Elecciones dejan a España más cerca del rescate europeo

  • 22 octubre 2012
Alberto Núñez Feijóo
Alberto Núñez Feijóo logró su reelección en Galicia, dándole un respiro al gobierno central de Rajoy.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, puede estar satisfecho y aliviado con el desempeño de su Partido Popular (PP), que logró una mayoría absoluta en las elecciones regionales en Galicia.

Superada lo que muchos consideraban una prueba electoral para la política de austeridad que ha puesto en marcha Rajoy, el resultado de los comicios le da espacio al gobierno para para profundizar su politica de austeridad y buscar ayuda financiera de la Unión Europea (UE).

Mientras tanto, en el País Vasco la victoria fue -como se esperaba- para los partidos nacionalistas.

Actualmente gobierna allí el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) por medio de acuerdos con el PP. Pero estos comicios regionales han devuelto al País Vasco a una estructura política similar a la que ha regido en legislaturas anterioresl.

Los analistas creen que probablemente resurgirán los llamados a la independencia, ya que el conservador Partido Nacionalista Vasco (PNV) quedó en primer lugar, seguido de la coalición de separatistas de izquierda Euskal Herria Bildu, heredera legal de Batasuna.

Estas elecciones se producen tres semanas antes de las de Cataluña, donde también está creciendo el clamor de independencia, comenta el corresponsal de la BBC en Madrid, Tom Burridge.

Lea también: Lo que quieren los catalanes independentistas

"Reférendum" gallego

Íñigo Urkullu
Íñigo Urkullu, presidente del Partido Nacionalista Vasco, celebra su elección como lehendakari.

El escrutinio de los votos indica que el PP aumentó de 39 a 41 escaños en Galicia, la tierra natal de Rajoy, en una asamblea regional de 75 miembros.

La secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, calificó el resultado de "magnífico", según informa la agencia EFE, y felicitó al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

En cambio para el Partido Socialista de Galicia ha sido un desplome, que los deja con sólo 18 escaños de los 25 que tenía. Cospedal opinó que la filial del PSOE está pasando por una situación "muy complicada" y que su mensaje "le ha pasado factura".

Para Cospedal, el triunfo del PP en la región representa un "respaldo a las políticas del PP en toda España", porque el partido "gobierna sobre realidades y ofrece soluciones a los ciudadanos, y no imposibles".

De hecho, los populares quieren que el resultado se entienda como un referéndum sobre la gestión gubernamental y las medidas de austeridad, que ya habían sido aplicadas en Galicia antes de la llegada de Rajoy al poder.

España está pasando por dificultades económicas desde que la crisis financiera global de 2008 golpeó al sector inmobiliario y causó enormes pérdidas a los bancos.

Se pronostica una profundización de la recesión en el país, mientras que los 17 gobiernos autónomos regionales están seriamente endeudados.

El desempleo a nivel nacional es de 25% y en Galicia llega a 21%. Además ha habido protestas generalizadas contra los recortes en el gasto público. Pese a ello el PP mantuvo su liderazgo regional.

Dolor de cabeza vasco

Laura Mintegi
Laura Mintegi, líder de Euskal Herria Bildu, quedó en segundo lugar en el País Vasco.

En contraste con los resultados en Galicia, en el País Vasco, si bien el triunfo del Partido Nacionalista Vasco (PNV) era predecible, el panorama político cuenta con una nueva fuerza, el izquierdista Euskal Herria Bildu.

El PNV obtuvo 27 escaños del parlamento regional, seguido por Euskal Herria Bildu con 21.

Hace casi diez años, el brazo político del grupo separatista armado ETA fue proscrito por el gobierno español y, por lo tanto, descalificado para cualquier proceso electoral.

De allí surgió la agrupación Euskal Herria Bildu, que representa las ambiciones políticas de quienes apoyaban a ETA en el pasado, aunque condenan públicamente el uso de la violencia con fines políticos, agrega nuestro corresponsal.

"Lo interesante es que Bildu, un partido nacionalista de centro izquierda, llegó en un cercano segundo lugar y ahora podría formar coalición con el PNV, que sigue siendo el partido más grande", señala Tom Burridge.

"Y si eso pasara quizá podrían promocionar un referéndum sobre la independencia de España, lo que que seria un gran dolor de cabeza para el gobierno central".

En el País Vasco, el Partido Socialista quedó en tercer lugar con 16 escaños, y el PP en el cuarto, con diez.

Ante la irrupción de Euskal Herria Bildu, Cospedal insistió en que su partido luchará contra el auge independentista como lo ha hecho siempre, defendiendo la Constitución y reclamando el cumplimiento de la ley.

De todos modos, con la victoria en Galicia y un resultado esperado en el País Vasco, el presidente Rajoy estará mejor preparado para pedir un rescate financiero a la UE, que implicaría una posible reforma del sistema de pensiones y más recortes.