino? ¿Era posible, dadas las circunstancias, destruir el blanco y evitar a la vez vícitmas civiles?

Establecer los hechos durante un conflicto armado o incluso después no es tarea fácil. Sin embargo, cuando el atacante deliberadamente ataca un blanco civil no hay versión de los hechos capaz de justificar sus acciones bajo las leyes del conflicto armado.

Sin duda, el de la legalidad es un terreno gris. Hay que recordar, dice el especialista del King's College Guglielmo Verdirame, que lo mejor que puede hacer la ley, a lo sumo, es reducir el sufrimiento humano, más no eliminarlo.