BBC navigation

Los padres que hacen huelga y no llevan a sus hijos a la escuela

Última actualización: Jueves, 18 de octubre de 2012
Un salón de clase vacío

En una clase del Colegio Buero Vallejo de San Sebastián de los Reyes asistieron dos de 22 alumnos.

El reloj marca las 8:30. Si fuese un jueves cualquiera, Juan Torres ya habría salido de su departamento en la localidad de San Sebastián de los Reyes, al norte de Madrid, para dejar a sus hijas en el colegio e irse a trabajar. Pero este jueves es diferente. Hay huelga de padres en toda España. La razón: los recortes.

"La situación va cada vez peor", explica este padre de dos niñas. "Hay profesores que están de baja médica y no son sustituidos durante dos semanas, eso pasó en el colegio de mi hija pequeña con los chicos de seis años", pone a modo de ejemplo.

"Por eso hacemos huelga", explica mientras va poniendo la mesa para desayunar. "En nuestra escuela el año pasado de 300 familias había 150 con becas para los libros, este año no hay ninguna", explica. "Así no se garantiza que todos accedan a la educación", opina.

Su mujer ya ha salido para el trabajo. Él, en cambio, utilizó un día de sus vacaciones para poder quedarse en casa. Y las niñas no es que aprovecharan para dormir hasta más tarde, se levantaron a la misma hora de siempre.

"La más grande va a aprovechar a estudiar porque se le viene un examen", cuenta Juan.

Julia tiene 13 años y se queja de que durante un mes no ha tenido a tres profesores. "Los de Educación Física, Sociales y Educación para la Ciudadanía han estado de baja y no los han remplazado", se lamenta.

Madrugón

La familia Torres

Juan junto a sus hijas Julia y Elena pasando un día inusual en casa.

Mientras desayunan en familia charlan sobre la medida de protesta, y sobre la marcha a la que asistirán por la tarde en Madrid. De fondo se oye la televisión, el telediario de Televisión Española menciona la huelga de la que ellos están siendo parte.

Elena es la pequeña de la familia, tiene seis años. Asiste al Colegio Buero Vallejo, ubicado a unos 500 metros de su hogar, y donde la huelga ha tenido buen seguimiento. BBC Mundo charló con algunos padres que estaban en la entrada. La mayoría coincidía en que había menos asistencia de la habitual. Son 400 alumnos y según las autoridades alrededor del 50% no ha concurrido.

Había padres que no estaban de acuerdo con la huelga. Otros no tenían dónde dejar a sus niños para ir a trabajar. También hubo alguno que ni se había enterado de la convocatoria.

Esther González decidió llevar a su hija María (6) porque la niña no quería faltar. "Yo estoy de acuerdo con la huelga pero no la puedo obligar", explica esta madre a BBC Mundo.

Carlos Martínez trajo a la escuela a sus hijos de 9 y 6 años, como todos los días. "No estoy de acuerdo con esta forma de protestar", explica. "Lo mejor es venir a clase y demostrarle a este gobierno que hace recortes que los niños quieren estudiar", agrega.

Huelga inédita

Los organizadores de esta convocatoria a nivel nacional destacan su "éxito" y su carácter inédito. "Ha habido un seguimiento superior al 80% según los primeros datos", explica a BBC Mundo José Luis Pazos, portavoz de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA)."Es la primera vez que tomamos una medida así y es un éxito", añade. Según el Ministerio de Educación el seguimiento de la protesta fue del 23%.

"El ataque al derecho a educarse de nuestros hijos no tiene precedentes, por eso llegamos a esta situación", explica Pazos. La Confederación, al igual que distintos sindicatos y organizaciones, denuncia que el gobierno del conservador Partido Popular ha reducido en un 21% el presupuesto educativo para este año y en un 14% para el que viene. Según el opositor Partido Socialista en diez meses se han recortado más de U$S6.000 millones en Educación.

Una escuela

Entrada al Colegio Buero Vallejo de San Sebastián de los Reyes.

La medida de fuerza surgió como una muestra de apoyo a las protestas convocadas por el Sindicato de Estudiantes que han tenido lugar durante las últimas tres jornadas. El objetivo es "vaciar" las escuelas para mostrar el rechazo a las políticas del Ejecutivo.

Las consignas no son tibias. Se pide el "cese fulminante" del ministro de Educación, José Ignacio Wert, la paralización de las medidas de ajuste y la retirada del proyecto de reforma de la Ley Orgánica de Educación, criticada por contener "consignas ideológicas".

La voz del gobierno

En opinión del ministro la huelga es de contenido exclusivamente político y calificó la actitud de los padres como "muy irresponsable". Wert también reconoció que a raíz de los ajustes el número de alumnos por aula ha crecido y el de profesores ha disminuido.

"Pero no podemos decir que eso supone un ataque a la educación pública", recalcó. Lo que buscan es "agudizar una sensación de malestar con respecto a los servicios públicos que no se corresponde con la realidad", concluyó el ministro peor valorado por la ciudadanía, según el último sondeo d el Centro de Investigaciones Sociológicas.

La huelga tiene lugar poco después de que se conociera un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) en el que España aparece en el podio europeo en fracaso escolar (tercero, tras Malta y Portugal).

Uno de cada tres alumnos abandona los estudios antes de acabar la educación secundaria, frente a la media europea que es de uno cada cinco.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.