Los desafíos de un médico al pie del Monte Everest

  • 28 octubre 2012
Neil Rushton y su pareja Ceri Lloyd.
Neil Rushton y su pareja Ceri Lloyd llegaron a Pheriche en septiembre.

Neil Rushton se está aún acostumbrando a la rutina diaria de su nuevo trabajo en Pheriche, a dos días caminando del campamento base del Monte Everest.

Rushton, un médico británico familiar de Cullompton, en Devon, tiene que decidir si sus pacientes necesitan ser enviados montaña abajo cargados sobre un yak -un bovino típico de la zona, que cumple funciones de transporte- o no.

"Estoy organizando el traslado en helicóptero de un ciudadano norteamericano, que llegó anoche a caballo desde un campo sobre nosotros."

"Había empezado a tambalearse al caminar y se había caído dos veces. Esto fue una señal temprana de desarrollo de ataxia cerebral".

El doctor Rushton, de 60 años, quien trabaja para College Surgery Partnership, cambió hace seis semanas su moderna institución de cirugía por la Asociación de Rescate del Himalaya.

Allí trabajará durante tres meses, dando tratamiento a excursionistas y lugareños que caen enfermos.

Además de lidiar con la barrera del idioma y la electricidad, que según Rushton sólo funciona medio tiempo, debe acostumbrarse a la idiosincracia de sus pacientes.

"¿Cuántas de mis pacientes en el Reino Unido son cargadas en las espaldas de sus maridos durante dos horas, con una horrible infección urinaria, para ser atendidas?"

A 4.270 metros (14.000 pies) sobre el nivel del mar, Rushton está trabajando en lo que se cree que es el hospital más alto del mundo.

Nuevas habilidades

Medicina en el Everest.
El doctor Rushton decide si los pacientes son trasladados en bovinos o helicópteros.

El trabajo es variado y cuentan sólo con un pequeño equipo: Bartek, un médico polaco, y Govinda, un médico que ha hecho dos temporadas por año durante los últimos 19 años.

Deben estar listos para cualquier situación.

"El trabajo aquí es muy variado y es increíle la droga maravillosa que es el oxígeno".

"He aprendido a ser un dentista. Aparentemente esta habilidad se puede aprender en una tarde", dijo el Dr. Rushton.

"¿Cómo poner anestesia para una extracción? Nuestro instructor estadounidense nos hizo probar unos con otros, por suerte con la aguja cubierta".

Fuera del trabajo, el doctor Rushton y su pareja, Ceri Lloyd, están viviendo con una familia nepalí.

A pesar de la naturaleza básica de la zona, todavía hay una gran cantidad de información médica para recolectar.

Ya sea decidiendo si se debe enviar a los pacientes en yak o helicóptero o estudiando para su máster en Medicina Remota, Rushton se enfrenta día a día con las diferencias entre el Everest y Cullompton.

"Los servicios son un caos. Las carreteras se usan como alcantarillas. La basura no se recoge. La esperanza de vida es de 53 años. Y a pesar de todas estas deficiencias, la gente se las arregla para estar sonriente todo el tiempo".