La fragata argentina detenida en África por las deudas con Wall Street

  • 11 octubre 2012
Fragata Libertad
La Fragata Libertad está retenida en Ghana.

La fragata argentina ARA Libertad seguirá detenida en Ghana hasta nuevo aviso luego de que este jueves un tribunal le negó el permiso a para zarpar, tras la acción judicial de un grupo de acreedores de bonos argentinos que cayeron en cesación de pagos en 2001.

El grupo financiero detrás de la movida judicial en el país africano es NML Capital, una subsidiaria de Elliot Capital Management, basada en Nueva York.

El grupo inversor neoyorquino está encabezado por el magnate Paul Singer, un banquero conocido por la compra de deuda con alto riesgo o subvaluada en busca de ganancias cuando mejore el valor en el mercado.

Un perfil de la revista Forbes describe a Singer como un financista conocido "por jugar duro" para recuperar lo invertido en deuda soberana de países emergentes.

La fortuna de su firma está estimada en US$20.000 millones.

NML Capital compró en el año 2000 dos tipos de títulos de la deuda externa argentina, que luego en 2001 fueron declarados en default, en la cesación de pagos más grande de la historia, de más de US$100.000 millones.

Desde entonces esta compañía viene emprendiendo acciones legales en diferentes países en busca de recuperar su dinero. En 2006, un tribunal en Nueva York falló a su favor, y es esta sentencia la que han llevado al país africano para que un juez en Ghana les de la razón mediante el embargo de la embarcación militar argentina.

"Hemos efectuado una demanda para recuperar dos de los bonos", dijo a BBC Mundo uno de los abogados de NML Capital en Ghana, Ace Anan Ankomah.

"El reclamo hecho en Ghana es de US$283.913.765,63, además de un interés acumulado anualmente de US$91.782.679,66, a fecha del 1 de octubre de este año. Eso significa un interés diario de US$49.071,03 dólares cada día", explicó el abogado.

¿Por qué Ghana?

El ARA Libertad es un buque escuela de la Armada argentina que se encuentra en un viaje que realiza cada año por varios países del mundo, con una tripulación de unas 200 personas.

Además viajan en la nave unos 30 marinos de Brasil, Paraguay, Perú, Sudáfrica, Venezuela, Uruguay y Chile.

Fragata Libertad
Argentina llama a los acreedores "fondos buitres".

Durante la gira por el continente africano la fragata tenía previsto permanecer unos días en el puerto de Tema, para luego continuar a otros puertos en la región.

Sin embargo, la tripulación fue sorprendida por la acción judicial que detuvo el itinerario de viaje.

Una de las posibles razones por la que NML Capital efectuó la acción legal en Ghana, según explican los documentos entregados por los abogados ante el juez y a los que tuvo acceso BBC Mundo, se centra en un tratado internacional que ni Argentina ni Ghana han avalado.

"El defensor (la República de Argentina) ni la fragata ARA Libertad tienen inmunidad bajo los términos de la convención de Naciones Unidas sobre Inmunidades Jurisdiccionales de Estados y sus Propiedades, ya que ni el defensor ni Ghana han ratificado dicho tratado", dicen los representantes legales de NML Capital.

La cancillería argentina, como también lo dijo este jueves Larry Otoo, el abogado defensor del país sudamericano en Ghana, alega que la embarcación tiene lo que definen como "inmunidad de soberanía" al ser un buque militar.

Sin embargo, el juez ghanés, Agyei Frimpong, desechó dicho argumento y aceptando lo presentado por los demandantes.

Según explicó a BBC Mundo Ace Anan Ankomah, "los bonos comprados por NML Capital especificaban que Argentina renunciaba a la inmunidad sobre sus ingresos, activos o propiedades".

"Para nuestros propósitos había límites para los activos ubicados en Argentina. Eso significa que una vez que el ARA Libertad salió de territorio argentino se convirtió en un activo embargable", indicó.

"Buitres"

El gobierno argentino llama a NML Capital y al grupo matriz Elliot Capital Management "fondos buitres".

En un reciente comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores se los señaló de tener "el objetivo de extorsionar a la Argentina a fin de obtener ganancias usurarias a partir de la compra de bonos argentinos por centavos realizada durante la crisis del 2001 y negándose a sumarse al 93% de los inversores que acordaron la reestructuración de la deuda (efectuada hace unos 6 años)".

Tras conocerse el fallo de este jueves, la cancillería emitió un comunicado en el que afirman que se "agotarán las instancias judiciales de Ghana y de los tribunales internacionales en defensa de su soberanía (la de Argentina), contra los fondos buitre".

Además, trascendió a la prensa local que altos funcionarios de los despachos de Relaciones Exteriores y de Defensa viajarían al país africano para iniciar las gestiones que permitan que la nave zarpe a su próximo destino, Angola.

El juez en el tribunal africano fijó una fianza de US$20 millones para dejar partir al buque militar argentino, pero hasta el momento no hay una aceptación a pagar dicha suma.

Por los momentos el ARA Libertad permanecerá en territorio ghanés.