BBC navigation

Paolo Gabriele, caída en desgracia del mayordomo papal

Última actualización: Sábado, 6 de octubre de 2012
El Papa y su exmayordomo, Paolo Gabriele, en una imagen de archivo

Paolo Gabriele era ayudante personal del Papa, y veía al pontífice a diario.

Antes de su arresto en mayo pasado, Paolo Gabriele era el ayudante personal más cercano al papa Benedicto XVI, o si se prefiere un término más tradicional, su mayordomo.

Con su auténtico estilo italiano, de impecable traje negro, Gabriele vivió a la sombra del Papa y durante siete años estuvo siempre a su disposición para facilitarle el tránsito entre sus múltiples tareas oficiales, en público y en privado.

Cada mañana ayudaba a Benedicto XVI a vestirse y acudía a su primera misa matutina. Le servía las comidas a diario, y a veces era invitado a unirse a la mesa del Papa.

Conocido entre sus íntimos como Paoletto, Gabriele, de 46 años, se sentaba en el frente del papamóvil, se encargaba de abrir la puerta al pontífice y de acercarle su capa roja cuando refrescaba.

A pesar de no poseer títulos eclesiásticos, ha visto al pontífice en privado más veces que muchos de los cardenales y obispos que trabajan dentro del Vaticano.

Comunidad privada

El hogar papal, en el último piso del imponente Palacio Apostólico -el edificio que se erige junto a la Basílica de San Pedro- tiene poco contacto con el mundo exterior.

La comunidad privada que alberga, además del Papa, está formada por sus dos secretarios privados, los sacerdotes Georg Gaenswein, de Alemania, y Alfred Xuereb, de Malta, y las cuatro monjas italianas consagradas -Carmela, Loredana, Cristina y Rosella- que se ocupan de las tareas domésticas como cocinar o limpiar los apartamentos papales.

Por su trabajo, Paolo Gabriele tenía las llaves de una de las residencias más cuidadosamente protegidas del mundo.

Paolo Gabriele en audiencia judicial

El exmayordomo papal escuchó su sentencia con tranquilidad.

Había tomado el relevo de otro veterano asistente del Vaticano, Angelo Gugel, mayordomo y ayuda de cámara del fallecido papa Juan Pablo II.

Antes de ejercer como mayordomo y después de su arresto, Gabriele vivió con su mujer y sus tres hijos en un apartamento lindero con los muros del Estado Vaticano.

Aquí fue donde escondió muchos de los documentos que copió en la oficina que compartía con los dos secretarios privados.

Gabriele sustrajo y copió cartas enviadas al Papa y por el Papa, influido por "los malestares generalizados en el entorno", según dijo, y los pasó a un periodista que escribió un libro con ellos, desatando uno de los escándalos más graves del pontificado del obispo alemán.

Los juicios dentro del Vaticano no son moneda corriente. De muchos delitos menores cometidos dentro de sus murallas -como los robos de carteristas a los turistas en la basílica de San Pedro o en los Museos Vaticanos- se ocupa la policía italiana de forma sumaria.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.