Comer más chocolate, ¿el secreto para ganar más premios Nobel?

  • 11 octubre 2012
Chocolate
El chocolate aumenta la capacidad cognitiva de quienes lo consumen.

Según un estudio, el consumo de chocolate de un país podría estar relacionado con sus posibilidades de obtener un premio Nobel.

Que el chocolate es malo para el peso, pero bueno para el intelecto ya se sabía.

Uno de sus componentes, los flavonoides, han sido ampliamente estudiados y se ha corroborado que aumentan la capacidad cognitiva de quien los consume.

Pero ahora un estudio va un poco más allá e intenta hallar una relación entre el consumo de chocolate de un país y su número de laureados con el Premio Nobel per cápita.

El trabajo, publicado en la presitigiosa revista New England Journal of Medicine, es obra del cardiólogo de origen suizo Franz H. Messerli y en él se señala que el número de premios Nobel de una nación puede dar una idea sobre la proporción de su población con un nivel cognitivo superior.

Si se incluye el chocolate y su relación con la capacidad cognitiva en la regla de tres, se pueden empezar a extraer otras conclusiones.

La primera: cuanto más chocolate, más premios Nobel.

Más kilos, más premios

Messerli reunió los datos de todos los laureados con el Premio Nobel hasta 2011 y del consumo de chocolate en 22 países.

"Se pudo observar una correlación significativa entre el consumo de chocolate por persona en cada nación y el número de premiados con el Nobel por cada diez millones de personas en un total de 23 países", asegura el estudio.

Premio Nobel
Los premios Nobel son los más cotizados por especialistas en la mayor parte de campos científicos.

Suiza es el país que más chocolate consume y en el que más galardones hay per cápita.

El estudio incluye sorprendentes estimaciones como que "serían necesarios 0,4 kilos de chocolate por persona por año para aumentar en uno el número de premios Nobel de un país".

Aun así, Messerli afirma que estos resultados no implican una relación de causalidad entre el chocolate y los Nobel, pero sí demuestra que ambas variables tienen algún tipo de relación o que están influidas por un mismo mecanismo.

Además, asegura: "Ya que está probado que el consumo de chocolate mejora las funciones cognitivas. Parece probable que su ingestión provea de un terreno fértil para el surgimiento de individuos que puedan llegar a ser Nobeles."

Suecia, fuera del esquema

Según el trabajo, Suecia es el único país que no se sitúa donde debería estar en el cuadro.

"Si tomamos el consumo sueco de chocolate, de 6,4 kilos al año, se podría predecir que el país escandinavo debería haber producido unos 14 premiados y, sin embargo, tiene 32".

Messerli ensaya dos hipótesis: la primera, que el comité del Nobel tiene una especial predilección por distinguir a sus compatriotas o bien que los suecos son especialmente sensibles al chocolate y que "incluso cantidades minúsculas podrían incrementar enormemente su capacidad cognitiva".

La segunda hipótesis afirma que podría ser posible que "personas con una función cognitiva superior sean más conscientes de los beneficios que reporta el chocolate y por ello sean más propensos a aumentar su consumo".