Iban a construir un puente y encontraron restos de una casa de hace 10.000 años

  • 19 noviembre 2012
Impresión artística del lugar
Impresión artística del sitio de la vivienda descubierta en la costa este de Escocia.

Los restos de lo que se cree es una de las viviendas más antiguas de Escocia fueron descubiertos durante obras de construcción para el nuevo puente en el estuario de Forth.

El sitio data del periodo mesolítico, de hace unos 10.000 años.

Los trabajos de excavación arqueológica se realizaron en un campo en Echline, en South Queensferry, en preparación para el reemplazo del cruce de Forth.

Una gran fosa oval de casi 7 metros de longitud es todo lo que queda de la morada, junto con chimeneas y puntas de flechas de pedernal.

"Primeros pobladores"

Rod McCullagh, un destacado arqueólogo en la agencia gubernamental Historic Scotland, dijo: "Este descubrimiento y, especialmente la información de los análisis de laboratorio, agregan valiosa información a nuestra comprensión de una lista pequeña pero en crecimiento de edificios erigidos por los primeros pobladores de Escocia después de la última glaciación, hace 10.000 años.

"Las fechas determinadas por radiocarbono en este lugar nos muestran que es el más antiguo de su tipo hallado en Escocia, lo cual se suma a su relevancia".

Los restos presentan una cantidad de agujeros para postes que podrían haber llevado postes de madera para sostener las paredes y el techo, probablemente cubierto con césped.

También se identificaron varias chimeneas internas y se encontraron más de 1.000 artefactos hechos de pedernal, incluidos materiales que se habrían empleado como herramientas y puntas de flechas.

Otros hallazgos incluyen grandes cantidades de cáscaras de avellana carbonizadas, lo que sugiere que eran una fuente importante de alimento para los ocupantes de la casa.

Los arqueólogos creen que la vivienda era ocupada por temporadas, probablemente durante los meses de invierno y no todo el año.

Hallazgo histórico

Sitio de la construcción
El hallazgo ayudará a tener una idea detallada de la vida en el Mesolítico.

Ed Bailey, gerente del proyecto para Headland Archaeology, la compañía que llevó a cabo las obras de excavación, expresó: "El descubrimiento de este sitio inusual y previamente desconocido nos ha dado una oportunidad única de desarrollar más nuestro entendimiento de cómo vivían los pueblos prehistóricos en la zona del Forth".

"Los análisis especializados de las evidencias arqueológicas y paleoambientales recuperadas en el campo siguen su curso. Esto nos permitirá juntar las piezas y construir un cuadro detallado del estilo de vida mesolítico".

El ministro de Transporte de Escocia, Keith Brown afirmó: "Esta antigua morada, que fue desenterrada como parte de las investigaciones rutinarias efectuadas antes de las obras de construcción, es un descubrimiento importante y emocionante".

"Ahora tenemos registros vitales de los hallazgos que podremos compartir para ayudar a entender un periodo de la historia antigua de Escocia".

James Cook, corresponsal de la BBC en Escocia, dice que cuando glaciares se derritieron después de la última glaciación, los primeros colonos se mudaron al norte a través de los nuevos bosques de Caledonia, que es como los romanos llamaban a Escocia en latín.

"En Echline, South Queensferry, por lo menos una familia se detuvo. El sitio ahora es modesto, pero hay pistas en el terreno que pintan un cuadro vívido de un hogar prehistórico".

Cook señala que por dentro aparentemente era acogedor, apuntando a las chimeneas, mientras que las puntas de flecha de pedernal y cáscaras dan indicios de la dieta de sus moradores, que incluía carne y avellanas tostadas.

Las excavaciones continúan en las riberas del Forth, para brindar una visión de cómo era la vida en aquel lugar 8.000 años antes de Cristo, bajo la sombra emergente de un puente del Siglo XXI.

Contenido relacionado