La Unión Europea comienza a pensar en el federalismo

  • 18 octubre 2012
Globo con bandera de la eurozona
En la cumbre se discutirá un informe que implica una eurozona más federal. No todos están contentos.

A Alemania se le culpa con frecuencia de ser excesivamente precavido con la crisis de la eurozona, por lo que este jueves sus socios en la Unión Europea (UE) buscarán que se comprometa a desplegar todo el poder del Banco Central Europeo (BCE).

La cumbre de dos días, a realizarse en Bruselas, se enfocará en los planes para establecer una unión bancaria de la eurozona, que se considera un elemento clave para restaurar la confianza en la moneda común.

El objetivo es llegar a un acuerdo para que haya una supervisión bancaria conjunta, con el liderazgo del BCE.

Lo problemas bancarios jugaron un papel clave en la devastadora crisis económica de 2007-2008. Así que la idea tras la nueva estructura es fortalecer la regulación y el manejo del riesgo alrededor de la UE.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dice que las operaciones bancarias fragmentadas de Europa contribuyen al desequilibrio actual en la eurozona de 17 miembros.

Los préstamos transfronterizos han caído, lo que afecta las inversiones y el crecimiento. Y ha habido una fuga de capital de los países "periféricos", como Grecia y España, a los "refugios" del norte de Europa.

Reino Unido, Grecia, España, Italia, Portugal y Chipre están todos en recesión. Y ahora Alemania, el poder económico de la UE, recortó sus predicciones de crecimiento para el próximo año de 1,6% a 1%.

Las escenas de enfrentamientos en Atenas entre policías y manifestantes que se oponen a la austeridad durante la reciente visita de la canciller alemana, Angela Merkel, todavía permanecen frescas en la memoria.

La agitación política está creando una mezcla volátil en Europa. En Cataluña hay una creciente presión sobre una posible separación de España y en otros países hay grupos nacionalistas que están teniendo resultados electorales considerables.

Escrutinio colectivo

Mario Draghi
Mario Draghi, presidente del BCE, cree que las operaciones bancarias fragmentadas contribuyen al desequilibrio de la eurozona.

Entonces, con una Europa en crisis, ¿cómo podría ayudar una unión bancaria?

Según el plan de la Comisión Europea, lo primero sería un mecanismo único de supervisión (SSM, por sus siglas en inglés), a lo que seguiría un esquema de resolución conjunta (es decir, un método acordado para cerrar gradualmente los bancos en problemas) y finalmente un esquema de garantía de depósitos conjuntos.

Se espera que lograr el primer paso, el SSM, tarde alrededor de un año. Pero tanto la Comisión Europea como el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, quieren tener para enero la base legal para una unión bancaria.

Ya hay un desacuerdo sobre ese cronograma y sobre el mismo mecanismo.

Alemania no está contento con que el SSM supervise todos los 6.000 bancos de la eurozona. Dice que el SSM debería supervisar sólo a los bancos transnacionales, los "sistémicos".

Pero la Comisión señala que los bancos pequeños también le han dado grandes dolores de cabeza a la UE, como el caso de Northern Rock, los bancos regionales alemanes o las cajas españolas.

Preocupaciones de Reino Unido

protesta contra Merkel
Las medidas de austeridad han llevado a muchos griegos a protestar, en especial contra Angela Merkel.

Mientras tanto, Reino Unido, el principal centro financiero en la Unión Europea, quiere garantías legales para proteger los poderes del Banco de Inglaterra, en relación con el nuevo rol del BCE.

El gobierno de Reino Unido también está ansioso por la posibilidad de una eventual derrota en una votación para determinar una nueva estructura de supervisión que podría favorecer potencialmente a los países de la eurozona.

Un funcionario de la Comisión dijo que "no sería legalmente posible que Reino Unido tenga un veto".

Pero añadió: "la Comisión quiere asegurar un tratamiento equitativo tanto como sea legalmente posible".

Polonia y Suecia, que como Reino Unido están fuera del euro, han dejado en claro que revisarán los procedimientos de la votación para evitar la emergencia de una Europa de "dos niveles".

Un borrador de las conclusiones de la cumbre parece confirmar esas preocupaciones.

Se habla de un "tratamiento equitativo y una representación de estados miembro tanto dentro como fuera del área euro que participen en el SSM".

euro y libra
Reino Unido, que no utiliza el euro, está preocupado por una eventual estructura que podría favorecer a los países de la eurozona.

Más allá, parece que puede haber tensiones por el esquema de resolución bancaria y el esquema de garantía de depósitos conjuntos.

Proteger conjuntamente el efectivo de los inversionistas involucra una mutualización del riesgo. La idea es prevenir que una gran demanda de fondos en un país se esparza a otros países de la eurozona.

Pero Alemania, el mayor contribuyente a los fondos de rescate de la eurozona, advirtió que juntar la deuda de la eurozona por medio de los llamados "eurobonos" -otra forma de mutualización de riesgo- podría ser ilegal. El Tratado de Maastricht prohíbe las transferencias directas entre un estado y otro.

La canciller Merkel se enfrenta a una elección el próximo año y rescatar a los socios más débiles de la eurozona es políticamente tóxico. Muchos contribuyentes alemanes no están muy contentos con los rescates.

Países "periféricos" débiles

La preocupación por España -la cuarta economía más grande de la eurozona- y la agonía de Grecia, significan que los líderes de la UE buscarán mostrar unidad para tranquilizar a los mercados.

Pero el interés sobre la deuda soberana de España cayó bajo el nivel de peligro, lo que calma los temores de que Madrid pueda necesitar un inminente rescate.

Ha habido otras señales alentadoras de los mercados.

El BCE dice que está listo para comprar los bonos soberanos de países de la eurozona en problemas para ayudar a bajar los costos de sus préstamos, y no puso un límite a esas compras.

Pero esos países deberán primero pedir la ayuda y comprometerse a llevar a cabo una estricta disciplina presupuestaria.

van Rompuy
Van Rompuy creó un informe que puede convertirse en diciembre en una detallada hoja de ruta.

Y el fondo de rescate permanente de la eurozona, el llamado Mecanismo Europeo de Estabilidad, ya fue lanzado. Para 2014 debería tener una capacidad de préstamo de 500.000 millones de euros (o US$648.000 millones).

No se espera una decisión importante sobre Grecia en esta cumbre, pues los líderes de la UE están esperando un informe clave de la troika (la Comisión, el BCE y el Fondo Monetario Internacional).

Sin otra cuota del préstamo de la troika, el próximo mes, Grecia estará en bancarrota y podría eventualmente tener que dejar el euro. Sus deudas ascienden a 325.000 millones de euros (unos US$426.000 millones). El Fondo Monetario Internacional dice que Grecia necesita tiempo adicional para completar las metas de reformas a las que se ha comprometido.

En la cumbre, los políticos también discutirán un informe que propone una mayor integración de la eurozona, incluyendo la posibilidad de un presupuesto separado de la eurozona (llamado en inglés "fiscal capacity"), un Ministerio de Finanzas de la eurozona y un fondo limitado de bonos soberanos de corto plazo.

Es probable que el informe, planeado por Van Rompuy, se convierta en una hoja de ruta detallada en diciembre.

Es un intento para lograr un pensamiento económico conjunto, pero también implica un elemento controversial: una eurozona más federal.

Muchos electores pueden ver esto con dudas.