BBC navigation

China y América Latina, ¿una relación con futuro?

Última actualización: Lunes, 22 de octubre de 2012

Las relaciones económicas entre las dos regiones se basan en la compra de materias primas por parte de China.

China cambia autoridades este noviembre en un momento crítico de la economía mundial. Mientras los países industrializados enfrentan años de incertidumbre y la misma economía china está enfriándose, su relación con América Latina parece ir viento en popa.

Entre 2001 y 2011 el comercio entre ambas regiones creció un 30% anual hasta rondar los US$ 24.000 millones el año pasado.

En junio, durante su visita a América Latina, el primer ministro chino, Wen Jiabao, propuso duplicar los intercambios y dio el puntapie inicial a un tratado de libre comercio con el Mercosur.

Según los adalides de este acercamiento, se trata de una oportunidad única para que América Latina tenga una relación internacional más diversificada.

Según sus detractores, es una reedición del viejo modelo colonialista basado en la exportación de materias primas e importación de productos con valor agregado.

BBC Mundo dialogó sobre el tema con el profesor del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales, Sun Hongbo.

En su reciente visita a cuatro países de América Latina, el premier Wen Jiabao indicó que quiere duplicar el comercio con América Latina en cinco años, además de abordar la posibilidad de un tratado de libre comercio con América Latina. ¿A qué se debe este creciente interés en la región?

¡Participe!

BBC Mundo en las redes sociales

La BBC quiere saber su opinión sobre el futuro de China.

¿Qué tan importante es éste para América Latina?

¿Cómo influye el país asiático en la región o en sus países?

¿Es China un aliado para sus países o uno que se ve con recelo?

Participe con sus comentarios enviándonos un mensaje en Twitter o compartiendo su opinión en Facebook.

China siempre ha adoptado una perspectiva estratégica y a largo plazo en su relación con América Latina. Este interés quedó claramente explicitado en el discurso del premier Wen Jiabao a la CEPAL en junio cuando anunció el establecimiento del fondo de cooperación China-América Latina por más de US$ 15.000 millones.

A nivel comercial, el volumen del intercambio China-América Latina registró el año pasado un incremento de casi el 100% respecto a 2009. En Brasil, China ha desplazado a Estados Unidos como primer socio comercial.

Y no se trata solo de comercio. La inversión directa y los préstamos de China a la región se han incrementado de manera extraordinaria. A fines de 2011 la inversión llegó a alrededor de US$ 54.000 millones.

A esto se suman los préstamos comerciales del Banco de Exportación e importación chino y del Banco de Desarrollo chino que firmó líneas crediticias con 12 países latinoamericanos para más de 60 proyectos de desarrollo e infraestructura.

Este interés estratégico no se limita a lo económico. En el terreno diplomático, China ha formulado alianzas con América Latina en la ONU, la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y en el diálogo sobre Cambio Climático.

Hasta lo cultural, que había sido un poco relegado, está siendo por fin atendido. En los próximos cinco años habrá cinco mil becas para estudiantes latinoamericanos que quieran estudiar en China y se abrirán centros de promoción de la cultura china en la región.

Más allá de este interés estratégico, lo cierto es que los principales socios comerciales de China - Estados Unidos, la Unión Europea y Japón – tienen serios problemas económicos que muy probablemente les llevará años resolver. ¿Se puede decir que esta es una de las razones por la que China ha aumentado su interés en América Latina?

La actual crisis económica mundial ha creado oportunidades estratégicas para que China y América Latina refuercen sus relaciones. Si uno compara la relación actual con la que había antes de la crisis de 2008, es obvio que los lazos con la región se han intensificado.

Pero Estados Unidos, la UE y Japón representan dos terceras partes del consumo mundial. América Latina no puede competir con ese peso.

La economía china ha experimentado una leve desaceleración en los últimos meses.

No cabe duda que el consumo de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón es muy importante, pero al mismo tiempo hay un desplazamiento del centro de gravedad de las economías industrializadas a las emergentes. Esta transición va a tomar tiempo.

Tanto en China como en América Latina ha habido una notable expansión de la clase media que implica que el consumo doméstico va a tener un papel mucho más importante. A esto hay que añadir que tanto China como América Latina tienen ciertas ventajas como para avanzar hacia productos de valor agregado, a pesar de la dependencia de América Latina de sus productos primarios.

Precisamente Venezuela, Brasil, Argentina y Ecuador son los grandes destinatarios de préstamos chinos. Las prioridades chinas parecen claras en este listado: energía y alimentos. En América Latina existe preocupación de que la influencia china refuerce una primarización económica. ¿Es posible tener una relación bilateral más equilibrada?

Las relaciones entre China y América Latina son a la vez complementarias y de competencia. La preocupación que usted menciona surge de concentrarse más en la competencia que en la complementariedad. China no aspira a tener un superávit comercial con América Latina sino una relación equilibrada y sostenible.

En Brasil China ha desplazado a Estados Unidos como primer socio comercial.

En términos de recursos naturales como el cobre, petróleo, carne y la soja, China va a continuar siendo un gran importador de América Latina.

El problema no es tener recursos naturales sino qué hacer con ellos. En toda industria, incluida la de los productos primarios, potencialmente hay un alto desarrollo tecnológico. Un reto para los países latinoamericanos es la plena explotación de ese potencial.

El Litio, por ejemplo. Argentina, Chile y Bolivia exportan litio como materia prima mientras que Japón, Corea del Sur y Estados Unidos lo utilizan en todo su valor agregado para la industria de las baterías.

Por supuesto que hay sectores como el textil, juguetes, zapatos y piezas de automóviles en los que hay competencia. Pero creo que China y América Latina pueden potenciar las cadenas de valor agregado global reforzando la inversión directa en el interior de una industria.

China y Mercosur van a iniciar los estudios preliminares para un tratado de libre comercio. ¿Cuáles son las dificultades y las ventajas que puede tener una asociación de este tipo?

La cúpula del partido comunista chino experimentará profundos cambios en los próximos meses.

Mercosur es una plataforma estratégica para China en su relación con Sudamérica. La declaración conjunta de China y el Mercosur proponía seis iniciativas que no incluían el tema del tratado de libre comercio. Este se abordó en la videoconferencia que el premier Wen Jiabao tuvo con los líderes del Mercosur en junio.

Creo que es todavía prematuro hablar de tratado de libre comercio. Se va a necesitar que los miembros del Mercosur tengan una mayor coordinación y consenso sobre este tema.

El sector industrial del Mercosur muy probablemente se oponga a esta agenda. Queda un largo camino por recorrer.

¿Se puede decir que el creciente interés que mostró China durante la gira en junio del primer ministro Wen Jiabao es una política de estado? ¿Puede haber cambios con la elección de esta nueva cúpula del Partido Comunista?

El discurso del premier Wen Jiabao en la CEPAL en junio es la formulación de la política de estado china sobre América Latina. No habrá cambios en esta política. América Latina tiene que formular ahora su propia política en relación a China.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.